Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Rutas nucleares por 216 municipios

Greenpeace se queja de que no se ha consultado a las localidades por las que transitarán los residuos hasta el futuro almacén de desechos radiactivos

Mapa de residuos nucleares
Mapa de las rutas de los residuos nucleares elaborado por Greenpeace.

A la organización ecologista Greenpeace le preocupa el proceso seguido para seleccionar y autorizar el emplazamiento del almacén de residuos nucleares en Villar de Cañas. "El proceso ha estado plagado de irregularidades, de incertidumbres y de riesgos", ha sostenido Mario Rodríguez, director de esta ONG en España. Pero Greenpeace ha puesto este martes el foco en el transporte de los residuos desde las centrales nucleares al Almacén Temporal Centralizado (ATC), en el caso de que finalmente se construya. "Nos hemos olvidado de las rutas", que, según los cálculos realizados por esta organización, pasarán por 216 municipios, donde viven alrededor de seis millones de personas. Esta cifra es tan abultada al estar incluidas algunas autovías del término municipal de Madrid.

A esas 216 localidades "no se les ha consultado", ha advertido Rodríguez. Raquel Montón, responsable de esta ONG del área nuclear, ha recordado que hasta el ATC llegarán 6.700 toneladas desde las siete centrales españolas. "Serán 40 convoyes al año" y habrá tres rutas que pasarán por seis comunidades, ha añadido. Greenpeace ha elaborado un mapa interactivo, en el que también se da la opción al internauta de enviar un correo electrónico pidiendo a su Ayuntamiento a que se sume a una moratoria que implique la paralización del ATC.

A esta petición ya se han sumado algunos partidos. El PSOE, que gobierna Castilla-La Mancha, ha emprendido varias maniobras legales para impedir su construcción, lo que supondrá que este asunto termine judicializándose.

Montón ha recordado este martes que la mayoría de las centrales nucleares españolas disponen o han pedido instalar almacenes temporales individuales para sus residuos. Por ello, en su opinión, "no hay motivos para tomar decisiones con prisas" en el caso del silo de Villar de Cañas. Greenpeace también ha pedido al Gobierno que actualice el plan nacional de residuos radiactivos, que es paraguas legal del ATC. Este plan está desfasado. Por ejemplo, en este documento se preveía que el silo nuclear estuviera listo en 2010, ha indicado Montón.

Las dudas sobre los suelos elegidos han protagonizado el debate en los últimos meses sobre el ATC. Dentro del Consejo de Seguridad Nuclear (CSN), encargado de analizar este proyecto, también han surgido esas dudas entre los técnicos, que han cuestionado los esfuerzos (principalmente económicos) que implicará superar la inestabilidad del terreno. Pese a todo, la dirección del CSN y el pleno decidieron a finales de julio conceder el permiso de emplazamiento al ATC.

Este asunto ha desencadenado un fuerte enfrentamiento interno en el CSN entre la dirección y los técnicos. La dirección ha decidido abrir una investigación a sus trabajadores por las noticias que han aparecido publicadas sobre el ATC en los medios de comunicación.

Más información