Brotes verdes por la costa

Un nuevo tipo de cliente extranjero que paga al contado anima las inmobiliarias del litoral mediterráneo español. Franceses, rusos, alemanes, belgas y escandinavos compiten por casas a precio de ganga. Se impone el apartamento de dos dormitorios a 60.000 euros