Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Felipe González afirma que España vive una “dramática crisis de Estado” y compara la situación en Cataluña con Venezuela

El expresidente del Gobierno pide a los independentistas que paren el 1 de octubre: "Después hablaremos"

Felipe González participa en la II Asamblea de Madrid Foro Empresarial.

El expresidente del Gobierno Felipe González ha afirmado este martes que España vive una "dramática crisis de Estado" por la situación en Cataluña porque hay dos "legalidades contrapuestas". Esto provoca que se de la situación que más le ha preocupado "en los últimos 40 años". Para él, lo más preocupante de lo que sucede en Cataluña es “la quiebra de la convivencia” que, en opinión del expresidente del Gobierno, sucedió en apenas 48 horas, “el 6 y el 7 de septiembre”, cuando el Parlament catalán aprobó la ley del referéndum y la de desconexión saltándose incluso el reglamento de la cámara.

Para recuperar esa convivencia, González ha reclamado a las autoridades catalanas “que rectifiquen y vuelvan a la legalidad del Estatuto y de la Constitución. Por ese orden, el Estatuto es la fuente de su legitimidad”. Una vez se produzca esa vuelta “parlarem [hablaremos]”, ha pedido González ante un auditorio de empresarios madrileños, en el corazón del Barrio de Salamanca.

"No tengo ningun miedo a reformar nada. Siempre fui un reformista, nunca un revolucionario", ha aclarado para señalar que no se opone a la reforma del autogobierno catalán ni a la de la Constitución".

En un discurso de más de una hora, el expresidente ha cargado con dureza contra las autoridades catalanas. Ha afirmado, por ejemplo, que la situación le recuerda lo sucedido en los últimos meses en Venezuela, salvando la distancia de que el país latinoamericano es un “estado fallido”.

¿Por qué la analogía? Por una pretendida contraposición de legitimidades. “Esto se parece a lo que hizo el señor Maduro. Como perdió las elecciones a la asamblea”, ha señalado González, “decide crear otra legitimidad para marcar los destinos de su país: la asamblea nacional constituyente, la ANC, ¿les suena?”.

En cualquier caso, el exmandatario socialista también se ha mostrado convencido de que se puede alcanzar una solución al desafío secesionista "entre demócratas". El expresidente ha afirmado que él, si estuviera en el lugar del Gobierno de Mariano Rajoy, habría optado por la vía política y "por los instrumentos que le da la Constitución para intentar solucionar el problema catalán. "No me gusta hacer política amparándonos bajo las togas", ha señalado. González ha sido especialmente duro con los independentistas, y a los que como el diputado de ERC Gabriel Rufián dicen que el 1 de octubre "van a enterrar a Franco" y les ha acusado de estar azuzando "las dos Españas". "Ustedes están resucitando a Franco", ha sentenciado, "lo están resucitando con las dos Españas".

Precisamente ha tomado el franquismo como ejemplo de que no basta que haya elecciones para hablar de democracia, como hizo el lunes el alcalde de Vigo, Abel Caballero. "Tengo 75 años y voté por primera vez con 35 años. No es que antes no se votara. Entonces [en el franquismo] en España se votaba y los resultados era, incluso, previsibles. [...] En la provincia de León llegó a votar el 110% del censo", ha expuesto para defender que no solo basta las elecciones para que haya democracia sino también que nadie esté por encima de las leyes.

Otro de los elemenos utilizados por los dirigentes catalanes que ha atacado el expresidente es la apelación constante al "pueblo": "Si no respetas la ley vuelve a la selva, y se apela al pueblo. Me apropio de la definición de pueblo, y el que no coincide con eso, es antipueblo. Esto es lo que le ha pasado a mi amigo Joan Manuel Serrat. Somos amigos desde que gritábamos en la plaza de Cataluña 'Libertad, Amnistía y Estatuto de Autonomía. Y no me preocupa que lo insulten en las redes. Conmigo lo harán en dos horas. Lo que me preocupa es que sus representantes políticos no salgan a defenderlo como ciudadano".

Las palabras de González llegan a cinco días de que se celebre el referéndum independentista en Cataluña, anulado por el Tribunal Constitucional, y en una jornada en la que la Guardia Civil ha intervenido más de 140 páginas web ligadas a la consulta ilegal.

Más información