Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

La familia de la turista desaparecida en Perú escribe al Papa el día que llega al país: “Ayúdenos a encontrar a Náthaly”

La familia teme que la visita de Francisco eclipse el caso y la búsqueda se reduzca

La turista española Náthaly Salazar Ayala en una imagen tomada en su viaje por Latinoamérica.
La turista española Náthaly Salazar Ayala en una imagen tomada en su viaje por Latinoamérica.

"Me dirijo a usted desesperada por encontrar a mi hermana Náthaly Sara Salazar Ayala". Tamara empieza con un SOS la carta que ha enviado al papa Francisco, el día que aterriza en el país, para pedirle ayuda para hallar a su hermana, que lleva desaparecida en el país andino desde el 2 de enero, cuando presumiblemente murió en el accidente de una atracción turística.

"Mi familia y todos sus amigos estamos viviendo una pesadilla. Nosotros desde España nos sentimos impotentes y sin poder hacer nada. Solo pedimos conocer la verdad de lo que le pasó a mi hermana y poder encontrarla. Por ello, le pido por mi hermana, porque se resuelva pronto el caso y la verdad salga a la luz", prosigue la misiva.

Náthaly desapareció tras visitar unas ruinas arqueológicas cercanas a Cuzco. El sábado dos guías turísticos fueron detenidos por su implicación en los hechos y declararon que la joven residente en Valencia murió en un accidente de tirolina en Callaracay, en una atracción que permite contemplar el conocido como Valle Sagrado de los Incas. Los jóvenes, de 19 y 21 años, mantuvieron que por miedo a las consecuencias del accidente lanzaron el cadáver de la mujer al río Vilcanota-Urubamba, a la altura de la torre de energía eléctrica de Machu Picchu-Cachimayo.

Después de que, con retraso, se formara un gran dispositivo para encontrar el cuerpo, Tamara y su familia temen ahora que la primera visita del primer Papa latinoamericano al país eclipse el caso de su hermana, la presión mediática disminuya y con ella los efectivos destinados a localizarla.

"Necesitamos que se siga investigando hasta el final y se esclarezca el caso. No queremos que mi hermana caiga en el olvido", afirma por teléfono Tamara desde Barcelona, donde vive.

La familia de la turista, que nació en Ecuador, llegó a Valencia siendo niña y tiene nacionalidad española, afirma en la carta que todavía conserva esperanzas de encontrarla con vida, aunque Tamara es consciente de que son muy bajas. Se aferran, sin embargo, al hecho de que los detenidos han ofrecido versiones contradictorias sobre el accidente —según la primera, chocó contra un poste; según la segunda, cayó al vacío al subir con ella en la tirolina uno de los guías—. Y al hecho de que el cuerpo no ha aparecido 10 días después del inicio de la búsqueda.

No hay sangre

También les mantiene en vilo un detalle inquietante, que puede no significar nada. Los investigadores no han hallado sangre en el lugar en el que se supone que Náthaly se estrelló. Es uno de los motivos por los que la policía peruana, con la colaboración de dos policías españoles desplazados al país, y las autoridades judiciales peruanas realizaron este miércoles una segunda reconstrucción de lo su sucedido en el Zip Lineal —la tirolina— de la empresa Maras Adventure.

Este miércoles el juez que investiga el caso también prorrogó cuatro días la situación de prisión preventiva de los detenidos, Jainor Huilca y Luzgardo Pillcopata.

La carta, escrita por Tamara y suscrita por la familia y los amigos de la joven española, pide a Francisco que ore por Náthaly y que les ayude. "Le suplico que pida a la población peruana del Cuzco y sobre todo de los alrededores de Maras, donde fue vista por última vez, y a la familia de los dos presos responsables, que si tienen alguna información de mi hermana se pongan en contacto con la policía".

Más información