Zoido estudiará una ‘pasarela’ para los ‘mossos’ que quieran ingresar en la Policía Nacional

Interior admite haber recibido llamadas de agentes de la policía catalana para solicitar su ingreso en las Fuerzas de Seguridad del Estado

El ministro de Interior, Juan Ignacio Zoido, en el Congreso de los Diputados.
El ministro de Interior, Juan Ignacio Zoido, en el Congreso de los Diputados.LUIS SEVILLANO ARRIBAS (EL PAÍS)

Las llamadas de miembros de los Mossos d’Esquadra recibidas en los últimos días en el Ministerio del Interior para preguntar cómo ingresar en la Policía Nacional provocaron ayer que el departamento de Juan Ignacio Zoido admitiera por primera vez que estudiará una solución “a esta demanda” que hace sólo dos días no contemplaba. La Ley de Régimen de Personal de la policía aprobada en 2015 recoge en uno de sus apartados la denominada pasarela precisamente para facilitar este paso a agentes de las policías autonómicas.

Más información
Independencia de Cataluña, últimas noticias tras el referéndum en directo
El Gobierno pide a Puigdemont que la vuelta a la legalidad y al diálogo empiece en el Parlament
La ruptura unilateral provoca vértigo en el Govern

En el encuentro de Zoido con los cinco sindicatos de la policía y las seis organizaciones de guardias civiles del pasado miércoles, fue el representante de la Asociación Unificada de la Guardia Civil (AUGC) quien propuso abrir la posibilidad de que los agentes de la policía catalana que quisieran abandonar este cuerpo por la deriva soberanista de la institución pudieran ingresar en las Fuerzas de Seguridad del Estado. Entonces, Zoido descartó esta opción.

Sin embargo, ayer fuentes oficiales de la Secretaría de Estado de Seguridad admitieron a EL PAÍS que la postura del ministerio había cambiado y que se iba a comenzar a estudiar la situación de los agentes de la policía catalana para que “si es necesario, encontremos una solución a esa demanda”. Estas mismas fuentes admitían que en estos últimos días habían recibido “algunas llamadas” de mossos preguntando por ello, aunque aclaraban que “no han sido muchas”.

La posibilidad de dejar un cuerpo policial autonómico y pasar a las Fuerzas de Seguridad del Estado se abrió en 2015, con Jorge Fernández Díaz al frente de Interior. Entonces, el Gobierno sacó adelante gracias a la mayoría absoluta del PP la nueva Ley de Régimen de Personal de la Policía Nacional. La versión finalmente aprobada del texto incluyó en su disposición adicional cuarta la puerta para ello, aunque dejaba pendiente los detalles a un posterior desarrollo en reglamento, que hasta la fecha no se ha producido. La propuesta tenía como principal objetivo, precisamente, facilitar una salida a los miembros de los Mossos y la Ertzaintza que pudieran oponerse a un entonces hipotético proceso independentista en sus respectivas comunidades autónomas.

Durante la tramitación parlamentaria de la ley, este fue el punto más polémico del texto y el que sufrió más modificaciones, ya que en el articulado final se terminó excluyendo a los policías locales y a los guardias civiles, que en algún momento habían figurado. La ley detallaba que aquellos agentes autonómicos que se acogieran a esta posibilidad lo harían con “la escala y categoría equivalente a la que ostenten en su cuerpo de procedencia”. La propuesta provocó entonces enorme malestar entre los sindicatos policiales, que exigían que dicha “pasarela” no fuese en una única dirección. También reclamaban que se reclamara a los aspirantes una formación específica y equiparable a la que habían recibido los policías nacionales para ingresar.

Decenas de llamadas

Esos mismos reparos los mantienen hoy, según destacan fuentes del Sindicato Unificado de Policía (SUP), el más representativo. No obstante, esta y otras organizaciones reconocen que la demanda existe y que desde el pasado 1 de octubre han recibido “decenas” de llamadas de mossos preguntando por la posibilidad de acogerse a este texto legal para abandonar la policía autonómica.

Desde la AUGC insistían ayer en abrir esta posibilidad y detallaban que aquellos agentes que se acogieran no tendrían que abandonar Cataluña, sino que pasarían a engrosar las plantillas de la policía en la región, en la actualidad muy deficitarias.

Sobre la firma

Óscar López-Fonseca

Redactor especializado en temas del Ministerio del Interior y Tribunales. Llego a EL PAÍS en marzo de 2017 tras una trayectoria profesional de más de 30 años en Ya, OTR/Press, Época, El Confidencial, Público y Vozpópuli. Es licenciado en Ciencias de la Información por la Universidad Complutense de Madrid.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS