Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Rajoy visita a May de urgencia en plena crisis final del Brexit

El Gobierno se interesa por la experiencia británica con los ciberataques ante la campaña del 21-D en Cataluña

Mariano Rajoy y Theresa May en octubre de 2016 en La Moncloa.
Mariano Rajoy y Theresa May en octubre de 2016 en La Moncloa.

Mariano Rajoy ha querido precipitar para el 5 de diciembre una visita relámpago a Londres para mantener una entrevista de trabajo con la primera ministra británica, Theresa May, en plena recta final y crítica de la resolución del Brexit o salida del Reino Unido de la Unión Europea. Justo el día anterior May mantendrá en Londres un encuentro clave con el presidente de la Comisión Europea, Jean Claude Juncker, para aclarar el momento de esas negociaciones, que están justo en el proceso de definición para decidir si avanzar hacia la siguiente fase. El 4 de diciembre estaba prevista también una reunión de la vicepresidenta española, Soraya Sáenz de Santamaría, con el negociador jefe de la UE sobre el Brexit, Michel Barnier, aún en el aire por su complicada agenda. La propia vicepresidenta, en cualquier caso, ha convocado ese día a todas las comunidades autónomas a la comisión especial creada al efecto (CARUE) para trasladarles el estado de la situación.

El motivo formal de la visita de Rajoy a May en Londres es devolverle la visita oficial que la primer ministra británica realizó a Madrid en octubre de 2016 poco después de ser elegida para sustituir a David Cameron. Esa devolución estaba pendiente desde entonces y ahora se ha cerrado con mucha discrección porque el momento es crítico para ambos países y sobre todo para la Unión Europea. España ha sido “flexible y constructiva” en su enfoque de la negociación del Brexit, para favorecer una solución que permita continuar las buenas relaciones bilaterales casi como hasta ahora tras la salida de la UE, porque el Reino Unido es el primer destino de las inversiones españoles en el exterior y porque hay más de 130.000 nacionales residiendo en ese país y 300.000 británicos viviendo en nuestro país.

Pero la visita de Rajoy coincide con unas fechas determinantes para encontrar una solución al problema de la factura británica para salir de la UE y para avanzar a los siguientes pasos. Los actuales socios de la UE quieren cerrar un primer borrador de este mandato el próximo 29 de noviembre para que los jefes de gobierno lo aborden y respalden en la cumbre del 14 y 15 de diciembre en Bruselas. Lo que no se abordará en el encuentro, en principio, es la situación de Gibraltar, cuyo estatus no ha cambiado nada para España con la aplicación del Brexit. El Gobierno mantiene su oferta de una soberanía compartida pero el asunto se dejará para conversaciones posteriores, cuando el divorcio británico ya se haya consumado.

En el ejecutivo de Rajoy están interesados en conocer de primera mano cómo se manejó el Gobierno británico con los ciberataques que se reconocieron desde territorio ruso durante la campaña del Brexit por si se pudieran reproducir ahora de nuevo durante la campaña para las elecciones autonómicas catalanas del 21 de diciembre. Este tema no se ha metido en la agenda oficial.

Más información