Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los socialistas piden a Bruselas que evalúe si Cañete debe seguir como comisario

La oficina europea antifraude investiga al exministro español por los papeles de Panamá

Miguel Arias Cañete, en una reciente comparecencia en Bruselas.
Miguel Arias Cañete, en una reciente comparecencia en Bruselas. EFE

Los papeles de Panamá vuelven a pasar factura a Miguel Arias Cañete. Los socialistas españoles en el Parlamento Europeo han pedido al presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, que evalúe si el comisario de Acción por el Clima sigue siendo “idóneo [para desempeñar el cargo] desde la perspectiva de su independencia personal y libre de conflicto de intereses”, según una carta remitida a Juncker este jueves. Los eurodiputados del PSOE han tomado esta decisión al sentirse “alarmados” por las noticias de que la oficina europea de lucha contra el fraude (OLAF por sus siglas en inglés) está investigando a Arias Cañete por su posible responsabilidad en ese caso de sociedades fiscalmente opacas en el territorio de Panamá.

Los papeles de Panamá revelaron el año pasado la existencia de 11,5 millones de documentos con información sobre empresas offshore, algunas a cargo de personalidades relevantes. Una de ellas figuraba a nombre de Micaela Domecq, esposa de Arias Cañete. La sociedad estaba inactiva desde 2010. Tras las revelaciones, la Comisión aseguró que legalmente no se le podía reprochar nada a Cañete porque había informado de todos los posibles conflictos de intereses derivados de las actividades de su esposa. Aun así, la oficina antifraude lo tiene bajo la lupa, según confirman fuentes europeas. Una portavoz de la OLAF asegura que hay seis cargos comunitarios investigados por los papeles de Panamá, pero rehúsa confirmar o desmentir si Arias Cañete es uno de ellos. La OLAF solo identifica a los investigados una vez concluido el proceso.

Los socialistas creen que ha llegado el momento de pedir responsabilidades. “Es una investigación seria; no podemos permanecer callados”, ha declarado el jefe de filas de los socialistas en la Eurocámara, Ramón Jáuregui. “Hay indicios suficientes para considerar que Arias Cañete no es idóneo”, ha añadido.

Más allá de solicitar a Juncker que estudie el caso, la delegación socialista española va a socilitar la comparecencia de Cañete en el Parlamento Europeo. Aunque aseguran contar con el apoyo del resto de socialistas europeos (y muy probablemente con la izquierda minoritaria y los verdes), Jáuregui admite que es difícil que prospere ese requerimiento. Podemos pidió el miércoles a los diputados españoles socialistas y liberales (Ciudadanos, independientes, PNV y la antigua Convergència) que sumaran fuerzas para pedir esa comparecencia. Finalmente ningún grupo lo ha solicitado este jueves en la conferencia de presidentes del Parlamento Europeo.

El comisario español ya acudió a declarar –a puerta cerrada- a la Comisión de Asuntos Jurídicos de la Eurocámara hace un año para rendir cuentas por los papeles de Panamá. También por el caso Acuamed, la empresa pública dependiente del Ministerio de Agricultura investigada en España por una trama corrupta. La comparecencia se saldó sin consecuencias para Cañete, exministro español.

A raíz de la publicación de los papeles de Panamá, la oficina europea contra el fraude tomó las 430.000 empresas que figuraban en esos documentos y las cruzó con los nombres de 40.000 cargos comunitarios (miembros de la Comisión, eurodiputados y personal con responsabilidades de gestión) para detectar posibles vínculos. La OLAF identificó 17 casos conflictivos, de los que cuatro acabaron en investigaciones formales. Más recientemente, la oficina ha añadido otros dos nombres a esas investigaciones, explica la portavoz.