Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Conferencia Episcopal evita tomar partido en la crisis catalana

La “nota” de la dirección episcopal no habla de unidad ni condena los nacionalismos excluyentes como en anteriores manifiestos

El presidente de la Conferencia Episcopal Española (CEE), Ricardo Blázquez.
El presidente de la Conferencia Episcopal Española (CEE), Ricardo Blázquez. EFE

La comisión permanente de la Conferencia Episcopal Española (CEE), en la que se sientan los tres cardenales en activo y todos sus arzobispos, emitió esta tarde una "nota" sobre la situación de Cataluña sin entrar en el fondo de la cuestión de la que califican "grave crisis", es decir, sobre el derecho a decidir, el referéndum del próximo domingo y, sobre todo, sobre la unidad de España. "En estos momentos graves la verdadera solución del conflicto pasa por el recurso al diálogo desde la verdad y la búsqueda del bien común de todos, como señala la Doctrina Social de la Iglesia", dicen.

La declaración institucional de la comisión permanente, reunida desde el lunes, fue leída ante los periodistas por el cardenal Ricardo Blázquez, presidente de la CEE además de actual arzobispo de Valladolid y durante muchos años obispo de Bilbao. No hubo lugar a preguntas pese a la insistencia de varios informadores y ha quedado suspendida la conferencia de prensa que estaba convocada para mañana para informar sobre lo debatido en la reunión. La "nota", como la llamó Blázquez, ha sido aprobada por unanimidad y define en apenas 413 palabras como "grave la situación que se vive en Cataluña".

Después de advertir que la crisis se vive también "con gran preocupación en el resto de España", los obispos hacen suyos "los deseos y sentimientos manifestados recientemente de forma conjunta por los obispos con sede en el territorio de Cataluña, auténticos representantes de sus diócesis", sin hacer referencia alguna a que algunos de esos prelados y muchos de sus vicarios, además de cientos de sacerdotes, frailes y diáconos, se han expresado partidarios del derecho a decidir del pueblo catalán e, incluso, de la celebración del referéndum del domingo.

Citando varias frases del comunicado de los obispos catalanes, reunidos en una llamada Conferencia Episcopal Tarraconense, la comisión permanente afirma: "En especial invitamos a la oración por quienes en este momento difícil tienen la responsabilidad en el gobierno de las diferentes administraciones públicas, de la gestión del bien común y de la convivencia social, a fin de que todos seamos guiados por la sensatez, y el deseo de ser justos y fraternos, y con responsabilidad avanzar en el camino del diálogo y del entendimiento, del respeto a los derechos y a las instituciones y de la no confrontación, ayudando a que nuestra sociedad sea un espacio de fraternidad, de libertad y de paz".

No hay en la "nota" consideraciones sobre la unidad de la nación, ni críticas a los movimientos o partidos nacionalistas, como en anteriores ocasiones. Solo diálogo, esperanza y oraciones. "En estos momentos graves la verdadera solución del conflicto pasa por el recurso al diálogo desde la verdad y la búsqueda del bien común de todos, como señala la Doctrina Social de la Iglesia", sostienen. Añaden que "para hacer posible ese diálogo honesto y generoso, que salvaguarde los bienes comunes de siglos y los derechos propios de los diferentes pueblos que conforman el Estado, es necesario que, tanto las autoridades de las administraciones públicas como los partidos políticos y otras organizaciones, así como los ciudadanos, eviten decisiones y actuaciones irreversibles y de graves consecuencias, que los sitúe al margen de la práctica democrática amparada por las legítimas leyes que garantizan nuestra convivencia pacífica y origine fracturas familiares, sociales y eclesiales".

Antes de ofrecer sus oraciones y una "colaboración sincera al diálogo", los obispos recuerdan que "es de todo punto necesario recuperar la conciencia ciudadana y la confianza en las instituciones, todo ello en el respeto de los cauces y principios que el pueblo ha sancionado en la Constitución".

Más información