Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El PSOE amenaza con no votar la Ley de Estabilidad por el déficit cero

El Gobierno impone el déficit cero que no se pactó en agosto, sostiene Valeriano Gómez

El ministro de Economía, Luis de Guindos, a su llegada a la Comision de Economia del Congreso.
El ministro de Economía, Luis de Guindos, a su llegada a la Comision de Economia del Congreso. EFE

La oposición “útil, constructiva, pero firme” que ha prometido Alfredo Pérez Rubalcaba en el congreso del PSOE que acaba de ganar tendrá una primera prueba de fuego en una ley troncal del nuevo Gobierno: la de Estabilidad presupuestaria. Y parece, al menos de momento, que las tornas han girado mucho desde que los socialistas estaban en el Ejecutivo, hace solo dos meses. Si entonces se promovió una reforma constitucional para sancionar la estabilidad presupuestaria, ahora el PSOE se coloca en la posición de rechazar la ley orgánica que desarrolla esa reforma.

El Gobierno, a través de Cristóbal Montoro, anunció que la nueva Ley de Estabilidad seguía la línea de lo que pactaron PSOE y PP en agosto de 2011, cuando en dos semanas se reformó la Constitución con el rechazo de todos los demás grupos, incluidos CiU —los nacionalistas catalanes— e IU, heredera del PCE, que sí respaldaron la Constitución en 1978, por lo que solo PSOE y PP apoyaron, por primera vez en la historia democrática, una reforma constitucional de gran calado.

Pero a la vez, mientras Montoro hablaba de pacto en Madrid, Luis de Guindos, ministro de Economía, vendía en Davos que el Gobierno había ido mucho más lejos y había sancionado el déficit estructural cero, mucho menos del 0,5% que plantea la Unión Europea y el 0,4% que habían pactado PSOE y PP en septiembre.

Hace dos semanas, cuando se aprobó el anteproyecto de ley en Consejo de Ministros, el PSOE ya expresó que no le gustaba nada la letra. Este martes, Valeriano Gómez, exministro de Trabajo y ahora portavoz de PSOE en Economía, fue muy claro frente a Guindos, que comparecía para anunciar los planes de su departamento: “Nuestras discrepancias con la Ley de Estabilidad presupuestaria son de fondo. La ley viola de forma flagrante el contenido acordado en septiembre porque indica que solo se puede incurrir en déficit estructural en los casos de catástrofes naturales, recesión económica, emergencia, etcétera. Como usted sabe, el contenido del pacto indicaba que en esos casos se podía no solo incurrir en déficit, sino sobrepasar el 0,4% de déficit estructural. Por eso ya le anticipo que, de la misma forma que siempre hemos combatido el dogmatismo del déficit cero, si el Gobierno no rectifica, nosotros no votaremos el contenido de ese proyecto de ley orgánica”.

Guindos ni siquiera le contestó. Lo hizo indirectamente en el Senado Cristóbal Montoro, responsable principal de esta norma. Pidió al PSOE una actitud “positiva” para sacar adelante las reformas del Gobierno, como la Ley de Estabilidad y Sostenibilidad Financiera. “Esperamos que esté a la altura de las circunstancias”, aseguró, ya que esta ley es uno de los “cimientos más sólidos” sobre los que hay que promover la recuperación de la confianza.

La norma no ha entrado aún en el Congreso. Antes deberá ser devuelta al Gobierno por el Consejo de Estado. Solo entonces entrará en pleno proceso de negociación con todos los grupos. Quedan meses por tanto para que se apruebe. El PP está especialmente interesado en el apoyo del PSOE como gesto hacia los mercados, aunque no lo necesita porque tiene mayoría absoluta. Sin embargo, esta fijación de posición de Gómez parece indicar que Rubalcaba se inclina por una oposición frontal a uno de los ejes de la política económica del Gobierno.

Los socialistas aseguran que fue Rubalcaba quien frenó en agosto el intento de Montoro por sancionar el déficit cero en la Constitución, y que ahora no pueden aceptar que el Gobierno aproveche su mayoría absoluta para colar esa posición ideológica, que va más allá incluso de lo que está contemplado en la Constitución alemana.

El pacto constitucional fue muy criticado por la izquierda. Gaspar Llamazares habló de “tomadura de pelo”. Se dijo entonces que el PSOE estaba abriendo la puerta al déficit cero cuando el PP llegara al poder y pudiera desarrollar la ley. Es lo que ha pasado, según el PSOE.

Se pactó entonces que solo los Ayuntamientos irían a déficit cero, mientras el Estado podía ir hasta 2,6% y las comunidades al 1,4%. El texto que salió del Consejo de Ministros y criticó este martes Valeriano Gómez es muy claro: “Todas las Administraciones públicas deberán presentar equilibrio o superávit computado en términos SEC (Sistema Europeo de Cuentas). Ninguna podrá incurrir en déficit estructural”. Esto es, déficit cero para todas. El límite del 0,4% solo se podrá alcanzar, dice el texto, “en caso de reformas estructurales con efectos presupuestarios a largo plazo”. Nada de esto estaba en el pacto, según el PSOE. Y por último dice: “También se podrá presentar déficit estructural en situaciones excepcionales (catástrofes naturales, recesión económica o situación de emergencia extraordinaria)”.