Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

José Manuel Maza, el fiscal que encarnó la dureza con el secesionismo

El fallecido fiscal general, de 66 años, muy próximo al ministro Catalá, fue reprobado por el Congreso

El fallecido fiscal general del Estado, José Manuel Maza, un magistrado con fama de estar alineado con el sector conservador de la judicatura, llegó al cargo en noviembre de 2016 con dos misiones esenciales. La primera fue la renovación de la cúpula del ministerio público, especialmente en dos puestos clave: los fiscales jefe de la Audiencia Nacional y de Anticorrupción. En el primero de ellos, relevó a Javier Zaragoza y situó a Jesús Alonso, actual portavoz de la conservadora y mayoritaria Asociación de Fiscales. Maza es el primer fiscal general que muere en ejercicio y, también, el primero que fue reprobado por el Congreso.

En Anticorrupción, quizá el puesto más sensible de todo el ministerio público en aquellos meses, nombró, en marzo pasado, como jefe a Manuel Moix. Este acabó dimitiendo el pasado junio tras conocerse que compartía con sus tres hermanos una sociedad en Panamá bajo la que se camuflaba la propiedad de un chalé de lujo en Collado-Villalba (Madrid). Maza defendió a Moix a capa y espada e, incluso meses después insistió en lo acertado del nombramiento: “No había motivos, ni existen, para el cese”, aseguró siempre.

Moix, durante su breve mandato, fue acusado por miembros de Anticorrupción de obstaculizar la investigación del caso Lezo de corrupción, que provocó la detención del expresidente madrileño Ignacio González. Por su defensa de Moix en este asunto y antes de que este acabara dimitiendo, Maza recibió en mayo pasado la reprobación del Congreso de los Diputados.

El segundo gran frente que ha tenido que atender Maza ha sido el desafío independentista catalán. Maza, magistrado de la Sala Segunda (Penal) del Tribunal Supremo, encarna la respuesta más dura del Estado ante el independentismo.

Él personalmente firmó las querellas por rebelión, sedición y malversación que se investigan actualmente en el Supremo y la Audiencia Nacional y que han acabado con ocho exconsejeros de la Generalitat en prisión y la fuga a Bélgica del expresidente catalán, Carles Puigdemont y otros cuatro exmiembros de su Gobierno. Maza, un jurista muy presente en los medios de comunicación, no tuvo empacho en advertir a los líderes políticos secesionistas de que serían detenidos en caso de declarar la independencia.

Doctor tras 40 años de ejercicio

Maza, que tras cuatro décadas de ejercicio profesional, se doctoró cum laude en Derecho este mismo junio -su tesis versó sobre la responsabilidad penal de los partidos políticos-, ha defendido con vehemencia en su año de mandato la independencia del ministerio público frente a los poderes del Estado. Incluso su actuación en el asunto catalán ha sido más contundente de lo que al Ejecutivo de Mariano Rajoy le hubiera gustado. “Hoy ha fallecido el fiscal más independiente que ha existido en España”, se lamentaba un fiscal de la Audiencia Nacional.

En sus 14 años como magistrado de lo Penal del Supremo, José Manuel Maza, firmó numerosas sentencias y votos particulares. Uno de los más sonados fue el que presentó contra la sentencia absolutoria al exjuez Baltasar Garzón en la causa de los crímenes del franquismo. “Resultaría realmente un insulto a la razón afirmar el desconocimiento de cuestiones tan esenciales por un profesional como el magistrado acusado, y, en todo caso, semejante afirmación, que en modo alguno suscribo, habría que conducir no a la absolución, sino a una condena por prevaricación”, expresó Maza para pedir que se condenara a Garzón en 2012.

Otro de sus pronunciamientos más célebres tiene que ver con un magistrado también recientemente fallecido, Carlos Dívar. Maza se salió de la postura mayoritaria y pidió que se admitiera la querella por malversación contra el expresidente del Supremo por los viajes a Marbella a cargo del erario público.

En tiempos más recientes, Maza redactó la resolución por la que el Supremo rechazó por segunda vez admitir una querella contra el secretario general de Podemos, Pablo Iglesias, y su antiguo número dos, Íñigo Errejón, por supuestamente haber recibido subvenciones de procedencia ilícita de los Gobiernos de Irán y Venezuela. En la resolución redactada por Maza, el fallecido fiscal general criticaba duramente el llamado Informe Pisa (de Pablo Iglesias Sociedad Anónima), atribuido por Manos Limpias en su querella a la Dirección Adjunta Operativa de la Dirección General de la Policía.

Maza ingresó en la Carrera Judicial en 1975 y en la Fiscal en 1978, siendo el primero de su promoción. El Fiscal General era licenciado en Derecho y en Historia, así como Diplomado en Criminología por la Universidad Complutense de Madrid.

Las tres asociaciones fiscales: "Un gran jurista y un hombre bueno"

Las tres asociaciones del ministerio fiscal español destacaron este sábado la figura del fallecido fiscal general José Manuel Maza. "La Asociación de Fiscales, La Unión Progresista de Fiscales y la Asociación Profesional Independiente de Fiscales en estos momentos de pesar quieren reconocer no solo la valía de un gran jurista sino de un hombre bueno. Un hombre que ha entregado a la Justicia lo mejor de sí mismo", manifestaron en un comunicado.

"El Ministerio Fiscal le debe un especial reconocimiento no solo porque en este tiempo se hizo con nosotros un Fiscal más sino porque entendió lo que era ser Fiscal: la fidelidad y la lealtad a la Institución", afirmaron las asociaciones.

"Fue siempre su guía el principio de legalidad, lo plasmó en sus sentencias y lo demostró hasta el último día en la Fiscalía. Dirigió en uno de los momentos más difíciles de la Democracia la Institución con una extraordinaria dignidad, firmeza en la aplicación de la legalidad y con constante apoyo a los Fiscales que en estos tiempos convulsos más lo necesitaban", reconocieron las tres agrupaciones del ministerio fiscal.

Más información