Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Cataluña, Valencia y Baleares piden más margen con el déficit en el consejo de política fiscal

La consejera andaluza alaba el acuerdo y apunta a otros pactos

El conseller de Economía catalán, Oriol Junqueras, junto a la consejera de Hacienda de Andalucía, María Jesús Montero, al inicio del Consejo de Política Fiscal y Financiera. Ampliar foto
El conseller de Economía catalán, Oriol Junqueras, junto a la consejera de Hacienda de Andalucía, María Jesús Montero, al inicio del Consejo de Política Fiscal y Financiera.

Las comunidades de Cataluña, Baleares y Valencia han forjado este jueves un frente mediterráneo en el Consejo de Política Fiscal y Autonómica, el órgano en el que se deciden las líneas maestras de la política económica de las comunidades. Y juntas han reclamado al Gobierno más margen con el cumplimiento de la senda de déficit.

Cataluña y Valencia apuntan un claro incumplimiento de la meta fijada en el 0,7% del PIB. Así que unidas a Baleares han votado en contra del objetivo marcado por el Gobierno para 2016. Es más, durante una reunión previa de carácter técnico han exigido a Hacienda que reparta con las autonomías parte de la relajación que Bruselas concedió en julio. Europa entonces regaló un punto de déficit, es decir, unos 10.000 millones menos de ajuste para este 2016. Pero el Estado central se ha quedado con todo ese margen para compensar la gran desviación que existe en la Seguridad Social. Y Cataluña y Valencia se han revuelto contra el Gobierno por ello. De hecho, la Generalitat catalana siempre ha planteado que el margen de déficit que se les concede es muy estrecho si se tiene en cuenta todos los gastos sociales y de seguridad en los que incurre. No obstante, el ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, ha intentando quitar hierro al asunto argumentando que sólo ha habido algunas "diferencias".

Respecto a 2017, en un primer momento del consejo, Montoro se ha hecho el duro y ha planteado a las comunidades un objetivo del 0,5% del PIB. Pero un poco más tarde durante la reunión lo ha cambiado al 0,6% que ya tenía acordado con el PSOE. Como avanzó el diario El PAÍS, el partido socialista ha conseguido con sus negociaciones arrancar del Gobierno una décima del PIB menos de ajustes, esto es 1.000 millones de euros. Aunque la mitad de las comunidades probablemente incumpla el objetivo de estabilidad presupuestaria, las que este año se acerquen al objetivo del 0,7% del PIB lo tendrán muy fácil para el 2017: en el próximo ejercicio tendrán más ingresos por el crecimiento de la economía, y sólo tendrán que rebajar el déficit en una décima. En consecuencia, al menos éstas no tendrán que aplicar ningún recorte. La consejera de Hacienda de Andalucía, María Jesús Montero, ha afirmado que este acuerdo sobre la senda de déficit supone un paso importante para que pueda haber otros pactos entre el Gobierno y el PSOE.

A pesar de la relajación de una décima, Cataluña, Valencia y Baleares también han rechazado el 0,6% establecido para 2017. Aunque los catalanes han confeccionado un Presupuesto de 2017 ajustándose a la senda exigida, el vicepresidente de la Generalitat catalana, Oriol Junqueras, demanda un objetivo más fácil del 1,2% del PIB. Junqueras también se ha quejado de que el Gobierno se haya sacado de la manga un impuesto a las bebidas azucaradas que la Generalitat ya tenía previsto aprobar y por el que preveía recaudar unos 41 millones de euros.

Por su parte, Valencia ha manifestado que el año que viene su déficit acabará en el 1,4% si no se reforma el sistema de financiación o se concede algún alivio como préstamos del Fondo de Liquidez Autonómico a tipo cero. Los valencianos aducen que no tendrían tantos problemas si se solventase su infrafinanciación. Cuando algunas comunidades exigieron que se abordase cuanto antes la postergada reforma del sistema de financiación, la vicepresidenta Soraya Sáenz de Santamaría ha respondido en el Consejo de Política Fiscal que el asunto se tratará en la Conferencia de Presidentes fijada para enero.

A pesar de relajar la senda de consolidación fiscal para el próximo año, el Gobierno ha mantenido la exigencia de que las autonomías logren el equilibrio presupuestario dentro de tres años. Los objetivos de estabilidad presupuestaria fijados para el periodo 2017-2019 son: un déficit del 0,6% en 2017, del 0,3% en 2018 y del 0% en 2019. También se ha establecido el objetivo de deuda pública de las comunidades: un 24,4% del PIB en 2016, un 24,4% en 2017, un 24,1% en 2018 y un 22,7% en 2019.

Más información