Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un municipio coló a Hacienda como aval un cultivo de droga

“Los primeros sorprendidos fuimos nosotros”, dice el alcalde

Imagen de Rasquera (Tarragona).
Imagen de Rasquera (Tarragona).

El Ayuntamiento de Rasquera (Tarragona), uno de los más endeudados de Cataluña, solicitó al Ministerio de Hacienda el plan de pago a proveedores para poder hacer frente a las facturas pendientes. Hacienda aprobó el crédito al municipio tarraconense, aunque este incluyó como garantía principal para poder devolver el dinero unos ingresos envueltos en polémica: los obtenidos con el cultivo de marihuana a gran escala que impulsa el Ayuntamiento junto a un club de fumadores privado, la Asociación Barcelonesa Cannábica de Autoconsumo, con 5.000 socios.

El Consistorio dio a conocer el plan de ajuste el pasado 30 de marzo durante una sesión plenaria. Presentó certificaciones de facturas pendientes de pago por un importe de 755.162 euros, de los cuales 221.384 los deben diferentes órganos de la Administración. Una cifra menor, de 68.905 euros, estaba en trámite para ser abonada.

El Consistorio detalló las principales medidas previstas “para poder cumplir con la capacidad de retorno de la operación”. En ellas figura destinar a pagar el préstamo los 51.000 euros de las subvenciones otorgadas por la Diputación de Tarragona hasta el 2022, así como el incremento de ingresos por impuestos sobre las construcciones urbanas en zonas rústicas, de unos 60.000 euros a partir del próximo año, según las previsiones del Ayuntamiento.

Pero estas cantidades son mínimas para poder hacer frente al crédito pedido, con lo que Rasquera incluyó en el plan de ajuste presentado a Hacienda entregar 600.000 euros de las ganancias de las plantaciones de marihuana, dinero que estima conseguir en un tiempo récord: solo dos años.

El Ayuntamiento evitó identificar explícitamente el origen de estos ingresos: “Para conseguir el equilibrio financiero también se prevé destinar a estas medidas de saneamiento un porcentaje de unos 600.000 euros que aportaría la empresa pública RRICA durante 2012, 2013 y 2014 en función del volumen de actividades que gestione en el ámbito de la gestión de las actividades que se deriven del Plan Anticrisis 2012”, anunció el Consistorio. La empresa pública a la que se refiere se creó hace unos meses, y aunque sus siglas sean RRICA su nombre completo es Rasquerana de Recerca i Interpretació de la varietat vegetal Cànnabis Sativa L.

El pleno del Ayuntamiento de Rasquera, localidad con 962 habitantes y que declaró inicialmente una deuda de 1,1 millones, aprobó con los votos de ERC (cuatro) y el rechazo de la oposición (tres concejales de CiU), plantar cannabis para obtener ingresos contra la crisis. El Juzgado Contencioso-Administrativo número 1 de Tarragona ha admitido ya un recurso de la Abogacía del Estado contra esa decisión municipal.

El pasado 30 de abril, el Ayuntamiento recibió el informe favorable del Ministerio de Hacienda sobre el plan de ajuste. En total, el Gobierno aprobó un crédito de 740.626 euros. “Los primeros sorprendidos fuimos nosotros”, declara el alcalde de Rasquera, Bernat Pellisa (ERC).