Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Baleares sube impuestos y grava la gasolina más cara de España

Para cumplir con el déficit, las arcas del Gobierno de Bauzá han de sumar otros 400 millones

El presidente del Govern, José Ramón Bauzá. Ampliar foto
El presidente del Govern, José Ramón Bauzá. EFE

Baleares ha entrado hoy en el camino de las comunidades que han optado por subir tasas e impuestos en su tramo autonómico: en carburantes, vehículos más contaminantes y compraventas de inmuebles de más de 300.000 euros. Se trata de generar nuevos fondos para mitigar el déficit público, que ronda el 4% y debe de situarse en el 1,5% del PIB regional que fijó el Gobierno central.

El céntimo sanitario, un aumento de 4,8 céntimos por litro de gasolina y gasóleo, servirá para recaudar 37 millones de euros en 2012, mientras que el incremento del impuesto de transmisiones generará unos 22 millones. El ajuste en las cuentas insulares obliga a recortar 400 millones de euros en 2012, y con esas primeras medidas y otras de menor impacto solo se recaudan 65 millones.

En las próximas semanas el Gobierno balear, del PP, deberá anunciar otro tijeretazo en el sector público, con reducciones de partidas en Sanidad y Educación, y previsiblemente con nuevas medidas fiscales de tipo medioambiental. Estudia rescatar el impuesto sobre grandes infraestructuras de empresas de energía y transporte que impactan en el entorno, que aprobó un antiguo Gobierno balear del PP y que derribaron los tribunales, que exigieron cambios en su definición y aplicación antes de imponerlo.

“No había más remedio”. El presidente de Baleares, José Ramón Bauzá, anticipó el incremento de impuestos tras reunirse el jueves pasado en Palma con Mariano Rajoy.

Esas primeras medidas de mayor presión tributaria en Baleares suponen dos incumplimientos del programa del PP y del discurso de Bauzá contra la política de la izquierda, que ya la ha descalificado. El presidente balear evitó asumir ante la opinión pública el coste del anuncio. Delegó en el vicepresidente económico, José Ignacio Aguiló, quien dijo que habían buscado actuar sobre figuras caracterizadas por “su neutralidad” sobre la actividad económica.

Aguiló entiende que el céntimo sanitario “se trasladará muy poco a los consumidores”. La gasolina más cara de España —la de las islas, por el sobrecoste de transporte— aún subirá los citados 4,8 céntimos por litro. Los transportistas y taxistas quedan exentos. Otra de las nuevas cargas, con una recaudación mucho menor, de unos 700.000 euros, es la tasa progresiva sobre emisiones altas en C02 de vehículos especiales: hasta el 16% suben los impuestos para todoterrenos, quads, motos náuticas o caravanas.

Con un objetivo declarado de “descongestionar la sanidad pública e incentivar el sector privado”, el Ejecutivo de Baleares invita a contratar un seguro médico a los mayores de 65 años, familias numerosas y personas con discapacidades superiores al 65%. A quienes en estas circunstancias opten por las pólizas del sector privado de la sanidad “se les aplicará una deducción íntegra del 15% de los gastos por esa contratación” en la declaración del IRPF, en su tramo autonómico.

José Ramón Bauzá intervino ante la dirección del grupo parlamentario del PPE del Parlamento Europeo, reunida en Palma, para asegurar que se ha de ser “inflexible” y actuar “con radicalidad contra la corrupción”. El líder del PP balear, que ha rechazado tener en sus listas y en su Gobierno a imputados, advirtió: “Una persona corrupta nunca es de los nuestros”.