Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Gobierno usa la apisonadora de su mayoría para rechazar 3.100 enmiendas

El PP solo ha incorporado tres mínimos cambios de 3.100 propuestas

Diputados del PP aplauden a Montoro tras la aprobación de los Presupuestos. Ampliar foto
Diputados del PP aplauden a Montoro tras la aprobación de los Presupuestos.

El Gobierno, a través del ministro de Hacienda y Administraciones Públicas, Cristóbal Montoro, se jactó ayer de haber aprobado los Presupuestos para 2012 sin incorporar ni una sola enmienda de los demás grupos parlamentarios.

“Era importante que las cuentas publicas no sufrieran modificaciones, habida cuenta que en su gran mayoría no iban orientadas hacia el rigor que necesitan estos Presupuestos”, aseguró Montoro a la salida del Congreso, mientras que en el resto de grupos había cierta perplejidad porque el Gobierno no ha hecho ni el más mínimo intento de acercamiento o cesión.

No hay precedentes recientes, ni siquiera en la legislatura de la mayoría absoluta de José María Aznar. Porque es tradición que los grupos mayoritarios, incluso cuando tenían mayoría suficiente para sacar adelante los Presupuestos, hicieran mínimas concesiones en forma de enmiendas al proyecto presentado por el Gobierno. Pero esta vez, como un frontón, el PP ha ido rechazando las 3.100 enmiendas de todos los demás grupos parlamentarios y solo ha aceptado tres: dos de corrección de errores y una para dar beneficios fiscales para la conmemoración del centenario de las Navas de Tolosa. Porque, por ejemplo, se confundían localidades y la de los beneficios fiscales porque la proponía UPN, cuyo diputado vota con el Gobierno en asuntos económicos.

Los Presupuestos para 2012 han salido del Congreso, después del trámite en comisión y del debate durante tres días, con el pleno que finalizó el martes de madrugada y que concluyó ayer. Solo se han incluido las enmiendas del PP, sin gesto alguno ni siquiera para grupos como CiU con los que se negocia el apoyo a otras iniciativas, como la reforma laboral que saldrá hoy de la Cámara con cambios pactados entre el PP y los nacionalistas catalanes.

Las cuentas irán ahora al Senado, donde el Gobierno intenta no incluir cambios, precisamente para que no vuelvan al Congreso y agilizar así su entrada en vigor.

El pleno, con los votos de PP, PSOE, CiU, CC-NC, UPN y Foro, aprobó la partida de la Casa del Rey para 2012, que PNV, ERC, UPyD, Izquierda Plural (IU-ICV-CHA), BNG, Geroa Bai y Amaiur querían rebajar. El PP se negó a recortar los 8,26 millones de euros para La Zarzuela, porque es la Jefatura de Estado “más barata” de Europa.