Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Cinco jueces acorralan a la familia Pujol y al Gobierno catalán

Las causas abiertas investigan delitos fiscales, de cohecho y de blanqueo de capitales

Jordi Pujol, con su esposa Marta Ferrusola y sus siete hijos, de i. a d: Mireia, Oriol (ojos cerrados), Marta, Josep (camisa azul), Oleguer (el más pequeño), Jordi (con corbata) y Pere.
Jordi Pujol, con su esposa Marta Ferrusola y sus siete hijos, de i. a d: Mireia, Oriol (ojos cerrados), Marta, Josep (camisa azul), Oleguer (el más pequeño), Jordi (con corbata) y Pere. EFE

La fortuna del matrimonio Pujol-Ferrusola y los negocios de tres de sus hijos (Jordi, Oriol y Oleguer) están bajo sospecha. La investigación judicial a la familia Pujol salpica de un modo y otro al Gobierno catalán de CiU en distintas causas abiertas en dos juzgados de la Audiencia Nacional y tres de Barcelona por delitos fiscales, de cohecho o de blanqueo de capitales.

Caso Palau. Pendiente de las últimas diligencias antes de abrir juicio oral, el juez instructor Josep María Pijuan sostiene que durante años la empresa Ferrovial logró contratos multimillonarios del Gobierno de CiU que presidía Jordi Pujol por los que pagó comisiones ilegales a Convergéncia. La sede central del partido fundado por Pujol está embargada por este proceso judicial. El juez sostiene que las supuestas mordidas se pagan a través del Palau de la Música, al que Ferrovial hacía generosas aportaciones camufladas como patrocinio. Dos ex tesoreros de CiU, los máximos responsables del Palau y ex directivos de Ferrovial están imputados.

Caso Jordi Pujol Ferrusola. La denuncia de María Victoria Álvarez, ex novia de Jordi Pujol Ferrusola, provocó en enero de 2013 la apertura de una causa que instruye el juez Pablo Ruz en la Audiencia Nacional por supuesto blanqueo de capitales. La investigación ordenada por el juez destapó un sospechoso movimiento de dinero por parte de las empresas del hijo mayor del ex presidente (33 millones de euros sumaban las operaciones) a través de bancos de 11 países distintos, algunos de ellos considerados paraísos fiscales. Además, los informes de la Agencia Tributaria acreditaron que durante ocho años (de 2004 a 2012), las sociedades de Pujol Ferrusola ingresaron cerca de ocho millones de euros que pagaron distintas empresas, todas ellas contratistas de la Generalitat de Cataluña durante el Gobierno de Jordi Pujol.

Tras interrogar a los empresarios que pagaron al hijo mayor del ex presidente, la policía sostiene que Jordi Pujol Ferrusola había cobrado los ocho millones por servicios de asesoría que en realidad nunca había hecho. El juez Ruz no ha logrado acreditar que las conclusiones de la policía son correctas. En su último auto, el juez solicitó a las autoridades andorranas información sobre cuentas bancarias de Jordi Pujol Ferrusola en este país. Su ex novia aseguró que había visto como el hijo mayor del ex presidente llevó en su maletero durante un viaje 400.000 euros, supuestamente no declarados a Hacienda, que había sacado previamente de un banco de Andorra.

Caso fortuna no declarada. A raíz de la confesión de culpa del ex presidente Pujol, que admitió un delito fiscal continuado en el tiempo tras no declarar un dinero que supuestamente le dejó su padre en 1980, un juzgado de Barcelona investiga el origen de esa supuesta herencia. El fiscal rechaza el archivo del caso ante lo que considera “dudosa procedencia” de los fondos que la familia Pujol tenía en la Banca Privada de Andorra, regularizado ante Hacienda hace tres meses. “Ese dinero”, señala el fiscal en sus escritos, “procede del traspaso de fondos de otras cuentas y no se conoce el saldo que se traspasa de las primeras a las segundas; algunos importes no coinciden y existen ingresos en efectivo”. El ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, sugirió en el Congreso que el ex presidente catalán podría haber cometido “uno o varios delitos” y que pondría el caso en manos de la fiscalía.

Caso ITV y Oriol Pujol. El hijo del ex presidente que hacía carrera para liderar CiU se estrelló en el escándalo de las ITV, el intento de amaño en la concesión de estaciones de inspección técnica de vehículos en Cataluña. Oriol Pujol fue imputado en la causa abierta en un juzgado de Barcelona y dejó sus cargos en Convergència. La investigación logró indicios suficientes de un intento de tráfico de influencias a favor de su amigo, Sergi Alsina. Este empresario, según la juez Silvia Pérez Mejía, pagó por estos favores y otros parecidos unos 700.000 euros. El mecanismo para ocultar las comisiones ilegales era contratar falsas asesorías con la empresa de la mujer de Oriol Pujol Ferrusola.

Caso Oleguer Pujol. Hace más de un año que el hijo pequeño del expresidente catalán aparece vinculado a una operación multimillonaria —2.000 millones de euros— para la compra de oficinas del Banco de Santander en España. Oleguer Pujol, a través de sus abogados, ha explicado que los propietarios de esas oficinas pertenecen a un fondo de inversión extranjero y el, a través de la empresa Drago Capital, tan sólo es el gestor de la operación.

El juez de la Audiencia Nacional Santiago Pedraz decidió abrir una causa para investigar otra operación en la que supuestamente participó Oleguer Pujol: la compra de un hotel en Canarias con ocho millones de euros que recibió de una empresa situada en el paraíso fiscal de las Islas Vírgenes. El magistrado señala en el auto, donde admite a trámite la querella de Podemos y Guanyem por estos hechos, que también investigará la participación de Oleguer Pujol en sociedades participadas por empresas domiciliadas en Luxemburgo y Holanda. El juez considera que los hechos pueden constituir un delito fiscal y otro de blanqueo.

Este jueves ha puesto en marcha la operación que ha llevado a registrar la totalidad de las empresas en España de Oleguer Pujol, así como a mantenerlo detenido durante unas horas, mientras se ejecutaban los registros. Ahora está imputado.

Más información