Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Gobierno y el PSOE se acusan de engañarse y mentirse sobre el déficit

El ministro de Hacienda asegura que obligará a las autonomías a cumplir el compromiso

Montoro defiende que no se aumente el déficit bajo ningún concepto

Un cruce de acusaciones sobre el dato del déficit de 2011. La esencia del debate parlamentario dedicado a los Presupuestos Generales del Estado ha girado en torno a esa cifra, el 8,5%, que el actual Gobierno asegura haber desconocido hasta llegar a La Moncloa y que según la oposición no se ocultó en ningún momento.

Primero ha sido el ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, que esta mañana ha vuelto a responsabilizar al Ejecutivo de José Luis Rodríguez Zapatero de la crisis económica, de la recesión que atraviesa España y hasta de "engañar" con las cifras del déficit. Aunque también ha acusado al PSOE de haber "anticipado las elecciones para no hacer los Presupuestos Generales del Estado".

El secretario general del PSOE, Alfredo Pérez Rubalcaba, ha empleado la misma palabra, "engaño", con el objetivo contrario. Esto es, para definir la actitud del equipo económico de Mariano Rajoy. El líder del principal partido de la oposición ha acusado al titular de Hacienda de "engañar" a los electores y a la Cámara baja, porque "conocía el dato del déficit" del anterior Gobierno. "Deberían haber explicado la razón de nuestro déficit pero no lo hicieron", ha afirmado Rubalcaba."Usted ha hablado de engaño y ustedes sabían los datos del déficit desde que llegaron al Gobierno, nadie les engañó", ha agregado.

El dirigente socialista ha hilado una intervención centrada en los recortes en sanidad y educación, a los que apenas se ha referido Montoro porque no están incluidos en los Presupuestos, y ha calificado de "xenófobo" el ajuste en el Sistema Nacional de Salud, en alusión a la medida por la que se retirará la tarjeta sanitaria a unos 150.000 inmigrantes no regularizados. 

En su réplica, el ministro de Hacienda ha afeado a Rubalcaba que hable de oposición responsable mientras su número dos, Elena Valenciano, anima a gente a salir a la calle.  "Usted se ha subido a la tribuna a sembrar desconfianza", le ha reprochado también al líder de la oposición, antes de utilizar la desviación del déficit contra Rubalcaba: "Se confunde, el que lo sabía era usted", le ha espetado, y ha aprovechado para anunciar que el déficit del primer trimestre de este año está en línea con los objetivos: lo ha cifrado en el 0,83%. El ministro ha apelado, de nuevo, a la herencia. "Han llevado a este país al limite desde 2010. Nos dejaron un país cuestionado, ese crédito es lo que tenemos que recuperar", ha afirmado desde la tribuna Montoro, que ha vuelto a hacer referencia a los números de Andalucía, ante el alboroto de la Cámara.

En su intervención de esta mañana, tras asegurar que España cumplirá y que no alcanzar las líneas rojas marcadas por Bruselas no es una opción que baraje el Gobierno bajo ningún concepto, porque es una prioridad para "desatascar la situación" y "no hay otro camino", Montoro había desvelado "dudas sobre la viabilidad financiera de las comunidades autónomas y las Corporaciones Locales". Pero sobre todo ha sido muy tajante con las Administraciones regionales, a las que ha avisado de que, si incumplen el déficit, el Ejecutivo no dudará en ejercer sus facultades "de prevenir, supervisar, penalizar e intervenir a las comunidades que no puedan cumplir por sí mismas los objetivos de déficit".

Y lo ha justificado así: "Estado somos todos". A lo que ha agregado: "No se pueden producir quiebras parciales dentro del Estado, no es posible ni admisible porque de esas otras Administraciones dependen los servicios públicos esenciales". Pero ha tenido también buen cuidado en recordar que el Gobierno no cuestiona en ningún momento el Estado de las autonomías.

El mensaje iba dirigido, principalmente, a los nacionalistas catalanes, con los que el Gobierno ha negociado hasta el final el apoyo a los Presupuestos. Si bien en su intervención de la tarde Montoro ha suavizado el tono, el portavoz de CiU, Josep Antoni Duran Lleida, ha afeado al ministro que le pidiese la retirada de la enmienda. "¿Qué razones me da para que retire la enmienda a la totalidad que no sea la apelación retórica de la responsabilidad?", ha preguntado.

