Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Rubalcaba al presidente: “Devuelva la sanidad a los inmigrantes irregulares”

El líder socialista ha tildado de especialmente cruel la medida

Rajoy, que no ha contestado, ha exhibido los últimos datos económicos

Lozano (UPyD): "Podríamos tener una Lampedusa en Melilla o en Canarias cualquier día"

Esta vez el líder del PSOE, Alfredo Pérez Rubalcaba, no ha hecho una intervención general contra la política del Gobierno, sino que se ha centrados en dos asuntos: la retirada de la tarjeta sanitaria a los inmigrantes irregulares y el anuncio gubernamental de cobrar una cantidad -el 10% o un máximo de 4,5 euros por unidad- por los fármacos que hay que adquirir en los hospitales, destinados a enfermos graves y crónicos. “No añada más sufrimiento al sufrimiento de los españoles”, le ha pedido Rubalcaba al presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, en la sesión de control al Gobierno. Ni una palabra ha destinado el jefe del Ejecutivo a estos dos asuntos sobre los que le ha interpelado el líder socialista. Se ha centrado en la descripción somera de cómo estaban la situación económica de España en 2011, final de la etapa del Gobierno socialista, y cómo empieza a estar ahora. “España ha iniciado el camino de la recuperación”, ha afirmado.

“¿Cree usted que la política del Gobierno mejora la calidad de vida de los españoles?”, le había preguntado Rubalcaba, de entrada. “Nuestro objetivo es superar los años de crisis, crecer de manera estable para mejorar la vida de la gente y para eso hay que corregir los terribles desequilibrios de la economía española; nuestra política no ofrece resultados milagrosos pero hay datos positivos aunque todavía queda mucho por hacer”. Esta ha sido la primera aproximación de uno y otro. En la réplica el líder socialista ha entrado en lo que quería.

Nuestra política no ofrece resultados milagrosos, pero hay datos positivos"

MARIANO RAJOY

“Usted, señor Rajoy, ha recortado muchos derechos, laborales, educativos, sanitarios que han disminuido la calidad de vida de los españoles y algunas de sus medidas tienen tintes crueles y xenófobos como quitar la sanidad a los inmigrantes irregulares, aunque hoy cada comunidad hace algo diferente”. Y ha seguido con el segundo asunto que quería denunciar. “Otra medida que usted quiere tomar es especialmente cruel: pagar los fármacos que dan los hospitales a enfermos para que puedan seguir viviendo”. Esa medida aún no se aplica en ninguna comunidad autónoma “porque nadie sabe cómo cobrarla”. Después, ha llegado el juicio de valor. “Ninguna sociedad decente puede apoyar estas dos medidas. Retire las dos medidas: la retirada de la asistencia sanitaria y el cobro de los fármacos hospitalarios. No añada más sufrimiento al sufrimiento de muchos enfermos crónicos en España.”

Fin del turno de Rubalcaba y cierre por parte del presidente del Gobierno. Y ha sorprendido porque terminaron sus minutos y no ha dicho ni una sola palabra sobre los dos asuntos planteados por Rubalcaba. No, el presidente había decidido que esta sesión de control la iba a emplear en lanzar su mensaje sobre la situación económica actual, siempre en comparación con lo que se encontró. “Entre los años 2008 y 2011, el paro aumentó cuatro veces más que en Italia y 13 veces más que en Francia. Bajaron los sueldos de los funcionarios y congelaron las pensiones y generaron gravísimos desequilibrios que nos han obligado a tomar muchas decisiones que ya están produciendo efectos. Hemos salido de la recesión y el crecimiento el año que viene será del 0,7 y la prima de riesgo ha bajado y nos ahorraremos 5.000 millones de euros; los precios están en el 0,3 y el paro ha bajado en más de 100.000 y la inversión extranjera sube. Vamos a mejor, no estamos satisfechos pero estamos iniciando el camino de la recuperación económica que es lo que quieren todos los españoles”. Fin, nada de la sanidad para los inmigrantes y el pago de los fármacos hospitalarios.

Sin embargo, también la diputada de UPyD, Irene Lozano, ha sacado la cuestión de la inmigración y ha reclamado al Gobierno que elimine del proyecto de reforma del Código Penal el artículo que sanciona a quienes ayudan a los inmigrantes. "Podríamos tener una Lampedusa en Melilla o en Canarias cualquier día", ha defendido la diputada.

El ministro de Justicia, Alberto Ruiz-Gallardón, le ha reprochado en la réplica que no conociera el reglamento del Congreso, ya que una vez un texto legal está en tramitación, el Gobierno no puede reformarlo, sino solo los diputados a través de las enmiendas. Y ha defendido que no se contempla sancionar a quienes presten ayuda humanitaria a los inmigrantes, sino la actividad de las mafias, de los grupos organizados y de quienes tratan con personas. "Jamás, jamás, cualquier ayuda realizada a los inmigrantes cuando sea humanitaria será punible", ha insistido Gallardón.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información