Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El coronel que susurra a los ministros del Interior

Diego Pérez de los Cobos, hermano de un expresidente del Constitucional, lleva once años de asesor

referendum cataluña
Diego Pérez de los Cobos, en una foto de archivo.

Alfredo Pérez Rubalcaba, Antonio Camacho, Jorge Fernández Díaz y Juan Ignacio Zoido. Cuatro ministros del Interior —dos socialistas y otros dos del PP— se han dejado asesorar por Diego Pérez de los Cobos, el coronel de la Guardia Civil al que la Fiscalía Superior de Cataluña ha encargado coordinar un complicado operativo lleno de aristas: el que debe poner a trabajar sin roces a policías, guardias civiles y mossos para evitar que se celebre el referéndum del 1 de octubre. Experiencia no le falta. Él ha sido, precisamente, el encargado de diseñar el complejo despliegue policial que en las últimas semanas ha desplazado a Cataluña a miles de policías y guardias civiles desde todos los rincones de España.

Cuando se pregunta por este coronel a los que han tratado con él, el calificativo que más se repite es el de “profesional”, aunque también tiene sus detractores que critican que lleva “demasiado tiempo detrás de una mesa”. Tampoco faltan los que recuerdan que es hermano del magistrado Francisco Pérez de los Cobos, exmilitante del PP y expresidente del Tribunal Constitucional cuando este anuló la anterior consulta secesionista en Cataluña, la del 9-N. “Tal vez por ello, no debería haber sido elegido”, recalcan.

Sin embargo, su currículum va más allá de despachos y vínculos familiares. Curtido en la lucha contra ETA, participó en operaciones tan conocidas como la liberación del funcionario de prisiones José Antonio Ortega Lara. También ha sabido lo que es la lucha contra la delincuencia común desde la Jefatura de la Policía Judicial de lo que entonces se llamaba la 112 Comandancia, encargada de dar seguridad a la provincia de Madrid. Quienes le conocen de aquellos años aseguran que le costó dar el paso de convertirse en asesor y que si lo hizo fue porque así se lo pidieron sus superiores cuando recibió la llamada en julio de 2006 de Pérez Rubalcaba. “Es, ante todo, un guardia civil, con todo lo que ello implica”, señala un compañero.

Diplomado en Estado Mayor, Pérez de los Cobos tiene desde su puesto de director del Gabinete de Coordinación y Estudios de la Secretaría de Estado de Seguridad mucho más poder real que algunos generales que le preceden en el escalafón del instituto armado. Desde este puesto ha redactado informes para mejorar la seguridad tras el 11-M o elaborado los planes operativos que más adelante aplican tanto la Guardia Civil como la Policía Nacional. Esta labor que le ha permitido estar en estrecho contacto con policías autonómicas y locales. También con los Mossos d’Esquadra. De hecho, es uno de los cuatro representantes de Interior en la Junta de Seguridad de Cataluña, el órgano que coordina las políticas en este ámbito de Madrid y el Govern, y que estuvo ocho años sin reunirse.

Pese a ello —o quizá precisamente por ello— la decisión de dejar en sus manos el operativo policial para el 1 de octubre despertó algo más que recelos en el jefe de los Mossos, Josep Lluís Trapero. Aseguran que ante el malestar que este mostró en la reunión del sábado en la que se informó de ello, Pérez de los Cobos sacó a relucir su lado más conciliador. Hoy, en la reunión que mantendrá con él y con los responsables de policía y Guardia Civil en la Delegación del Gobierno en Cataluña —donde ha instalado su despacho y casa hasta el fin de su nueva misión—, el coronel tendrá una nueva oportunidad de hacerlo.

Más información