Las políticas más influyentes ante la huelga feminista del 8 de marzo

Las dirigentes de PSOE y Unidos Podemos, respaldan y secundan la huelga mientras en el PP y Ciudadanos la protesta se respeta pero no participarán en ningún paro

Las alcaldesas de Barcelona y Madrid, Ada Colau, y Manuela Carmena durante una reunión en febrero. En el vídeo, el vicesecretario sectorial del PP, Javier Maroto.Joan Sanchez | ATLAS (atlas)

La convocatoria de la huelga feminista del próximo 8 de marzo ha dividido a las mujeres políticas más influyentes, aunque todas coinciden en que la igualdad entre hombres y mujeres no es real y hay que trabajar para eliminar los obstáculos que la impiden. Las dirigentes de los partidos de centro izquierda, PSOE y Unidos Podemos, respaldan y secundan la huelga –con la diferencia de que las socialistas harán los paros parciales y las de Podemos, el total- mientras en el centro derecha, PP y Ciudadanos, la protesta se respeta pero ni ellas ni ellos participarán en ningún paro.

Más información
Una multitudinaria protesta feminista en Vigo calienta motores hacia la huelga del 8-M
Mujeres ante el techo de cristal
Qué es la huelga feminista y más claves de la protesta del 8 de marzo

María Dolores de Cospedal (PP). No a la huelga declara la ministra de Defensa y secretaria general del PP, María Dolores de Cospedal, aunque reconoce que "puede ser un acontecimiento o un gesto de impacto", pero no ve "trascendencia ni relevancia para las mujeres". La ministra señala que "no todas las mujeres tienen la libertad de hacer una huelga", con cita directa a las que no tienen empleo y a las que están en el régimen de autónomas.

Dolors Montserrat (PP). La ministra de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad no secundará la huelga feminista. "Respeto perfectamente el derecho constitucional de cualquier persona a la huelga y a la manifestación, pero yo elijo libremente trabajar, trabajar por la igualdad", considera Montserrat. "La lucha por la igualdad tiene que ser una lucha que no solo hagamos las mujeres, que no sea una lucha de mujeres contra hombres", ha opinado la ministra.

El lenguaje se ha suavizado en las últimas horas pero no ha variado la posición de las mujeres del PP, dirigentes del partido y ministras de Gobierno, sobre la posición sobre la huelga feminista del 8 de marzo. No irán a la huelga. Desde el Gobierno, esencialmente la ministra de Sanidad e Igualdad, Dolors Montserrat, reconoce que hay muchos problemas aún por resolver pero que su Gobierno ha aminorado y mejorado las cosas. Pero el argumentario que rige la posición del partido mantiene que "no existe un problema de reconocimiento de derechos, sino de trasladar los derechos reconocidos al día a día de mujeres y hombres". La huelga del 8 de marzo es "de élites feministas pero no de mujeres reales con problemas cotidianos", según el PP.

Ana Pastor (PP). La presidenta del Congreso participará en los actos institucionales previstos ese día, trasladan en su equipo.

Margarita Robles (PSOE). La portavoz parlamentaria socialista secundará los paros convocados por los sindicatos  CC OO y UGT. Por la mañana asistirá en el Congreso a una charla-coloquio en homenaje a mujeres que han destacado por su trayectoria profesional; y por la tarde acudirá a la presentación de la I Edición del Premio Josefina Carabias de periodismo parlamentario, convocado por el Congreso de los Diputados. “Por mi trayectoria sé muy bien lo que cuesta romper techos de cristal y los obstáculos y desigualdades a los que han tenido y tienen que enfrentarse las mujeres. Por eso este 8 de marzo considero que la movilización que va a haber, ya sea a través de paros o de huelga total, será histórica. Porque nunca antes la ha habido y porque el ‘ya basta’ que hemos entonado las mujeres ya no tiene vuelta atrás”, explica Robles a EL PAÍS. “Aunque este Gobierno nos dé la espalda y no quiera remangarse frente a la brecha salarial, la desigualdad laboral o la violencia de género, la movilización que veremos el 8-M no tiene precedentes, y prueba de ello es que es la primera vez que los sindicatos se implican en las reivindicaciones del feminismo”.

