Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Rubalcaba-Rajoy, llamada en espera

El secretario general del PSOE acusa al Gobierno de "hacer partidismo" con el déficit

El líder de la oposición admite fallos en la gestión del Banco de España

El jefe de los socialistas afirma que no tiene el móvil de Rajoy, pero que no es un inconveniente

Rubalcaba habla por el móvil en el Congreso de los Diputados.

En España, el presidente del Gobierno y el líder de la oposición no tienen los números de móvil el uno del otro, según dijo ayer el segundo, Alfredo Pérez Rubalcaba, quitándole importancia, durante una entrevista en la cadena SER. Por eso Rubalcaba, que había anunciado la víspera que llamaría al presidente Mariano Rajoy para ofrecerle llevar un mensaje conjunto a Europa, lo hizo siguiendo los cauces oficiales: a primera hora de la mañana el gabinete del secretario general del PSOE telefoneó a La Moncloa y dejó el recado. Fuentes del Gobierno confirmaron que lo habían recibido y que Rajoy —que estaba en Chicago— contestaría en cuanto pudiera. Será hoy mismo, según confirmó después el presidente. Ambos dirigentes vuelan mañana a Bruselas: Rubalcaba, a una reunión de los socialistas europeos; Rajoy, a la cumbre informal de la UE. El PSOE quiere que lleven una posición única, algo que ahora mismo no existe.

Rubalcaba recordó ayer cuál será su propuesta para incluir en esa posición común, si se produce: defensa de la capacidad de España para salir sola de la crisis, sin intervención ni tutela exterior —“tenemos capacidad de hacerlo solos y creo que tenemos que hacerlo solos”, afirmó— y petición de que se aplace el calendario de reducción del déficit (que ahora tiene un ultimátum en 2013 y exige, por tanto, enormes sacrificios concentrados en este año y el próximo). El PSOE también es partidario de la creación de los eurobonos (deuda avalada por la UE) y de reclamar un cambio de rumbo económico en Europa para combinar austeridad y ajustes con gasto público.

Es improbable que PP y PSOE puedan consensuar todo eso. Primero, porque Rajoy ha insistido en los últimos días en la tesis de la austeridad a rajatabla, sin más gasto público; y segundo, porque el PP recuerda que en el centro del mensaje que hay que llevar a Europa debe estar la reivindicación de las reformas y medidas de ajuste que el Gobierno lleva aprobando cinco meses, y esas medidas —la reforma laboral, los recortes en sanidad y educación, la amnistía fiscal— el PSOE se niega a respaldarlas.

Aun así, los socialistas sostienen que no hay por qué descartar un acuerdo sobre algo, y ayer estaban a la espera de que Rajoy devolviese la llamada. El presidente, aún en Chicago, marcó los límites a última hora de la tarde, subrayando que él está “dispuesto a hablar” con quien se lo pida, pero que en la cumbre de la UE “no se va a hablar de eurobonos ni de calendario”, sino precisamente “de las políticas que están haciendo los países”. Es decir, que él irá a defender sus medidas. Y arremetiendo contra el PSOE por pedir desde la oposición “lo contrario que pedía en el Gobierno” (eurobonos, aplazamiento del calendario de déficit). Desde el PSOE no se dieron por aludidos: replicaron que Rubalcaba lleva ya ocho meses pidiendo esas medidas y celebraron que Rajoy “haya aceptado la conversación”.

Durante la entrevista en la cadena SER, Rubalcaba habló también de la crisis de Bankia y de la hipotética responsabilidad del Banco de España. El organismo supervisor ha cometido “fallos”, dijo el socialista; pero hay que defenderlo. “Todos los bancos centrales en Europa han tenido fallos; eso no quiere decir que te cargues el Banco de España”, protestó. Y se mostró contrario a que la auditoría a los bancos españoles la hagan empresas privadas, porque existe el riesgo de que estas rebajen el valor de los activos para que otras entidades “amigas” los compren.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >