González: “Me preocupa la falta de orientación de Gobierno y oposición”

El expresidente aboga por un acuerdo global en pro del Estado de bienestar "No habrá rescate a España y si lo hay se acaba el euro. Y punto"

El expresidente del Gobierno Felipe González durante su intervención.
El expresidente del Gobierno Felipe González durante su intervención. ÁNGEL DÍAZ (EFE)

No había dado señales de vida desde que el pasado 23 de marzo vaticinó en el mitin de cierre de campaña en Sevilla que su partido resistiría en su tierra a la “trituradora del conservadurismo”. Tras esa contribución de militancia socialista “pura y dura”, como le gusta decir, Felipe González reapareció este miércoles en Madrid, donde volvió a ejercer la libertad de cátedra tan necesaria en los tiempos que corren. En la presentación del Informe 2011 sobre la Democracia de la Fundación Alternativas no se anduvo con remilgos: “Me preocupa la falta de orientación del Gobierno y la oposición”.

Habló más del Gobierno, que para eso tiene mayoría absoluta y la ejerce como tal, que de la oposición. Y adelantó lo que se percibe de forma cada vez más clara tras los más de 100 días de Gobierno de Rajoy: “Se dijo antes de las elecciones que el PP tenía un programa oculto. Sería menos preocupante que la falta de orientación y previsión que está demostrando el Ejecutivo”.

González está convencido de que el silencio de Rajoy —tras dos semanas lo rompió este miércoles ante su grupo parlamentario— es consecuencia de la ausencia de ideas claras en el Gobierno para enfocar la salida de la crisis. Unas horas antes, durante una conferencia organizada por la Universidad Autónoma de Madrid y la Universidad de la Rioja, describió a Rajoy como un galgo que corre detrás de una liebre eléctrica —las exigencias de Bruselas y de los mercados— y vaticinó: “Nos pondrán un poquito más cerca la liebre para que los galgos sigan corriendo”.

El expresidente está convencido de que no habrá rescate a España. Lo argumentó: “No habrá rescate y si lo hay se acaba el euro y hay que rescatar a toda Europa. Y punto”.

No habrá rescate a España, y si lo hay se acaba el euro. Y punto”

La intervención de González fue un soplo de aire fresco para una audiencia mayoritariamente de izquierdas. La salida de la crisis pasa por un cambio de rumbo en la política europea. Apostó por la victoria de Hollande en Francia frente a Sarkozy en las próximas elecciones presidenciales: “Quiero un presidente de Francia que sea capaz de decirle no a Merkel cuando hay que decirle que no”. Y a lo primero que hay que decirle que no es a que tenga que cumplirse el objetivo de déficit del 3% en 2013, porque es mortal para el crecimiento y el empleo en España.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Su apoyo a la flexibilidad en el cumplimiento del objetivo de déficit es compatible con una defensa de la estabilidad presupuestaria. Por ello abogó por un pacto de Estado entre los principales partidos españoles, los sindicatos y empresarios para acordar el proceso de reformas sin deshacer el Estado de bienestar.

Aunque no lo dijo expresamente, dio a entender que el PSOE tiene que resaltar más su perfil en ese cometido. La autocrítica por la izquierda se extendió al 15-M: “Los chavales tenían razón en salir a la calle. Pero cometieron un error. En vez de centrarse en dos o tres prioridades escribieron una extensa carta a los Reyes Magos”. La intervención de González fue de puro sentido común. Pero es aire fresco en los tiempos que corren.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS