Merkel da aire a Rajoy, que gana tiempo

Moncloa no aclara si pedirá el rescate y quiere ver las condiciones El Ejecutivo no descarta tocar el fondo de reserva de pensiones y dice que no prevé congelarlas

Foto: atlas | Vídeo: BERNARDO PÉREZ

Es muy poco frecuente que un presidente sea crítico en público con el país que visita. La diplomacia obliga a lo contrario. Pero la canciller alemana, Angela Merkel, ha ido más allá de la cortesía y sobre todo ha evitado, en la rueda de prensa con Mariano Rajoy, aludir incluso a la "condicionalidad estricta" para el nuevo rescate de España de la que ha hablado Mario Draghi. Ante varias preguntas, la canciller ha evitado meter presión a Rajoy. "No hemos comentado nada en la reunión sobre posibles condiciones", ha asegurado. "No he venido a decir qué reformas se tienen que hacer en España o no, tengo plena confianza en el Gobierno español, estoy impresionada con las medidas que está tomando", ha rematado cuando le han preguntado si creía que Rajoy debía tocar las pensiones.

Por no meter presión, la canciller ni siquiera ha querido mojarse sobre la compra de deuda por parte del BCE. Mucha gente influyente en Alemania, especialmente en el Bundesbank (Banco Central Alemán), está radicalmente en contra. Ella se ha limitado a decir que el BCE es independiente y que ella, como política, solo se dedica a las reformas que hay que hacer. Rajoy ha logrado así con esta visita, preparada con mimo por La Moncloa, que Merkel, al menos en público, le dé un poco de aire. El presidente gana de nuevo un poco de tiempo. La prima de riesgo está bajando, la subasta de hoy ha ido bien, y el Gobierno, que internamente ya tiene decidido acudir al fondo de rescate, respira un poco y sigue asegurando en público que no tiene una decisión tomada. Así gana tiempo para negociar esas "estrictas condiciones" de las que habla Draghi.

Esta vez, Rajoy fue incluso más ambiguo y escueto que en agosto sobre si pedirá o no al fondo de rescate que compre deuda. "No tengo novedad, cuando tenga alguna novedad se la contaré, no he tenido ni siquiera tiempo de leer la conferencia del señor Draghi", ha contestado Rajoy. Merkel y Rajoy programaron la rueda de prenda casi al mismo tiempo que la de Draghi, con lo que se evitaron el sofoco que vivieron Rajoy y Mario Monti hace un mes, cuando se hundió la bolsa por la palabras de Draghi justo antes de que empezaran a hablar.

Tanto Rajoy como fuentes de La Moncloa se muestran esquivos a la hora de contestar sobre el rescate, aunque todas las fuentes consultadas lo dan por hecho y ese es el mensaje que sigue trasladando en privado el Gobierno. Eso sí, el Ejecutivo quiere limitar las condiciones al mínimo, y así estaba previsto que se lo reclamara Rajoy a Merkel para buscar su apoyo. De momento, Rajoy gana tiempo y espera a ver la evolución de la prima de riesgo para ver si puede evitar o al menos retrasar la petición.

Lo que más teme el Ejecutivo es tener que tocar mucho las pensiones. A finales de año tendrá que decidir si las congela, como hizo Zapatero con críticas durísimas de Rajoy. Supondría un ahorro de casi 4.000 millones. Rajoy ha señalado que "no tiene intención" de congelar las pensiones, aunque esa es la formula que siempre ha usado antes de tomar una medida impopular, como el IVA. El presidente admitió implícitamente la difícil situación de la Seguridad Social, ya que no descartó tener que tocar el fondo de reserva para pagar pensiones. "Si lo hacemos será solo para lo previsto en la ley", ha rematado.

A falta de concreción, el presidente del Gobierno no ha dudado en poner en bandeja a Merkel su "agenda reformista", "sello de identidad" de su mandato con el que quiere abrir la puerta a ese posible rescate. "España ha demostrado", ha proseguido Rajoy, "su determinación" y "responsabilidad con la agenda reformista". El jefe del Ejecutivo ha añadido que Alemania ha expresado su apoyo ante esa voluntad reformista. En el turno de preguntas, la canciller ha apostillado que "ningún país quiere imponer algo a otro porque sí", y ha aclarado que si lo hacen es para poder "vender sus productos" en el  mundo y no "depender de los mercados" internacionales.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

A primera hora de la mañana, en la primera cita de la cumbre, celebrada entre empresarios y políticos de los dos países, el ministro de Economía español, Luis de Guindos, ha insistido en el mensaje lanzado desde La Moncloa y ha recordado que “España está haciendo ahora lo que Alemania hizo hace 10 años”, en alusión a las reformas impulsadas por el socialdemócrata Gerhard Schröder. De Guindos ha manifestado además que el Gobierno español ha llevado a cabo un ajuste sin igual en la OCDE, cuyos frutos se verán a medio plazo.

El secretario general del PSOE, Alfredo Pérez Rubalcaba, ha aprovechado la reunión bilateral para viajar a Bruselas y reunirse con el presidente del Parlamento Europeo, Martin Schulz. El líder de los socialistas ha pedido el apoyo del BCE y ha afirmado que el "rescate", sea duro o blando, "no puede implicar más sufrimiento" para los ciudadanos españoles, en referencia a la aprobación de nuevos recortes.

En paralelo a la cumbre bilateral, el Tesoro español ha captado hoy 3.500 millones de euros en la primera subasta de bonos del Estado después del parón estival. El organismo dependiente del Ministerio de Economía ha vuelto a los mercados cumpliendo los objetivos que se había marcado, que oscilaban entre los 2.500 y los 3.500 millones de euros. Además, ha colocado la deuda a intereses más bajos que en anteriores ocasiones, llegando a pagar entre un 22% y un 38% menos.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS