Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El jefe de los Mossos admite ante el juez que el dispositivo del 1-O era insuficiente

Ferran López afirma que Interior conocía el despliegue para el referéndum ilegal

Ferran Lopez Mossos
Ferrán López, a su llegada al Tribunal Supremo. EFE

El actual jefe de los Mossos ha declarado este lunes en el Tribunal Supremo que el coronel Diego Pérez de los Cobos, mando único nombrado por Interior para coordinar el dispositivo de seguridad del referéndum ilegal del 1 de octubre, conocía el dispositivo de la policía autonómica para la jornada de votación. Esta afirmación contradice la realizada por Pérez de los Cobos hace unos días ante el alto tribunal, donde tanto López como el responsable de Interior han comparecido como testigos en la causa en la que se investiga por rebelión a la cúpula del procés. López sí ha coincidido con Pérez de los Cobos en que el dispositivo desplegado por los Mossos el 1 de octubre era “insuficiente”, según fuentes jurídicas presentes en la declaración, aunque López ha afirmado que también fueron insuficientes los agentes de la Policía Nacional y de la Guardia Civil.

Junto a López, han declarado este lunes ante el instructor Pablo Llarena otros dos mandos de la policía autonómica, el comisario responsable de la comisaría de Coordinación, Joan Carles Molinero, y el responsable de Planificación, Emili Quevedo. Según el abogado de Vox Pedro Fernández, que ejerce como acusación popular, los tres testigos han dejado claro ante el juez que en la reunión para preparar el dispositivo de seguridad del 1 de octubre los Mossos advirtieron a Carles Puigdemont, Oriol Junqueras y Joaquim Forn de que se podían producir altercados “e incluso episodios de violencia” durante la jornada de votación, aunque otras fuentes presentes en la declaración matizan que esta advertencia se refería a que podía haber riesgo de incidentes como en cualquier jornada de movilización social.

Los tres testigos han admitido también que la mayor parte de los mossos del dispositivo del día de la consulta no tenían formación en orden público. Según las cifras que recoge la causa, ese día se movilizaron 7.500 agentes de los 17.000 que integran la policía autonómica, de los que solo 1.000 tenían formación en antidisturbios. López, sustituto de Josep Lluis Trapero tras la aplicación del artículo 155, ha confirmado estas cifras, según las fuentes consultadas, aunque ha advertido que no es que no se quisieran desplegar más expertos en orden público sino que la policía autonómica no cuenta con más.

El actual jefe de los Mossos ha asegurado además que Pérez de los Cobos no le ha reprochado la actuación de la policía catalana el 1 de octubre ni durante la consulta ni después de la misma, a pesar de las críticas que ha recibido. López no ha querido valorar el papel de las fuerzas de seguridad del Estado el día del referéndum, aunque ha dicho que no calificaría de cargas las actuaciones de la Policía y la Guardia Civil en algunos puntos.

El comisario Molinero se ha referido ante Llarena a la compra de armas largas por parte de la Generalitat en las semanas previas a la declaración de independencia, aunque el Gobierno central frenó la operación. Esta compra, según las fuentes consultadas, se enmarcaba en la lucha antiterrorista de la policía autonómica. Quevedo, el último testigo en declarar, ha relatado que durante la reunión preparatoria del 1 de octubre Puigdemont dijo que seguía adelante con la consulta para cumplir con el programa electoral.

Más información