SESIÓN DE CONTROL

Rajoy insiste: el objetivo es el empleo, y la reducción del déficit el instrumento

El presidente y Rubalcaba escenifican el desacuerdo por la Ley de Estabilidad "Es difícil imaginar un punto de partida peor", se justifica Rajoy El jefe del Gobierno admite que en 2012 empeorarán las cifras del paro

Mariano Rajoy ha enfatizado esta mañana ante el pleno del Congreso que el proyecto de ley de Estabilidad Presupuestaria, remitido por el Consejo de Ministros al Consejo de Estado, cumple “escrupulosamente el pacto constitucional [alcanzado] con el partido socialista”, al fijar el equilibrio presupuestario como objetivo de las Administraciones públicas.

El presidente ha respondido a las críticas del PSOE, que acusa al Gobierno de haber colado de rondón el objetivo del déficit cero que defienden los sectores neoliberales, ya que el proyecto solo permite el 0,4% de déficit estructural en situaciones excepcionales o como consecuencia de reformas estructurales, pero no para financiar políticas sociales. La reforma exprés de la Constitución pactada por PP y PSOE en agosto pasado no incluyó un objetivo concreto de déficit y se limitó a remitirse al fijado por la UE, que ha situado en el 0,5% del PIB el déficit estructural.

Cara a cara entre Santamaría y Alonso

"Este Gobierno ha empezado en siete semanas lo que ustedes no hecho ni se han atrevido a empezar en siete años". La intervención de la vicepresidenta del Gabinete de Rajoy, Soraya Sáenz de Santamaría, tan solo ha durado unos segundos, aunque no por eso ha sido menos contundente.

Antonio Alonso le había formulado antes su última pregunta en calidad de portavoz del PSOE en el Congreso. Una pregunta directa y sencilla: ¿cree la vicepresidenta que está haciendo bien su tarea de Gobierno? Santamaría ha respondido que es difícil hacerlo con cinco millones de parados y ha agregado que "es insólito" que lo pregunte alguien que fue parte del Gobierno que los dejó.

En su primera comparecencia ante el Congreso desde su investidura como presidente del Gobierno, en diciembre pasado, Rajoy ha aprovechado para pintar con tintes sombríos la herencia recibida del anterior Gobierno y defender las medidas adoptadas en el mes largo que lleva en el poder. "El objetivo prioritario es crecer y crear empleo, todo lo demás es instrumental`, ha asegurado en la réplica del presidente en referencia a la reducción del déficit antes de destacar que "solo la austeridad no es suficiente". Rajoy ha contestado conjuntamente a todos los portavoces y ha asegurado que él no hablará de "brotes verdes", porque "hay que decir la verdad: este año va a ser malo".

“Es difícil imaginar un punto de partida peor para esta legislatura”, ha subrayado, tras presentar una cascada de datos negativos de la economía española que, en su opinión, son “consecuencia de los excesos y desequilibrios acumulados en los últimos años”. Incluso ha minimizado la reducción del desequilibrio comercial y del diferencial de inflación con Europa, al achacarlas a la debilidad de la demanda interna.

El presidente ha calificado de “situación crítica” la tasa de desempleo en España, del 22,9%, sin precedentes desde 1996, y ha admitido que, “por desgracia, estas cifras no van a mejorar en el corto plazo. Es más, durante 2012, empeorarán”. Aunque ha reconocido que “culpar a la regulación laboral” del problema del paro “sería un profundo error”, ha añadido que “no es menos cierto que necesita una profunda reforma”.

El PSOE sobre la ley del aborto: "Una contrarreforma peligrosa"

El proceso de contrarreformas que está poniendo en marcha el Gobierno ha centrado las primeras preguntas de la primera sesión de control a la gestión de Mariano Rajoy. La socialista Carmen Montón ha preguntado al ministro de Justicia, Alberto Ruiz-Gallardón, por qué quiere "retroceder" 30 años en la ley de salud sexual y reproductiva. El exalcalde de Madrid ha contestado que "no se va a retroceder sino adecuar el conflicto de derechos entre el nasciturus y la mujer a la doctrina del Tribunal Constitucional".

Montón ha asegurado que su grupo se opondrá a la "contrarreforma peligrosa y retrógrada". Gallardón ha rebatido preguntando si es peligroso el Constitucional o el Gobierno socialista que creó la norma en 1985. El ministro ha vuelto a reiterar que ninguna mujer irá en la cárcel por abortar.

Pese a ello, no ha dado pistas sobre el alcance de la reforma laboral que aprobará el próximo viernes el Gobierno y se ha limitado a señalar que su objetivo es que “sea amplia y profunda, a la vez que equilibrada, y sobre todo útil”. Se trata, ha agregado, de “avanzar en flexibilidad, movilidad y capacidad y adaptación a las circunstancias económicas; y de reducir la dualidad del mercado de trabajo y mejorar la formación, como formas de promover el empleo juvenil”.

Rajoy ha atribuido el éxito de las subastas de deuda pública en enero a que “un Gobierno que actúa sin vacilaciones en más fiable”. A su juicio, recortes fiscales y reformas estructurales son “la mejor tarjeta de visita [del nuevo Ejecutivo] ante la Unión Europea”, a la que solo ha reclamado “que haya financiación para aquellos países que estén cumpliendo con los programas de ajuste acordados”. Esto pasa por poner en marcha el nuevo mecanismo de estabilidad y permitir que el Banco Central Europeo siga comprando deuda soberana de los países del euro. No ha dicho, sin embargo, una palabra sobre la necesidad de revisar el objetivo de déficit para este año, fijado en el 4,4% antes de que el del año pasado se disparase del 6% al 8%, aunque ha subrayado que “la consolidación fiscal sola no sirve para relanzar la economía y crear empleo. Es condición necesaria, pero no suficiente”.

Más información
El PSOE amenaza con no votar la Ley de Estabilidad por el déficit cero
El Gobierno debate la reforma laboral dividido y busca el voto de CiU
El PSOE se prepara para hacer una oposición “dura” sin “revancha”

El estreno de Rubalcaba

El flamante secretario general del PSOE, Alfredo Pérez Rubalcaba, ha rechazado que la Ley de Estabilidad cumpla el pacto que se plasmó en la reciente reforma de la Constitución y ha advertido a Rajoy que, si no se modifica, no tendrá el apoyo del principal partido de la oposición. Rubalcaba ha instado al presidente a aprobar cuando antes los presupuestos de 2012, tal como ha hecho la Comisión Europea, y ha subrayado la “sospechosa coincidencia” entre la fecha de las elecciones andaluzas, el 25 de marzo, y la que ha dado el Gobierno para aprobar las cuentas públicas de este año: cinco días después. También ha pedido a Rajoy que reclame en la UE que “se modere la velocidad de ajuste” del déficit, ya que empeñarse en mantener el objetivo del 4,4% del PIB para este año “llevará a una recesión imposible de soportar”.

Alfredo Pérez Rubalcaba.
Alfredo Pérez Rubalcaba.Emilio Naranjo (EFE)

El tono de Rubalcaba ha sido correcto, pero el fondo duro y exigente. En su primer debate con Rajoy como líder de la oposición, ha señalado que la presentación de los Presupuestos será una prueba de confianza. “Si no lo hace es por las elecciones andaluzas: usted sabe lo que va a hacer pero no quiere que los ciudadanos lo sepan”, ha acusado al jefe del Ejecutivo. También en su discurso Rubalcaba ha tenido parte de defensa propia, es decir del Gobierno al que perteneció, en réplica a Rajoy, que ha justificado la subida de impuestos por la desviación del déficit que dejó el Gobierno socialista y que desconocía. “Es falso que esa subida se haya producido por la desviación del déficit”, ha aventurado Rubalcaba en su creencia de que en cualquier caso los iba a subir a pesar de que nada de eso dijo en su debate de investidura.

La confidencia del presidente del Gobierno en la cumbre europea sobre que la reforma laboral que tenía prevista iba a costarle una huelga general, salió por supuesto en la intervención de Rubalcaba. “Le pido la misma franqueza con los españoles que la que tuvo con los primeros ministros de Holanda y Finlandia”, ha dicho en referencia a los interlocutores que escucharon su previsión.

Como ya adelantó ayer el portavoz de Economía socialista. Valeriano Gómez, si el Gobierno no respeta en la futura Ley de Estabilidad el pacto entre PP y PSOE al que llegaron para la reforma de la Constitución, los socialistas votarán en contra. Mucho más si el Ejecutivo pretende que la ley orgánica que desarrolla ese pacto constitucional establezca que España se compromete al déficit cero en sus cuentas públicas; más lejos de lo que tiene Alemania que sitúa el límite en un 0,4%. Rubalcaba, en la línea de lo que lleva insistiendo desde la campaña electoral de noviembre, ha abundado en la necesidad de que Europa, y desde luego España, modere la pretensión de mero ajuste porque ese camino solo conduce a la recesión.

Tras la intervención del líder socialista, el turno de palabra del portavoz de CiU, Josep Antoni Duran i Lleida, ha arrojado una evidencia, al menos en plano simbólico. Casi todo el Gobierno se ha quedado a escuchar al político catalán, mientras muchos diputados del PP han salido del hemiciclo. El Ejecutivo considera a CiU socio clave para dar mayor legitimidad a las reformas que están sobre la mesa. Ayer mismo, la vicepresidenta Soraya Sáenz de Santamaría y Duran almorzaron juntos para acercar posiciones ante la adopción de estas medidas.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS