Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Rubalcaba no llevará en sus listas a alcaldes para dar ejemplo

El candidato socialista pretende evitar la duplicidad de cargos

Quiere recaudar 1.400 millones con el impuesto de patrimonio

Alfredo Pérez Rubalcaba, en un momento de la entrevista en la cadena SER. Ampliar foto
Alfredo Pérez Rubalcaba, en un momento de la entrevista en la cadena SER.

El PSOE defenderá en su programa electoral la máxima de la eficacia en el ejercicio de la política y la necesidad de evitar que un político acumule varios sueldos y cargos públicos. El candidato Alfredo Pérez Rubalcaba pretende aplicarse este lema a través de una norma interna que seguirá en la elaboración de sus listas para las próximas elecciones del 20-N. Una norma que hará incompatibles el cargo de alcalde con el de diputado nacional y que tratará de que sirva como pauta de conducta para todos los partidos en un contexto de regeneración política.

Rubalcaba presentará hoy a la Ejecutiva Federal del PSOE, así como a diputados y senadores de este partido, un borrador de su programa electoral. Es el pistoletazo de salida de la nueva fase en la precampaña electoral del candidato que culminará con la Conferencia Política del 30 septiembre al 2 de octubre. La propuesta de evitar que los políticos acumulen cargos, como el de alcalde y diputado nacional, tiene que ver con algunas de las inquietudes regeneracionistas del Movimiento 15-M. Ahora mismo hay 25 diputados nacionales que son alcaldes, 16 solo en Andalucía.

Hace algunos meses, el PSOE y otros partidos políticos denunciaron la acumulación de cargos políticos y sueldos públicos de la número dos del PP, Dolores de Cospedal, que ha llegado a acumular tres puestos: diputada autonómica por Castilla-La Mancha, senadora y dirigente del partido, por los que ingresaba más de 240.000 euros anuales, el triple del salario del presidente del Gobierno.

La propuesta forma parte del bloque de políticas de regeneración democrática, en el que la mejora de la participación política es una de sus claves. En este sentido, Rubalcaba propondrá, también, lo que se denomina “el escaño 351”, con el que pretende que los ciudadanos puedan intervenir en el pleno del Congreso (ahora con 350 parlamentarios) en defensa de las iniciativas populares.

Actualmente, las intervenciones en el pleno del Congreso están limitadas a los diputados y parlamentarios autonómicos. La pretensión de Rubalcaba es que un ciudadano represente ante el Congreso a los firmantes de una iniciativa legislativa popular, lo que no es posible por la excesiva rigidez de las normas legales.

La participación política forma parte del bloque del programa electoral del PSOE referente a la regeneración política. La igualdad, la economía —fiscalidad y empleo— forman el núcleo principal del bloque programático. Ayer, el candidato socialista, esbozó en la cadena SER una de sus propuestas clave en las políticas de creación de empleo y de igualdad, consistente en un impuesto nuevo a las grandes fortunas y otro a los bancos, con los que recaudaría 2.500 millones de euros, que dedicaría a incentivar la creación de empleo.

En un contexto de convulsiones económicas y financieras —ayer las bolsas sufrieron una caída del 4,69% y la prima de riesgo subió hasta 341 puntos—, y ante la previsión de un “otoño difícil”, Rubalcaba defendió la apuesta de que la lucha contra el déficit no se materialice solo por la vía de la reducción de gasto sino que, también, se haga por el aumento de ingresos, con la precisión de que “deben contribuir a la lucha contra la crisis los que más tienen”. De este modo, el candidato socialista se desmarca del PP, que ha rechazado subir los impuestos.

Rubalcaba evaluó ayer en la SER en 1.400 millones de euros los ingresos que el Estado recaudaría con la puesta en marcha del impuesto a las grandes fortunas y en otros 1.100 millones lo que se conseguiría con el gravamen a la banca. Y aclaró que se materializará su aplicación una vez que acabe el proceso de reestructuración bancaria, siguiendo la pauta de países europeos punteros, como Alemania y Francia.

En cuanto a la recuperación del impuesto sobre el patrimonio para las grandes fortunas, el candidato socialista aseguró que se definiría con otros parámetros para evitar que afectase a las clases medias pero no precisó más. En 2007, el último año en que se aplicó dicho impuesto, el Estado recaudó 2.121 millones de euros. Rubalcaba defendió la necesidad de “que quienes más tienen hagan un mayor esfuerzo” e insistió en que si gana las elecciones generales no tocará los impuestos que afectan a las clases trabajadoras y medias.

El candidato socialista también marcó distancias con el PP al rechazar los recortes para cumplir el déficit por la vía de los presupuestos en educación y sanidad. Se comprometió a precisar con números el alcance de sus promesas electorales.