Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
el encaje de cataluña en españa

Montoro cree que solo el plan de Mas amenaza la recuperación de España

El ministro advierte en su defensa presupuestaria de que la división soberanista pone en peligro el proyecto europeo y la oposición rebaja la euforia de sus datos

Montoro y De Guindos este martes en el pleno.

El Gobierno necesitaba dar buenas noticias, tenía ganas de darse, al fin, una fiesta, y el martes Cristóbal Montoro se regaló un atracón de optimismo. El ministro de Hacienda derrochó en el Congreso metáforas y tópicos para proclamar que España se encamina hacia la inminente recuperación.

En defensa de su proyecto de Presupuestos para 2014, Montoro desplegó imágenes como la del túnel con la luz al fondo y la de la puerta abierta para explicar que ahora “el debate es sobre la intensidad de la recuperación” y concluir que “España es ejemplo y referente del ajuste económico” para el mundo. En su discurso triunfalista solo hubo una sombra en forma de advertencia de futuro inmediato: esa recuperación puede estar en peligro si avanza el proyecto soberanista de Cataluña.

No mencionó expresamente a esa comunidad, ni a Artur Mas, pero quedó claro a qué se refería con su negro augurio. Tras alabar el beneficio para España del apoyo de Europa en esa recuperación y la estabilidad de la Unión Europea aseguró: “Si estamos en esa Europa y nuestro futuro es esa Europa, no tiene ningún sentido que nadie salga de ella, porque si alguien lo hiciera estaría retrocediendo dramáticamente en su nivel de bienestar y sobre todo estaría perjudicando al propio proyecto europeo. Juntos podemos y debemos avanzar, juntos somos más capaces. Divididos, segregados, no saldríamos de la recuperación y pondríamos en peligro el proyecto europeo”.

El ministro anuncia que los funcionarios recuperarán sus días libres

Para apoyar su optimismo explicó que “el director para Europa del Fondo Monetario Internacional en la Conferencia del FMI celebrada recientemente en Washington habló de España como un referente en las políticas de ajuste económico, como un referente en las políticas de ajuste hechas en coordinación con Europa, como un referente de que han sido España y Europa, Europa y España, las que están dando las soluciones económicas a una crisis que hace doce meses, catorce meses, parecía inabordable. Hoy nadie dice que esté resuelta; decimos, con razón, que somos un referente en lo que estamos haciendo, en lo que estamos consiguiendo”.

“Son los Presupuestos de la recuperación” y “el inicio del cambio del ciclo”, repitió Montoro, mientras Mariano Rajoy observaba el debate desde su escaño entre cuchicheos y risas con su vicepresidenta Soraya Sáenz de Santamaría. Tan aparentemente feliz estaba el ministro de Hacienda que, por primera vez desde que tomó posesión en diciembre de 2011, pudo dar una buena noticia, aunque fuera sin precisión de fecha ni plazos: la devolución a los funcionarios de los seis días de libre disposición que el Gobierno recortó a tres en julio de 2012. “Se hará en cuanto la recuperación lo permita”, dijo eufórico.

Según el ministro, esa incipiente recuperación se debe a tres factores: la mejora de la balanza corriente, la mejora de los mercados financieros y la baja inflación “que permite que millones de españoles recuperen su capacidad económica”. Tan lanzado iba Montoro en su alegría que aseguró que “no hay recortes ni en becas, ni en Educación ni en Sanidad. Lo que pasa es que hay un Gobierno reformista”.

Los Presupuestos del Estado pasan el primer filtro parlamentario

Enfrente tuvo el ministro a todos los grupos parlamentarios, salvo el PP, que con sus 11 enmiendas de totalidad a los Presupuestos de 2014 cuestionan esa euforia y rechazan la bondad de las cuentas. Hoy los populares, solo con sus votos, tendrán mayoría holgada para que los Presupuestos sigan el trámite, pero frente a la alegría de Montoro, todos los demás ponen la microeconomía que percibe la mayoría de españoles. Es decir, la situación real de los ciudadanos que sufren la crisis y los recortes que todavía se anuncian, frente a las grandes cifras que han mejorado.

“Ustedes no conocen a quién recortan, no saben cómo viven. ¿Cómo puede decir a los pensionistas que ha llegado la recuperación si les va a recortar durante años?”, le dijo al ministro el secretario general del PSOE, Alfredo Pérez Rubalcaba. El líder socialista recordó que Rajoy dijo hace semanas que se acabaron los recortes, pero a Bruselas le ha comunicado que seguirán: 17.000 millones los próximos dos años.

Admitió que hay “algunos buenos datos que no lamentaremos como la prima de riesgo, la bolsa, la afluencia de inversiones o la balanza comercial, que ha mejorado”, pero le exigió que “digan la verdad” y admitan que “los millones de parados están ahí, porque la crisis no ha terminado, si acaso la recesión, y para muchos lo peor está por llegar”.

Según el líder de la oposición, la mejora tiene que ver con el contexto europeo e infructuosamente pidió que la vicepresidenta Sáenz de Santamaría rectifique sus acusaciones sobre el fraude generalizado de los parados: “Pidan disculpas a todos los colectivos a los que han insultado”.

Rubalcaba: “Para muchos españoles lo peor está aún por llegar”

Ese debate entre Montoro y Rubalcaba fue desabrido y áspero, con emplazamientos del ministro al líder de la oposición para que “tome alguna lección de economía, que falta le hace”. Y, por supuesto, el ministro, que tiene tendencia a enredarse con la oposición en agrios debates, echó mano permanentemente de la herencia que le dejó el socialista José Luis Rodríguez Zapatero. Dos años después, el expresidente sigue sirviendo como burladero al Gobierno de Rajoy. “Tuvimos que pagar las facturas porque ustedes las dejaron sin pagar”, le dijo, por ejemplo, Montoro a Rubalcaba.

Josep Antoni Duran Lleida (CiU) le afeó la falta de inversiones en Cataluña y le pidió que sea prudente porque “hay gente que busca comida en la basura”.

Cayo Lara y Joan Coscubiela de Izquierda Plural le reprocharon no cambiar “el sistema fiscal más injusto de Europa” y le dijeron que “los Presupuestos son raquíticos e injustos” y “facilitan el buitreo de los especuladores”. Y Montoro les respondió con ironía displicente y repitiendo la frase: “¡Vuelve la izquierda clásica!”.

La portavoz de UPyD, Rosa Díez, aseguró que es “un Gobierno que vive como una victoria el estancamiento de nuestra economía y trae Presupuestos que institucionalizan el estancamiento”. Según dijo Díez, “hay nueve millones de pensionistas que perderán algo más de un punto de poder adquisitivo”.

Para ella hubo también respuesta de superioridad de Montoro, acompañada de sus propias risas: “Habla usted con una propiedad, que seguro que usted tiene la fórmula contra la crisis, pero no logro entenderla. ¿Qué propone usted? No logro entenderla. Hace usted un discurso en el que va cogiendo de aquí y de allí, rábanos y lechugas, peras y manzanas... Habla usted como si no tuviera pasado”.

El miércoles intervendrán Aitor Esteban (PNV), los portavoces del Grupo Mixto y Alfonso Alonso (PP).