Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Madrid desafía a Montoro y suscribe un préstamo sin su autorización

Ignacio González (PP) rechaza sumarse al plan de proveedores a pesar de las presiones de Hacienda.

La Comunidad suscribe un préstamo de 250 millones con el Santander para pagar facturas pendientes.

El consejero de Hacienda de Madrid, Enrique Ossorio, charla con el presidente madrileño, Ignacio González, en la Asamblea de Madrid.

La Comunidad de Madrid suscribió ayer un préstamo con el Banco Santander por 250 millones de euros y con vencimiento a 10 años a pesar de carecer de autorización del Consejo de Ministros para poder aumentar su endeudamiento.

La comunidad presidida por Ignacio González (PP) desafía así al ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, y eleva su deuda acogiéndose a un resquicio formal. Madrid lleva reclamando desde el pasado julio al Ejecutivo de Rajoy que le permita emitir 689 millones de deuda para adelantar el pago a sus proveedores. Pero Hacienda bloquea la emisión porque aduce que ya existe un plan estatal de pago a proveedores al que Madrid puede acogerse cuando quiera para liquidar sus deudas comerciales.

Entre bastidores se juega un pulso político entre ambas administraciones. Madrid defiende su autonomía financiera. Cree que Hacienda le empuja al plan de pago a proveedores para estrechar el control sobre sus cuentas. La adhesión a la línea estatal obliga a las comunidades a presentar un nuevo plan de ajuste. De esta forma, Hacienda tendría más control sobre las cuentas regionales pese a que Madrid cumple con todos los deberes presupuestarios.

El Gobierno regional de Ignacio González arguye que cumple todos los objetivos fijados por Hacienda: limitó el déficit por debajo de lo establecido (1,07% frente al objetivo del 1,5%) y tiene bajo control su deuda, según fuentes regionales. Remachan, además, que Madrid tiene abiertos los mercados y tiene más facilidad para colocar sus emisiones que otras administraciones.

El Ministerio de Hacienda recuerda que rechaza la autorización para evitar que Madrid pueda financiar dos veces los mismos gastos. Señala que el pago a proveedores incluye facturas hasta mayo de 2013, que se pueden solapar con una parte del déficit autorizado a Madrid este año. Por eso, aplazan cualquier autorización para nueva deuda hasta conocer, en diciembre, todas las facturas pendientes.

Pero el consejero de finanzas de Madrid, Enrique Ossorio, descartó el pasado jueves sumarse al nuevo plan de proveedores, ya que esta línea no ayuda a agilizar el pago de las facturas pendientes y provocaría que los proveedores cobraran más tarde, según el consejero madrileño. De esta forma, se da la paradoja de que Madrid no se suma a la ayuda estatal para pagar facturas pero tampoco podría abonarlas porque Hacienda le impide endeudarse.

Por eso, ha decidido saltarse la restricción de endeudamiento de Hacienda. Y ha podido hacerlo porque lo ha formalizado mediante un préstamo con una entidad española, en moneda nacional y a largo plazo, detallan fuentes autonómicas, que cuentan que esta cantidad, los 250 millones, se restará de la deuda pendiente de autorización por parte de Hacienda. Madrid insiste en reclamar al Gobierno que le permita emitir los 439 millones de euros restantes.

En general, las comunidades no pueden emitir deuda sin el permiso del Consejo de Ministros. Esta medida, introducida por el anterior Gobierno socialista en 2010, perseguía limitar la escalada de deuda de las comunidades y controlar el déficit público. Desde entonces, el Ejecutivo solo permite a las autonomías endeudarse por el límite de déficit público comprometido para cada año y los vencimientos de deuda pendiente.

El objetivo de déficit previsto para este año se fijó inicialmente en el 0,7% del PIB. Madrid cubrió rápidamente ese tramo. En enero colocó 2.270 millones para vencimientos de deuda a inversores extranjeros mediante la emisión de letras y bonos a largo plazo a un tipo de interes ligeramente superior al del Tesoro Público. Antes del verano emitió otros 1.314 millones de deuda nueva correspondiente al déficit inicial autorizado para este año. Pero el Gobierno modificó el límite de déficit para las comunidades en julio y estableció unos objetivos asimétricos para cada territorio: el de Madrid lo elevó del 0,7% del PIB al 1,07%. Desde entonces, la comunidad presidida por Ignacio González lleva reclamando al Gobierno que le permita endeudarse para cubrir ese aumento de desfase.