Susana Díaz (PSOE). La presidenta de la Junta de Andalucía comparte y respalda la huelga, y ha vaciado su agenda de actos públicos como gesto simbólico porque, al tratarse de un cargo público, no puede secundarla por completo. “No puedo hacer huelga porque soy un cargo electo, pero sí voy a hacer un paro simbólico de apoyo a esa huelga. Porque creo en la igualdad, milito en la igualdad, y no es de justicia que hombres y mujeres no cobren lo mismo por el mismo trabajo, no tengan las mismas oportunidades si las mujeres deciden ser madres. No es justo que haya mujeres a las que le arrancan la vida por el mero hecho de ser mujeres… Son tantas las injusticias y tanta la desigualdad que todavía hoy existe y contra la que queremos combatir hombres y mujeres que sí que me voy a sumar de manera convencida a ese paro simbólico”, dijo Díaz en entrevista en EL PAÍS.

Adriana Lastra (PSOE). La vicesecretaria general socialista trabajará a primera hora del jueves en el Congreso, secundará después las dos horas de paro parcial y por la tarde asistirá a la manifestación en Madrid. "Esta huelga es una toma de conciencia global, transversal, más allá de marcos ideológicos. Hay muchas cosas que reivindicar este 8 de marzo. Por ejemplo, al ritmo actual la brecha salarial no se cerraría hasta dentro de 75 años", indica Lastra a EL PAÍS. "Ante esto las mujeres hemos decidido parar para tomar conciencia colectiva de la situación de las mujeres en este país", argumenta.

Ada Colau (Barcelona en Comú). “Por supuesto que haré huelga”, dice la alcaldesa de Barcelona, que no tiene actos en agenda ese día e irá a la manifestación en la capital catalana. Colau explica así su participación en la protesta del día 8: “Creo que tengo una doble responsabilidad, como mujer -los derechos y libertades se han conquistado a lo largo de la historia implicándonos, y por tanto hay que implicarse como mujeres- y como política, porque quienes tenemos responsabilidad institucional tenemos la obligación de pensar en todas aquellas mujeres que querrían hacer huelga y no podrán, por precariedad, por explotación o por miedo”, señaló en La Sexta.

Manuela Carmena (independiente). “Por supuesto no tengo agenda y apoyo absolutamente la huelga”, declaró la alcaldesa de Madrid en La Sexta. Todas las concejalas de Ahora Madrid, la coalición que gobierna el Ayuntamiento de la capital, han limpiado su agenda de actos para secundar la huelga. Las dirigentes de Ahora Madrid paran el 8 de marzo porque “es importante que las mujeres con mayor presencia pública se sitúen al lado de las precarias y ayuden a señalar las desigualdades sociales a las que también están expuestas", han explicado desde el Gobierno municipal.

Irene Montero (Podemos). Todas las diputadas de Unidos Podemos van a hacer huelga de 24 horas y donarán la parte del sueldo correspondiente a organizaciones feministas. Entre ellas la portavoz parlamentaria de Podemos, que argumenta su apoyo a la huelga así: "Nuestras madres y abuelas nos han enseñado que, si no nos defendemos, si no nos cuidamos, nadie lo hará por nosotras".

Inés Arrimadas (Ciudadanos). La líder de Ciudadanos en Cataluña ha repetido desde hace semanas que no se sumará a la huelga del 8 de marzo. El partido respalda la manifestación del próximo jueves y recalca que miembros de su ejecutiva nacional acudirán a la misma, pero no apoya el parón laboral convocado. “El hecho de enfocar el feminismo no debe llevarnos a patrimonializarlo”, dice la líder de la formación en Cataluña, que subraya que en la convocatoria de la huelga “se apela claramente al anticapitalismo”. “Respeto y no critico [a quienes la secunden]. Solo pido que a la inversa, a aquellos partidos que no nos vamos a sumar, no se nos intente poner fuera de la baraja. Representamos a muchas mujeres que sufrimos la discriminación igual que las que van a hacer el paro y que también tienen ganas de que pasemos de las palabras a los hechos”, dijo el domingo en La Sexta.

Con información de J. J. Gálvez.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS