Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Baleares cierra dos hospitales y reducirá más de 2.000 empleos públicos

El Gobierno presenta un "plan para el equilibrio económico" que supone 350 millones de ajuste en el Presupuesto de 2012

Baleares cierra dos hospitales y reducirá más de 2.000 empleos públicos Ampliar foto

El Gobierno de Baleares de José Ramón Bauzá, del PP, que goza de amplia mayoría absoluta, anunció este lunes el plan de recortes, ajustes y cierres titulado “plan para el equilibrio económico”, cuyo objetivo es reducir en casi un 10% el presupuesto, con una rebaja de casi 350 millones de euros. Es el segundo que presenta desde su llegado al poder hace diez meses.

El plan prevé el cierre de dos hospitales secundarios de Mallorca, la ampliación de la jornada laboral de los funcionarios, la venta de bienes del patrimonio público (desde la sede del Inquisidor en Palma hasta los nichos de un cementerio). Además, se anticipa la entrada de capital privado en la radiotelevisión autonómica IB3 y la anulación del Consejo Económico y Social y del Consejo de la Juventud. La limitación de personal se extenderá a la Sindicatura de Cuentas.

Con la reducción de interinos y la extinción de contratados temporales en empresas públicas y la no cobertura de jubilaciones, las plantillas autonómicas se reducen en más de 2.000 personas. El Gobierno es renuente a dar cifras concretas; habla de 1.000 interinos no renovados en Educación. Por la tarde, el Gobierno recibió el plantón de los sindicatos progresistas (UGT, CC OO y el STEI) de la Enseñanza, que hicieron sus cuentas: entre 800 y 1.000 docentes interinos dejarán de trabajar mientras que en Sanidad se habla de 2.000 personas "a la calle", según UGT.

Las medidas del "plan para el equilibrio económico", según el presidente autonómico, José Ramón Bauzá, aseguran “por completo” que Baleares “no puede ser intervenida”. Bauzá ha lanzado mensajes políticos sobre “compromisos con nosotros mismos” para tener “las riendas del futuro” bajo el concepto del “ahorro y la estimulación directa de la economía”. El relato de los ajustes y recortes económicos lo ofreció el vicepresidente José Ignacio Aguiló.

Los hospitales tradicionales, de raíz benéfica y popular, son el Juan March (antiguo Caubet) y el General (antiguo provincial), que fue el hospital medieval. Están en Palma y en sus alrededores y se dedican a la atención sociosanitaria. Los pacientes serán transferidos a las clínicas privadas benéficas de Sant Joan de Déu y de la Cruz Roja en Palma. Las plantillas de los centros que se clausuran suman unos 600 profesionales, de los que más de 100 no son fijos. El personal será integrado en la red sanitaria o sometido a procesos de rescisión de contratos en el caso de interinos o sustitutos.

“Un interino, al firmar el contrato, sabe que puede continuar o no al terminar el plazo”, dijo el vicepresidente Aguiló para no cuantificar el número de despedidos cesados.

En Sanidad, Baleares recortará también los horarios de los centros de salud y se reducirán los días de descanso del personal después de guardias. Se cobrará a los empleados y al público por aparcar en el hospital de referencia de Son Espases en Palma. Son Espases se abre a una explotación privada, parcial, por arrendamiento, de algunos espacios vacantes del complejo, quirófanos o áreas hospitalarias.

Los trabajadores públicos ampliarán su jornada laboral de 35 a 37,5 horas semanales, algunos de sus complementos salariales quedarán recortados o suspendidos y se anulará la contratación de interinos. En el conjunto del funcionariado autonómico, se suspenderá la prolongación del servicio activo cuando se alcanza la edad de jubilación, se fomentarán las excedencias, se reducirán los días libres por asuntos propios y se recortarán al máximo las horas extra.

Los sueldos de los altos cargos de empresas públicas se limitarán y estarán ligados al cumplimiento de objetivos. Se creará una central de compras y los departamentos del Gobierno recortarán otros 74,1 millones de sus gastos corrientes.

En Educación no se cubrirán las bajas de profesores que se prolonguen menos de un mes, se suprimirá los complementos salariales de productividad, tutoría y jefatura de departamento en los centros y se anularán las ayudas individuales y a asociaciones, premios y subvenciones. Además de aumentarse la jornada laboral en un 7%, se incrementarán las horas lectivas en secundaria y no se contratará a nuevos docentes.

Las medidas de ajuste suman un ahorro de 263,6 millones de euros a los que el Gobierno de Bauzá quiere añadir otros 84,2 millones por la vía del incremento de ingresos. Es decir, con impuestos y tasas: el céntimo sanitario (0,48 euros por litro de gasolina), que comienza a aplicarse mañana, o la citada venta de inmuebles públicos y la privatización parcial de IB3. El incremento del impuesto de transmisiones patrimoniales ya fue anunciado semanas atrás.

"Nos hemos aplicado en contener la maraña de deudas", ha dicho Bauzà, que ha anunciado que las medidas de ahorro e incremento de ingresos se completarán con otras de impulso de la economía, destinadas a "crear marco el adecuado para promover un crecimiento económico sostenible".

Más información