Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Trabajo achaca el peor dato de paro en 15 años a los ajustes autonómicos

La previsión oficial se hunde con otros 95.817 desempleados

Madrid y Cataluña culpan al Ejecutivo por su mala gestión y “morosidad”

35.000 afiliados menos en la Seguridad Social entre docentes y sanitarios

Trabajo achaca el peor dato de paro en 15 años a los ajustes autonómicos Ampliar foto

El notable e inesperado aumento del paro registrado en septiembre, 95.817 personas más que en el mes anterior, dio ayer al traste con las esperanzas del Gobierno en una pronta recuperación del mercado laboral. Y, de paso, elevó un escalón más la polémica sobre los ajustes que exige el Ministerio de Economía (en plena sintonía con Bruselas) y aplican las comunidades, con singular dureza en algunos de los nuevos Gobiernos surgidos tras las elecciones del pasado mes de mayo.

El mayor repunte del paro en un mes de septiembre hasta donde alcanza la serie estadística fue justificado en el Ministerio de Trabajo con dos argumentos tradicionales: el fin de los contratos ligados a la temporada turística y la incorporación masiva de jóvenes al mercado laboral. Pero fue la tercera razón, esgrimida por la secretaria de Estado de Empleo, Mari Luz Rodríguez, la que prendió la mecha de la controversia. Rodríguez relacionó “parte” del fuerte incremento del paro con los “bruscos” ajustes en los servicios públicos este verano, velada alusión a las Comunidades Autónomas. La secretaria de Estado de Empleo concretó que los recortes en las plantillas del sector sanitario, residencias de mayores y en el cuidado a dependientes —competencias autonómicas— aportaron a la lista del paro 15.200 personas más en septiembre.

“El rápido ajuste que se está produciendo en algunas Administraciones está perjudicando claramente el empleo y la calidad de vida de los ciudadanos”, sostuvo Rodríguez, en un mensaje muy similar al que lanzó el candidato del PSOE a la presidencia del Gobierno, Alfredo Pérez Rubalcaba, en la conferencia política socialista, el pasado domingo. “El impacto es muy claro”, coreó el secretario de Estado de Seguridad Social, Octavio Granado, que tenía que dar cuenta de 64.956 afiliados menos en la Seguridad Social.

“La geografía del reparto del ajuste en la afiliación de septiembre”, afirmó Granado, “recoge la pérdida de empleos en el sector educativo, sanitario y de las Administraciones públicas, producida por las comunidades autónomas”. Y hasta valoró que por primera vez se inicie el curso escolar con menos profesores que el año anterior y que el sector público ha tomado el relevo de la construcción en ajustes de empleo.

Hace una semana, Rubalcaba lanzó a 13 barones socialistas a denunciar los excesos en los ajustes de comunidades gobernadas por el PP. Una analogía que suscitó ayer la pregunta de la prensa. “No se puede meter en un mismo saco a todas las comunidades gobernadas por el PP, pero evidentemente algunas están notando en sus afiliaciones sus recortes en la sanidad o la educación”, aireó Granado. Y precisó que de las 65.000 afiliaciones perdidas, 20.000 corresponden a las administraciones territoriales, 20.000 al sector sanitario y 15.000 fueron docentes no contratados.

La Generalitat pide destinar parte del presupuesto de Defensa a Sanidad

El problema es que los datos que maneja Trabajo no son verificables en la información que distribuye. No hay detalle del empleo (o el paro) público por administraciones, tampoco se diferencia en sanidad o educación entre prestación pública y privada. Castilla-La Mancha y Cantabria, dos comunidades gobernadas desde mayo por el PP, son las que registran un mayor incremento anual del paro registrado. Pero la tercera es País Vasco, liderada por el socialista Patxi López.

Las afirmaciones de Trabajo tuvieron una pésima acogida en Cataluña y Madrid, comunidades en las que se han anunciado medidas de ajuste en sanidad y educación. El Gobierno catalán, que desde enero ha prescindido de una media de cinco trabajadores cada día, reaccionó airadamente porque entiende que los recortes que aplica son “culpa” del Gobierno central. “El principal motivo del aumento del paro es la morosidad, y el Gobierno destaca especialmente en este aspecto”, dijo el portavoz de la Generalitat, Francesc Homs, recordando los 1.450 millones pendientes del fondo de competitividad. Homs lamentó que la ministra Carme Chacón critique los recortes sanitarios en su faceta de candidata socialista por Barcelona: “Si tan preocupada está que destine a sanidad parte del presupuesto de Defensa”.

“La subida del paro es consecuencia de la nefasta gestión del Gobierno socialista”, replicó Lucía Figar, consejera de Educación de la Comunidad de Madrid. Figar reivindicó que el paro en el sector educativo madrileño había descendido y con mayor intensidad que en 2010, cuando el Ejecutivo del PP aún no había elevado las horas de clase del profesorado, lo que deja a muchos interinos sin opción. Pero en el dato ofrecido tampoco se distingue entre sector público y privado.

Con este debate aflora otra vez la tensión entre la posición del Gobierno y el nuevo mensaje de Rubalcaba. La vicepresidenta económica, Elena Salgado, insistió el lunes en que “ahora la prioridad es la consolidación fiscal”.