Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Rajoy presume de haber evitado la quiebra de Cataluña

El presidente defiende en el Senado la gestión del Gobierno en esta Comunidad Autónoma

Hasta el 1 de octubre, tanto el Gobierno como la oposición constitucionalista desgranarán todos sus argumentos para convencer a quienes dudan si participar en el referéndum secesionista ilegal de que desistan de hacerlo. El presidente Mariano Rajoy ha incorporado este martes a su argumentario en ese sentido la acción financiera del Estado en Cataluña para evitar su quiebra. Los independentistas le replicaron que nada les parará, porque “el 80% [de los catalanes] quiere votar”.

El Senador Cleries, con una papeleta del referéndum en el Senado.

Tras las sesiones del Parlament de los pasados días 6 y 7, en las que se aprobaron las leyes del referéndum y de ruptura, el Gobierno considera que ya solo queda la presión constante de los instrumentos del Estado para impedir que haya una votación sobre la independencia de Cataluña. Las dos normas que aprobó el Parlament sin el concurso de las minorías, ya suspendidas por el Tribunal Constitucional, han resuelto al Ejecutivo a seguir adelante con el visto bueno del PSOE, el PSC en Cataluña, y Ciudadanos.

Desde esos dos días de dura bronca política, el Gobierno y los partidos secesionistas no se habían visto las caras hasta este martes. El PDeCAT trasladó al Senado, a través de su portavoz en esa Cámara, Josep Lluís Cleries, todo el conflicto catalán con el recordatorio de que el día anterior “un millón” de ciudadanos habían exigido en la Diada poder votar. Durante el turno de preguntas, Rajoy, quien no hizo mención a la manifestación del lunes, acusó a los soberanistas de “haber liquidado en dos días la Constitución, el Estatuto catalán, la legalidad y 500 años de historia”.

Además del arsenal de argumentos jurídicos y constitucionales, el jefe del Ejecutivo respondió a Cleries destacando la presencia del Estado en Cataluña para salvarla de la quiebra, con el reproche de fondo de que sus gobernantes no habían hecho una gestión que permitiera satisfacer las necesidades de los ciudadanos. Rajoy recordó una decisión de hace un lustro: “Cinco años sin hacer nada por parte de la Generalitat no debía afectar a los ciudadanos de Cataluña. Lo que intenté es que no quebrara la Generalitat, no podía ir a los mercados, atender los vencimientos de deuda, su déficit o pagar a los proveedores. Mientras unos nos ocupábamos de los problemas reales, otros se ocupaban de otras cosas y nos han traído hasta aquí”, señaló Rajoy en respuesta a los reproches de Cleries, que también se remontaron a años atrás: desde la declaración de inconstitucionalidad de 13 artículos del Estatuto aprobado en las Cortes y en referéndum en Cataluña, hasta las firmas solicitadas por el PP en toda España contra el nuevo Estatuto. “Nos quiere llevar a un modelo de sumisión y usted ha abandonado a todos los catalanes, también a los que querían o quieren seguir en el Estado español”, espetó el político nacionalista.

Apoyo del PSOE

La controversia no llegó este martes a hasta dónde puede llegar el Ejecutivo para impedir el referéndum. Fuentes gubernamentales calculan que el Gobierno podría activar el artículo 155 de la Constitución en solo siete días, aunque también aclaran que en La Moncloa no se está trabajando ahora mismo en esa opción. La previsión constitucional permitiría al Ejecutivo “obligar” a la Generalitat a cumplir la ley.

El Gabinete, sin embargo, no tomaría esta decisión si no tuviera el apoyo del PSOE. El mantenimiento de la unidad de criterio con los socialistas y con Ciudadanos es una decisión indeclinable. Por eso, el grupo parlamentario popular se ha abierto a sendas iniciativas de ambos partidos de la oposición que el PP no habría visto con buenos ojos en otro contexto: la comisión de revisión y evaluación del Estado autonómico que patrocina Pedro Sánchez en el Congreso —los populares se opusieron cuando En Comú Podem planteó una iniciativa similar— y la proposición con la que Albert Rivera pide que el Congreso manifieste su apoyo a las medidas que están adoptando el Gobierno, el Constitucional y la fiscalía frente al reto soberanista.

Este martes el portavoz socialista en el Senado, Ánder Gil, fue categórico en su apoyo al Gobierno. “Tiene usted toda la fuerza de la ley y del Estado de derecho y el PSOE va a estar a su lado, no tenga duda”, ofreció Gil al presidente.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >