Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El director de la RAE: “La corrección política es una nueva forma de censura”

Darío Villanueva alerta de los peligros que entraña la posverdad para la libertad de expresión

El director de la Real Academia durante la celebración del acto.
El director de la Real Academia durante la celebración del acto.

"La corrección política es una nueva forma de censura. Una censura perversa, para la que no estábamos preparados, pues no la ejerce el Estado, el Gobierno, el Partido o la Iglesia, sino fragmentos difusos de lo que denominamos sociedad civil". Este es el punto de vista de Darío Villanueva, el director de la Real Academia Española, sobre los peligros que entrañan las nuevas formas de comunicación para la libertad de expresión y la democracia. El catedrático ha arremetido contra las noticias falsas y la posverdad en una conferencia pronunciada en la Facultad de Derecho de la Universidad Autónoma de Madrid este martes.

Según ha apuntado Villanueva, con una cita del escritor Robert Hughes, "vivimos en la cultura de la queja", que infantiliza las emociones y no permite enfrentarse a la crudeza de la realidad. Para ilustrarlo, ha comentado la anécdota de una autopsia en la que el forense describía al fallecido como "persona no viva de tamaño no estándar", para evitar usar las palabras "cadáver" o "gruesa".  Esto, el uso de eufemismos para no molestar, demuestra para Villanueva que la racionalidad está perdiendo terreno frente al razonamiento emocional como ha señalado durante su ponencia, que era parte del acto de clausura del Máster en Gobernanza y Derechos Humanos

El mayor peligro que entraña la corrección política es la pérdida de la capacidad crítica en la sociedad, ya que la cultura actual invita a dar más peso a los sentimientos antes que a la realidad de los hechos. Este es el origen, según el catedrático, de la proliferación de las noticias falsas en la actualidad y sus consecuencias políticas, entre las que ha señalado el Brexit, la llegada al poder de Donald Trump o la crisis política en Cataluña.  

El director de la Real Academia ha mostrado su preocupación sobre una eventual simplificación del lenguaje como ocurre con la neolengua de la novela 1984 de George Orwell. "Cabe preguntarse si la tecnología podrá destruir nuestra capacidad para distinguir verdad de mentira", ha concluido. 

Corrección política en el diccionario

"A la RAE se le acusa de agraviar a individuos o grupos simplemente por incluir palabras consideradas ofensivas por ellos, palabras que existen en el uso del idioma y están ampliamente documentadas. Los académicos no hemos inventado estas palabras, simplemente las hemos recogido", ha explicado Villanueva.

El director de la RAE también ha hecho referencia a las acusaciones por parte de colectivos feministas de lenguaje machista o sexista en el diccionario. El académico ha recordado el objetivo del Diccionario es "entender textos escritos desde el año 1500" y que los términos que se incluyen en él no intentan ser ofensivos, sino mostrar el uso real de la lengua ahora y en el pasado. Villanueva ha insistido en que "expurgar el Diccionario para convertirlo en algo biempensante no deja de ser una nueva forma de censura". 

Este miércoles se ha conocido que la Academia ha realizado una modificación sobre la quinta acepción del adjetivo "fácil". A partir de ahora ya no estará referida a una "mujer que se presta sin problemas a mantener relaciones sexuales" sino a una "persona".

Más información