Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Mas-Colell a Rajoy: “Si no hay que jugar con la soberanía, no juguemos”

El consejero catalán acusa al presidente de ser el primero en jugar con ese concepto

Avisa al Gobierno central de que la salida de la crisis "no suavizará el desencuentro"

Andreu Mas-Colell, consejero de Economía de la Generalitat, ha exigido este lunes al Gobierno central que no se juegue con el concepto de soberanía nacional. "Si no hay que jugar con la soberanía, no juguemos”, ha pedido al presidente del Gobierno, a quien ha acusado de ser el primero en hacerlo. El consejero de Artur Mas ha advertido, además, de los riesgos del deterioro del pulso soberanista. “Si no en esta generación, en la siguiente Cataluña tendrá Estado propio”, ha sostenido ante el secretario de Estado de Administraciones Públicas, Antonio Beteta, al finalizar su intervención en un desayuno informativo de Nueva Economía Fórum.

Aun así, ha situado ese escenario en la hipótesis de que se instalen las posturas extremas -"si la línea extrema acaba prevaleciendo", ha dicho-, esto es, vinculándolo al deterioro de ese debate, al pulso con el Gobierno central y a un empeoramiento de la situación económica. "Lo de Cataluña no es una fiebre, es evidente que todo proceso que va a ser largo tiene sus modulaciones, pero quien piensa que esto se va a acabar por desánimo o porque la situación económica cambie se engaña", ha considerado más tarde, durante el turno de preguntas.

El consejero catalán, economista de prestigio, comparte el análisis sobre la crisis de Mariano Rajoy, pero, tras enumerar los que considera agravios comparativos para Cataluña, ha querido dejar claro que la mejora del escenario macroeconómico no parará el pulso soberanista. “Hay razones para un optimismo moderado con respecto a la salida de la crisis, y Cataluña está preparada y deseosa de aprovechar los vientos favorables, pero la salida de la crisis no va a suavizar un desencuentro que empezó antes”, ha mantenido.

Mas-Colell cree, además, que la Generalitat y la Comunidad de Madrid pueden dar la batalla juntas por la reforma del sistema de financiación, porque "tienen mucho camino para recorrer en paralelo". "La revisión del sistema de financiación no debería ser una batalla de suma cero entre autonomías", ha agregado. El objetivo, lograr un modelo "más coherente" en el que cada autonomía aporte según su capacidad. El presidente madrileño, a quien ha citado el consejero catalán, se refirió en un artículo publicado recientemente en EL PAÍS a un "sistema que haga que todos contribuyan a la solidaridad en razón de sus capacidades económicas y reales.

Mas-Colell se ha pronunciado también sobre el PSC, cuya dirección consiguió este fin de semana el aval del consejo nacional para desmarcarse de los partidos del bloque soberanista y dejar de navegar entre dos aguas. "Sería un error", ha razonado el consejero,  "interpretar los movimientos de los partidos en Cataluña en un espíritu frentista. Quien piensa que el PSC y el PP catalán son lo mismo, se equivoca de una forma monumental". "Se verá cómo evoluciona la dinámica de partido", ha agregado. .

La reunión del máximo órgano entre congresos del Partit dels Socialistes se demoró por espacio de casi hora y media para pactar una resolución conjunta con el sector crítico, pero no fue posible. Al final se votaron dos textos: el que presentó la ejecutiva logró 258 votos (el 83,5% de los presentes), y el impulsado por los críticos fue apoyado por 41 personas. Hubo nueve votos en blanco y uno nulo.

El resultado de la votación, que fue secreta como reclamaban los críticos, supone un espaldarazo a las tesis de Pere Navarro y una derrota del sector catalanista. El texto aprobado, además, marca la hoja de ruta que seguirá el PSC en las votaciones que celebrará en los próximos meses el Parlamento catalán, pero abre una brecha de consecuencias imprevisibles en la familia socialista.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información