El ‘rey de las verbenas’ en Galicia, condenado a 12 años de prisión por delito fiscal

El empresario Ángel Martínez 'Lito' y su empresa de representación de orquestas deberán pagar a Hacienda más de 36 millones de euros

Actuación de la orquesta París de Noia en 2015.
Actuación de la orquesta París de Noia en 2015.óscar corral

El mayor empresario de representaciones musicales en Galicia, Ángel Martínez, Lito, ha sido condenado por la Audiencia de Pontevedra a 12 años de prisión por fraude fiscal y al pago de más de 36 millones de euros. Este es el primer varapalo judicial para el rey de las verbenas, que está involucrado en otros tres procesos, uno de ellos pendiente de sentencia, por investigaciones tributarias de las orquestas con mayor caché que representaba a través de la sociedad Representaciones Lito: Panorama, París Noia y Filadelfia.

Más información
La “contabilidad sumergida” del gran negocio de las verbenas en Galicia
El 'rey de las verbenas' en Galicia encara su primera condena
Primer convenio colectivo de orquestas de verbena

La sentencia recoge los argumentos del fiscal y del abogado del Estado. Dictamina que Representaciones Lito tan solo facturó oficialmente, en los años 2011 y 2012 investigados por Hacienda, entre un 8% y un 10% de todo su volumen de negocio, es decir, solo cuando contrataba espectáculos con Ayuntamientos, Diputaciones o locales privados y nunca cuando lo hacía con comisiones de fiestas (agrupaciones de vecinos sin personalidad jurídica), pese a que estas últimas entidades suponían el 90% de sus ingresos.

El fallo describe a Representaciones Lito, SL como la "oficina [del sector] más importante de Galicia", que "representa, en exclusiva, a más de 70 orquestas, utilizando una red de agentes o representantes de zona que sobrepasan los 50, y alcanzando un volumen de negocio anual de aproximadamente 25 millones de euros”.

El denominado Grupo Lito agrupaba el conjunto de empresas a través de las cuales Ángel Martínez desarrollaba su actividad económica y sobre las que tenía el control (Soner Sonido e Iluminación, SL, Emuli, SL, Escena Rent, SLU y Producciones Artísticas Lito, SL). Su objeto social era la representación de orquestas y artistas, gestionando su contratación por terceros, prestando, adicionalmente, servicios de asesoramiento y trámites administrativos, y cuya contraprestación sería "una comisión preestablecida en base a la producción de espectáculos musicales y la venta o el arrendamiento de las instalaciones".

Según el fallo, Representaciones Lito actuaba como una oficina o agencia de representación de las orquestas y sus artistas, a los que imponía sus condiciones. Estas sociedades vendían los espectáculos musicales a sus clientes, generalmente comisiones de fiestas pero también salas de fiestas privadas y entidades de carácter público como Ayuntamientos o Diputaciones.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

A su vez, señala la sentencia, para contactar directamente con el cliente final, Representaciones Lito operaba con los denominados “representantes de zona”, personas físicas que ofrecen en el mercado los espectáculos y que vienen a ser los representantes de la empresa, no de las orquestas. Su cometido es firmar los contratos a cambio de una retribución que se contabiliza como un gasto de explotación para la sociedad, "correlativo y necesario" para la obtención de sus ingresos.

La sección cuarta de la Audiencia Provincial de Pontevedra condena al empresario y a su empresa por seis delitos fiscales cada uno, por defraudar los impuestos de Sociedades, Valor añadido y del IRPF de los dos ejercicios económicos investigados. La multa impuesta, tanto a Lito como a su empresa, es de 8,6 millones por el ejercicio económico de 2011 y otra idéntica por el de 2012, con responsabilidad personal subsidiaria de 150 días de privación de libertad para caso de impago de cada una de las multas.

En concepto de responsabilidad civil, aparte del pago de las costas procesales, la sentencia también condena a ambos encausados al pago de forma conjunta y solidariamente de una indemnización a la Agencia Tributaria la cantidad de 9,5 millones de euros, con los correspondientes intereses legales de demora desde la comisión de los delitos.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS