_
_
_
_

Puigdemont comparecerá el martes con la incógnita de si declarará la independencia

El presidente catalán argumenta que quiere "informar de la situación política"

El presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, en una imagen de archivo. David Ramos Getty ImagesFoto: atlas | Vídeo: ATLAS
Àngels Piñol

Tu suscripción se está usando en otro dispositivo

¿Quieres añadir otro usuario a tu suscripción?

Si continúas leyendo en este dispositivo, no se podrá leer en el otro.

¿Por qué estás viendo esto?

Flecha

Tu suscripción se está usando en otro dispositivo y solo puedes acceder a EL PAÍS desde un dispositivo a la vez.

Si quieres compartir tu cuenta, cambia tu suscripción a la modalidad Premium, así podrás añadir otro usuario. Cada uno accederá con su propia cuenta de email, lo que os permitirá personalizar vuestra experiencia en EL PAÍS.

En el caso de no saber quién está usando tu cuenta, te recomendamos cambiar tu contraseña aquí.

Si decides continuar compartiendo tu cuenta, este mensaje se mostrará en tu dispositivo y en el de la otra persona que está usando tu cuenta de forma indefinida, afectando a tu experiencia de lectura. Puedes consultar aquí los términos y condiciones de la suscripción digital.

El presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont comparecerá el martes a las 18.00 horas en el Parlament con la incógnita de si declarará o no la independencia u optará por una fórmula intermedia. La CUP defendió que, “por fidelidad” al 1 de octubre, ya ha llegado el momento de ejercer la autodeterminación y de que las “instituciones se pongan a la altura”. Los anticapitalistas hubieran preferido hacer el pleno el lunes pero mostraron su confianza en el president y aseguraron que no se está ante ningún “escenario de dilación”. Junts pel Sí y la CUP están consensuando un documento.

Más información
Independencia de Cataluña, últimas noticias tras el referéndum en directo
La ruptura unilateral provoca vértigo en el Govern
Rajoy pide a Puigdemont que renuncie a la declaración para evitar “males mayores”

La Mesa de la Cámara aceptó la petición de Carles Puigdemont de comparecer en el pleno para informar “sobre la situación política”. Con esa solicitud, a secas, esta vez sin la menor mención al referéndum del 1 de octubre, el president sorteó una nueva suspensión del Tribunal Constitucional  El Alto Tribunal ya había anulado con antelación el pleno que Junts pel Sí y la CUP habían solicitado para abordar el lunes “los efectos de la votación”.

El flotador lo lanzó el jueves Sí que es Pot, el grupo en el que figura Podemos, que pidió la presencia del presidente catalán, de acuerdo con el reglamento de la Cámara. “O era esto o cerrábamos el Parlament. No había más. No es para hacer una declaración de independencia”, aseguró un diputado de ese grupo. La gran incógnita es saber si Puigdemont dará el paso y acatará su propia ley del referéndum, suspendida por el Constitucional, que obliga a declarar la secesión en el caso de que haya más síes que noes.

Junts pel Sí se mantuvo ayer en un discreto segundo plano. Pero la hora elegida para el pleno, las 18.00, es significativa. Bajo la presidencia de Carme Forcadell, todos empiezan a las 15.00 horas o, a lo sumo, a las 16.00. Ciudadanos sospecha que es para facilitar que el independentismo, después de la jornada laboral, se movilice masivamente a las puertas del Parlament. Martí Anglada, delegado de la Generalitat en París, afirmó ayer a la cadena LCI que la negociación está en manos de Rajoy. “Ha podido hacerlo en los últimos siete años y puede hacerlo hasta el lunes (…) S no, habrá declaración de independencia, no sé exactamente como irá el plenario”, informa Marc Bassets.

Ante el silencio oficial de Junts pel Sí, la CUP es ahora el termómetro real para conocer las intenciones de Puigdemont. Carles Riera, diputado anticapitalista, fue tajante: “No estamos ante ninguna dilación o aplazamiento”. El parlamentario recalcó: “Ya hemos votado. Confiamos en él y en que la razón de que sea el martes es para que ese pleno sea efectivo, consistente, histórico y determinante”.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
SIGUE LEYENDO

Por una vez, Ciudadanos y la CUP compartieron el mismo análisis. Muy enojado, Carlos Carrizosa, portavoz de Ciudadanos, urgió a Mariano Rajoy a convocar ya elecciones: “Estamos a menos de 100 horas de que se declare la independencia”. El diputado reveló que durante la junta de portavoces preguntó a Forcadell si detendría el Pleno en el caso de que se vaya a declarar la secesión. “No me contestó. Y he pedido que conste en acta”, dijo el Carrizosa.

Frente a esta visión, Joan Coscubiela consideró “imprescindible” la apertura del diálogo y frenar ya la dinámica acción-reacción. El ecosocialista afirmó que el 1 de octubre hubo una “espectacular” movilización, amplificada por la actuación “violenta” de la Policía, pero recalcó que de ahí no se desprende un mandato democrático para declarar la secesión. “Nuestras ideas son sí al diálogo y al referéndum y no a la DUI [declaración unilateral de independencia] y al 155”, señaló. En principio, no se elevará ningún texto a votación y fuentes parlamentarias sostienen que no comportará “efectos jurídicos”. La duda es si en algún momento de la sesión algún diputado independentista pedirá cambiar el orden del día para propiciar la declaración. “Estamos esperanzados porque han hecho caso al Constitucional y ha impedido el Pleno del lunes pero la cadena de confianza se ha roto”, dijo la socialista Eva Granados.

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_