Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

24 mandatarios convocados y cinco probables ausencias

Es todo un éxito de convocatoria para este tipo de cumbres, a cuya última edición faltaron la mitad de los invitados

La confirmación de que Cristina Fernández de Kirchner no acudirá a Cádiz no ha causado especial inquietud en el Gobierno español. Al contrario. Aunque no se reconozca públicamente, se ha recibido incluso con cierto alivio. El contencioso por la expropiación de las acciones de Repsol en YPF sigue estancado y, en estas circunstancias, la siempre imprevisible presidenta argentina podía provocar más de una situación incómoda a sus anfitriones. Desde hace días se daba por descontada su ausencia, igual que la del presidente cubano, Raúl Castro —que nunca asiste a estas cumbres— y la del venezolano Hugo Chávez; aunque no se descarta que este último, que acaba de revalidar su triunfo en las urnas, dé la campanada y se presente por sorpresa en Cádiz.

La cuarta ausencia, en este caso inducida por el Gobierno español, es la del cuestionado presidente paraguayo, Federico Franco, a quien Rajoy convenció en septiembre en Nueva York de que renunciara a asistir para no ahuyentar a sus vecinos. Por motivos distintos, en este caso de fuerza mayor, se considera probable la ausencia del presidente de Guatemala, Otto Pérez Molina, cuyo país sufrió el pasado miércoles un terremoto que ha dejado, según el balance provisional, 52 muertos y 22 desparecidos. Fuentes diplomáticas apuntan, sin embargo, que podría realizar una visita fugaz a Cádiz si la cumbre sirve de foro para un acto de solidaridad con las víctimas del seísmo. Sería una forma de demostrar que la fraternidad iberoamericana va más allá de la retórica.

De cualquier forma, en Cádiz habrá casi una veintena de jefes de Estado y de Gobierno de los 24 posibles, lo que supone todo un éxito de convocatoria para este tipo de cumbres, a cuya última edición (en diciembre de 2011 en Paraguay) faltaron la mitad de los invitados. El gran éxito fue asegurar la presencia de la presidenta brasileña. Para convencerla, el Rey y Rajoy viajaron a Brasil y se ha organizado una visita de Dilma Rousseff a Madrid el próximo lunes.