Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

El PSOE pide la exhumación de Franco del Valle de los Caídos

Quiere que el espacio deje de ser un símbolo exclusivo de los ganadores de la Guerra Civil

La recomendación de expertos para un memorial de la reconciliación no se ha desarrollado

Ampliar foto
Vista general del Valle de los Caídos. EFE

“El máximo exponente de un régimen totalitario contrario a la libertad y a la dignidad de toda la ciudadanía, el enemigo de la democracia, no puede presidir un conjunto monumental que debe servir para homenajear la memoria de todas las víctimas de la Guerra Civil y de la dictadura posterior”. Este texto es un párrafo de una proposición no de ley que va a ser registrada hoy en el Congreso, firmada por el Grupo Socialista, con la redacción directa del diputado guizpucoano Odón Elorza que pretende la exhumación de los restos de Francisco Franco de la Basílica del Valle de los Caídos y que este monumento se erija en el símbolo de reconciliación de las víctimas de las dos Españas y no solo de la que ganó la Guerra Civil.

Los restos de Franco serán enterrados donde su familia decida “o en el lugar que resulte más adecuado”. Con los restos de José Antonio Primo de Rivera, fundador de la Falange y también allí enterrado, se procederá “a su exhumación para su reubicación de manera que no ocupe un sitio preeminente en la basílica en el que destaque sobre las demás víctimas".

Vuelve al Congreso el debate sobre qué hacer con el Valle de los Caídos después de que fuera aprobada el 21 de diciembre de 2007 la Ley de Memoria Histórica, con 304 votos a favor, 3 en contra y 18 abstenciones, según la cual ese espacio debía ser un “lugar de culto y cementerio público sin que pudieran celebrarse actos de naturaleza política, ni exaltadores de la Guerra Civil, de sus protagonistas o del franquismo”. Esa misma norma encomendaba a la Fundación Gestora del Valle de los Caídos trabajar en los objetivos de “honrar y rehabilitar la memoria de todas las personas fallecidas a consecuencia de la Guerra Civil de 1936-1939 y de la represión que la siguió”. Y culminaba: “Fomentará las aspiraciones de reconciliación y convivencia que hay en nuestra sociedad".

El tiempo pasó y hubo que llegar al trabajo realizado por una comisión de expertos organizada por el anterior presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, para avanzar en el ser del Valle de los Caídos, con su “resignificación”. El 22 de noviembre de 2011 se entregó el trabajo al anterior Gobierno pero ahí han quedado porque todo lo relacionado con la Memoria Histórica ha quedado hibernado en todos los aspectos.

La iniciativa que ahora toma el Grupo Socialista reaviva el debate y comienza por incluir en su proposición no de ley los objetivos expresados por esa comisión de expertos. Ese informe pedía “dignificar los restos de las 33.847 personas, de uno y otro bando, que están inhumadas en el Valle de los Caídos en mal estado y de manera poco digna en los numerosos columbarios que hay en ocho criptas”. En el mismo documento se proponía “rehabilitar la memoria de todas las personas fallecidas a consecuencia de la Guerra Civil y de las víctimas de la represión política de los casi 40 años de dictadura”.

El conjunto monumental deberá dejar de ser “un espacio exclusivo” de homenaje a las víctimas de unas de las partes implicadas en la Guerra Civil, escribe el diputado Odón Elorza, excalde de San Sebastián. Habría que “dignificar el cementerio, frenar el deterioro de sus edificaciones y crear un espacio de meditación a modo de memorial así como un centro de interpretación e investigación”.

En la actualidad, el Valle de los Caídos es un conjunto arquitectónico que presenta graves deterioros de conservación, históricamente el más notorio del Estado español referido a la Guerra Civil, a la posguerra y la dictadura franquista, recuerda Olorza. “No hay ningún otro conjunto patrimonial e histórico de estas características y está asignado al ente Patrimonio Nacional”.

No se oculta al Grupo Socialista que la etapa de crisis económica que asola España no es el mejor marco para abordar las recomendaciones de los expertos pero “hay acciones simbólicas y de ejecución sencilla que esperan desde hace años la formación de consenso parlamentario y que conllevan un gasto muy asumible”. Se refiere el Grupo Socialista “a los enterramientos en lugar dominante y privilegiado de la basílica de Francisco Franco y José Antonio Primo de Rivera”.

El final de la exposición de motivos encierra el fondo de la propuesta. “Es hora de que el Valle de los Caídos, un antiguo símbolo de la represión del nacional-catolicismo, se convierta en un espacio de dignificación, honor y homenaje a todas las víctimas de los dos bandos de la Guerra Civil y de la represión de la dictadura, represente un lugar abierto a la convivencia democrática de toda la ciudadanía y un espacio de reconciliación y concordia.