Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Lorca solo ha recibido 800 de los 1.600 millones necesarios para su recuperación

El municipio pierde más de 2.000 habitantes como consecuencia del seísmo de 2011

La iglesia de Santiago, en Lorca (Murcia), tras los terremotos de 2011.
La iglesia de Santiago, en Lorca (Murcia), tras los terremotos de 2011.

El 11 de mayo de 2011 dos terremotos sacudieron Lorca, un municipio murciano de unos 92.000 habitantes. El seísmo dejó nueve muertos, afectó al 72% de las viviendas del casco urbano, y el 75% de los comercios tuvieron que cerrar sus puertas. Entonces, el Ayuntamiento y el Gobierno regional estimaron que serían necesarios 1.650 millones de euros para su recuperación —entre daños directos; indirectos, es decir, los ingresos que la localidad dejaría de percibir como consecuencia del desastre, y un plan para reactivar la economía. Esta mañana, 21 meses después, el alcalde, Francisco Jódar (PP), ha reconocido que solo han recibido la mitad, unos 800 millones de euros. El primer edil también ha lamentado que entre 2.000 y 3.000 personas hayan abandonado el municipio como consecuencia de la catástrofe.

"Desde ese 11 de mayo, Lorca está luchando con valentía por su recuperación, pero todavía queda mucho por hacer", ha recordado Jódar, que se ha trasladado a Madrid para informar acerca de los avances en la reconstrucción del municipio tras los terremotos y las riadas del pasado 28 de septiembre, que causaron nuevos daños por valor de 100 millones de euros. "Lo que la naturaleza destruyó en cinco segundos, tardaremos años en reconstruirlo", ha señalado el alcalde, quien, sin embargo, ha asegurado que el ritmo de reparación de las viviendas, lo que "más" le preocupa, es "muy aceptable". Según ha afirmado, de las 1.500 que tuvieron que ser derribadas en los días posteriores al seísmo, 300 de ellas "ya están siendo reconstruidas".

Jódar ha agradecido la solidaridad ciudadana, gracias a la cual han conseguido recaudar 4,2 millones de euros que han sido destinados a ayudar a unos "7.000 lorquinos que no tenían seguro, lo más vulnerables" tras la catástrofe. Pero las donaciones comienzan a languidecer y los recursos de la mesa solidaria —que se constituyó después de los terremotos y que aglutina a partidos políticos, Administraciones y vecinos— están extinguiéndose, ha apuntado el primer edil. "Lorca sigue necesitando a España", ha insistido. Por eso, en aras de la reactivación cultural, social y, "sobre todo, económica", ha animado a participar en la Semana Santa del municipio, declarada de interés turístico internacional.

Aún hoy los lorquinos siguen sobrecogidos por lo ocurrido hace ya casi dos años, ha relatado por teléfono Juan Carlos López, portavoz de la Asociación 11 de Mayo Somos Lorca, que se creó con el fin de recaudar fondos y asistir a los damnificados y aglutina a unas 1.000 personas. "El día de los terremotos vivimos un 'sálvese quien pueda', aunque siempre ayudando a nuestros vecinos. Días después, quienes tuvimos la suerte de seguir teniendo casa y regresamos a ellas caímos en la cuenta de lo ocurrido", ha explicado.

López es consciente de que el proceso de reconstrucción es lento, "demasiado, mucho más de lo que querría cualquier lorquino". De hecho, de los 17.000 expedientes de ayudas que se presentaron en los días posteriores a los terremotos, 4.000 siguen sin haberse tramitado. De ellos, según ha detallado el alcalde, en torno al 60% han sido aprobados y alrededor de un 40%, rechazados. Jódar ha explicado que esto se debe a que se estableció una cuantía máxima en las ayudas y, si el Consorcio de Compensación de Seguros concedía una indemnización igual o superior a ese límite —por ejemplo, en el caso de reconstrucción de vivienda es de unos 106.000 euros— el subsidio complementario era denegado.

Según Jódar, los expertos han valorado las consecuencias del seísmo como "la mayor devastación urbana ocurrida en España desde la Guerra Civil". El alcalde tiene la aspiración de que, "después de todo lo sufrido", Lorca pueda recuperarse y que sea "como si el terremoto nunca hubiera ocurrido".