Montoro ha anunciado, además, que en la primera quincena de mayo se reunirá el Consejo de Política Fiscal y Financiera, que reúne a las autonomías y que estas deberán presentar en ese cónclave sus planes de austeridad. "Estamos haciendo que dispongan de los recursos necesarios para que lleven adelante servicios públicos básicos", ha explicado Montoro sobre las ayudas que se están prestando a las regiones. "Y estamos haciendo una política de anticipos y hemos aplazado las devoluciones negativas". Pero, sobre todo, ha responsabilizado a las comunidades autónomas de las futuras cifras de déficit que pueda presentar el país. "Es importante y obligado garantizar que las comunidades y Ayuntamientos van a cumplir el objetivo de déficit público", ha insistido.

Además, el ministro ha argumentado que, para las medidas que está tomando el Ejecutivo, el PP cuenta con "un mandato claro" de la sociedad, de la que ha recibido un "respaldo mayoritario". El ministro ha agregado que no hay "atajos" en la salida de la crisis y pasa por reducir el déficit público. De ahí que haya insistido en que el Gobierno buscará equilibrar las cuentas y no aumentará el déficit bajo ningún concepto.

Pese a la dificultad de cumplir con los objetivos de déficit —alcanzar el 5,3% este año— impuestos por Bruselas, Montoro se ha comprometido a hacerlo: "En 2013, España habrá eliminado el déficit estructural y estaremos garantizando los servicios públicos de los ciudadanos". Después, ha comenzado a detallar lo que no se ha tocado en los ajustes —ha hablado de las pensiones, las prestaciones de desempleo o el sueldo de los funcionarios—, pero se ha parado menos en las áreas que sí se han tocado, como educación o sanidad. "Hemos hecho una selección", ha asegurado.

Las únicas pinceladas de optimismo las ha ofrecido Montoro al final de su intervención, cuando ha asegurado que "España es capaz de darle la vuelta a una situación como esta". 

"La situación es muy difícil y complicada"

Pocos minutos antes de la intervención de Montoro se ha producido una de las escasas declaraciones públicas del presidente, Mariano Rajoy, en los pasillos del Congreso. "La situación es muy difícil y complicada", ha sido el diagnóstico del presidente. "El Gobierno está tomando decisiones complicadas en estos presupuestos", ha defendido. "Espero que salgamos".

El PP enfrenta en solitario la defensa de los Presupuestos Generales del Estado para los próximos ocho meses en el pleno del Congreso, que se está celebrando desde este mediodía y hasta el jueves. Son las primeras cuentas que presenta el Gobierno de Mariano Rajoy a la Cámara y también las más restrictivas. Por eso, todos los grupos parlamentarios, PSOE, CiU, PNV, Izquierda Plural, UPyD, ERC, BNG, CC y Amaiur han presentado enmiendas a la totalidad para pedir la devolución del proyecto de ley al Gobierno.

Aunque el PP cuenta con mayoría suficiente en el Congreso para aprobar los Presupuestos, políticamente necesita el respaldo de, al menos, otro grupo y por eso trabaja contrarreloj para conseguir que CiU retire a última hora la enmienda que ha planteado. Los nacionalistas catalanes han apoyado hasta ahora las medidas más polémicas de Rajoy: la subida de impuestos, la reforma laboral y hasta la amnistía fiscal. A cambio, el PP catalán ha respaldado los Presupuestos de CiU en Cataluña y toda una serie de medidas impopulares. Pero el idilio ha tocado fondo con las cuentas, porque no incluyen las inversiones recogidas en el Estatuto catalán. Las negociaciones parecen estancadas.

El resto de partidos, especialmente los de la izquierda que encabeza el PSOE, cuestionan que los presupuestos hayan hecho bandera de los recortes, sin una sola medida de estímulo que invite a la recuperación de la economía española, ya en plena recesión. Y, sobre todo, critican que los Presupuestos que ahora se debaten han quedado obsoletos ya antes de ser aprobados, porque el Gobierno presentó el pasado viernes nuevos recortes, especialmente en materia de Educación y Sanidad.