Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Interior desmonta la actuación de los Mossos en la jornada del referéndum

A la luz del descuadre entre los datos de la policía catalana y la Generalitat, los investigadores ven "connivencia" entre los mossos y los organizadores del referéndum

Dos mossos ante una urna de un colegio durante la jornada del referéndum del 1 de octubre en Cataluña.
Dos mossos ante una urna de un colegio durante la jornada del referéndum del 1 de octubre en Cataluña. AFP

Una semana después de que los Mossos d'Esquadra presentaran un informe enumerando las actuaciones llevadas a cabo durante la jornada de votación del referéndum suspendido por el Tribunal Constitucional el pasado 1 de octubre en Cataluña, investigadores de los hechos han elaborado un contrainforme que desmonta el de la policía catalana y al que ha tenido acceso EL PAÍS. Según fuentes próximas a esa investigación, hubo "connivencia entre los organizadores del referéndum y la cúpula de los Mossos" y apuntan a que su actuación fue un mero montaje para tener una "justificación" que presentar ante la justicia.

Según los investigadores, "la mayoría de los centros en los que supuestamente actuaron los Mossos d'Esquadra siguiendo las ordenes de la Fiscalía de cerrar colegios e incautar materiales de votación, eran colegios pequeños: 79, de los 99 en los que aseguran haber actuado, son centros de menos de 1.500 censados” de pequeños municipios. Pero, según su informe, en casi la mitad de esos centros de votación (41) se han contabilizado más "síes" que personas había censadas, de acuerdo a los datos facilitados por la Generalitat. En resumidas cuentas, los datos ofrecidos por la policía catalana al Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJC) no cuadran con los resultados ofrecidos por la propia Generalitat.

Con este informe, Interior puede desmontar la actuación de los mossos el día clave, el de la votación, en un momento en el que la Audiencia Nacional ha pedido a la policía catalana datos exhaustivos sobre sus intervenciones durante el 1 de octubre, solicitando la identificación de los agentes que participaron y los datos de cada colegio intervenido.

En el documento presentado por los Mossos se aseguraba que se detuvo la actividad de votación que se estaba realizando en 99 centros y que se incautaron más de 400 urnas en 141 centros, papeletas de votación, documentos relacionados con el censo, material informático que estaba en alguno de los centros, así como documentación diversa relacionada con la preparación de alguna de las mesas electorales.También afirmaban que, en total, en 149 centros se impidió la votación ya sea porque se detuvo la actividad o bien, sin conseguir detenerla, sí que se incautaron urnas antes de la hora prevista del cierre de los locales.

"Si se analizan a fondo esos 99 centros de votación teniendo en cuenta el censo de anteriores elecciones, se comprueba que solamente tres de ellos son de más 4.500 censados, 8 son centros de 2.500 a 4.500 censados, 7 son centros de 1.500 a 2.500, 79 son centros de menos de 1.500 censados y 2 de ellos no figuran en los listados de locales que la Generalitat había introducido en las diferentes aplicaciones informáticas que habilitó para que los ciudadanos supieran donde podían votar", reza el informe de los investigadores.

La Generalitat ofrece datos de votación donde los Mossos dicen que la detuvieron

Según la investigación, la Generalitat ofrece datos de votación donde los Mossos aseguran que la detuvieron. "Tras la publicación oficial del recuento de votos por parte de la Generalitat, se ha comprobado que en todos los municipios donde se localizaban estos centros de votación, la propia Generalitat ha publicado un número de votos a favor del "sí" y que, en algunos de ellos, el número de los "síes" es superior al propio censo electoral". Según sus datos, "50 de los 99 centros de votación relacionados por los mossos se corresponden a localidades con un único centro de votación en los que, a pesar de que la policía catalana afirma haber detenido la votación y que por tanto no debería haber recuento, la Generalitat ha dado como dato oficial que sí ha existido recuento de votos. Es más, de esos 50 centros, hay 41 centros de votación en los que la Generalitat ha contabilizado más SÍES que personas figuraban censadas".

El informe de los investigadores concluye: "Es evidente, teniendo en cuenta los innumerables vídeos que han circulado por las redes sociales que ese concepto de que “detuvo la actividad de votación” es un concepto muy heterogéneo para la cúpula de los Mossos d'Esquadra". Y añade: "Las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado han constatado en sus diligencias entregadas al TSJC cómo en algunos colegios, tras haber discurrido la jornada de votación y haber realizado el recuento, las urnas eran entregadas a los miembros de los mossos que durante toda la jornada habían “custodiado” el centro de votación y posteriormente eran trasladadas a comisaría". A su entender, "la actuación de los mossos se ha limitado o bien a incautar una parte del material y dejar otra parte para que se pudiera seguir votando, o bien solamente se incautó el material una vez se contabilizaron los votos".

"Connivencia" entre organizadores y mossos

Y aseguran: "Estas dos opciones, demuestran la connivencia entre los organizadores del referéndum suspendido por el Tribunal Constitucional y las órdenes impartidas por la cúpula de los Mossos d'Esquadra a sus agentes, de tal manera que para los organizadores el referéndum se podía celebrar con total normalidad, y la Prefectura de los Mossos d´Esquadra podía “aportar” al TSJC unos datos de sus actuaciones a modo de “justificación”.

En conclusión, "y solamente valorando desde el punto de vista objetivo los datos disponibles en relación con la actuación de los Mossos d'Esquadra el 1 de octubre",  a juicio de los investigadores hubo "una actuación previamente acordada por los organizadores del referéndum y la cúpula de la PG-ME con una doble finalidad, que la PG-ME pudiera “maquillar” ante jueces y fiscales un determinado número de actuaciones y que los organizadores del referéndum anulado por el Tribunal Constitucional pudiera incumplir las leyes y el estado de derecho con total impunidad celebrando el referéndum con total normalidad".