Los Objetivos de Desarrollo Sostenible tienen casa y está en Bilbao

La nueva institución de la Fundación BBK, a la que se han unido 80 organizaciones, se encargará del estudio y promoción de proyectos para la consecución de la Agenda 2030 de las Naciones Unidas

Una mujer observa la escultura Bihar (mañana, en euskera) del artista mexicano Rubén Orozco, sumergida en la ría de Bilbao.
Una mujer observa la escultura Bihar (mañana, en euskera) del artista mexicano Rubén Orozco, sumergida en la ría de Bilbao.ANDER GILLENEA (AFP)

Nota a los lectores: EL PAÍS ofrece en abierto la sección Planeta Futuro por su aportación informativa diaria y global sobre la Agenda 2030. Si quieres apoyar nuestro periodismo, suscríbete aquí.

Bihar (mañana, en euskera) se ahoga en la ría de Bilbao, a la altura del puente Zubizuri. Solo los días en los que la marea está baja, el rostro de la niña emerge y respira. Vive. La escultura creada por el mexicano Rubén Orozco simboliza el futuro de quienes nacen hoy: ahogados o vivos. “Depende de las decisiones que tomemos en el presente”, ha remarcado Xavier Sagredo, presidente de BBK, entidad impulsora de la iniciativa. Lo ha dicho en la inauguración este lunes de la Casa de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) BBK Kuna, donde la fundación de la financiera dará cobijo a iniciativas, proyectos e ideas innovadoras que eviten que Bihar se hunda.

“Estoy verdaderamente preocupada por lo que pasa en nuestra sociedad, y en el mundo en general. Cada uno va a lo suyo”, ha interpelado desde una pantalla Bihar, interpretada por la joven actriz Gabriela Patilla. Y tiene motivos para estar inquieta. Según las proyecciones “plausibles” del experto Jordi Serra, la vida de la niña podría ser catastrófica en solo 30 años: sin acceso a la educación, con un trabajo compartido (y también el salario), mala salud por la falta de agua y la contaminación atmosférica, y otros desastres que refleja el cortometraje Bihar: Elegir el mañana, estrenado hace un mes. “De nosotros dependen las generaciones futuras, si nos hundimos o salimos a flote”, ha insistido Sagredo.

Interior de la Casa de los ODS en Bilbao.
Interior de la Casa de los ODS en Bilbao.erlantz biderbost (BBK Kuna)

Con el propósito de tomar las decisiones correctas y salvar a la generación de Bihar de un mundo apocalíptico probable, la Casa de los ODS ha abierto sus puertas oficialmente con una estrategia triple: la formación, la participación ciudadana y la colaboración de distintas organizaciones (ONG, empresas, academia) para la investigación y acción hacia la consecución de los Objetivos de Desarrollo Sostenible. Eider Inunciaga Serna, directora de BBK Kuna, lo explica así: “Queremos ser el lugar donde los agentes de la sociedad trabajen conjuntamente para resolver los problemas de la humanidad”.

En un paseo por el edificio diseñado por Ricardo Bastida en 1914 en el centro de Bilbao, Inunciaga explica que el espacio fue inicialmente una guardería y que hoy, reformado con criterios y materiales sostenibles, continuará con la tradición de servir a la sociedad. “Está abierto a la ciudadanía”, asegura. Esta semana, en la que se oficializa su estreno, los visitantes podrán asistir a un conjunto de actividades entre las que destacan las mesas redondas sobre la Agenda 2030, pero también conciertos, exposiciones y espectáculos de danza. El arranque este lunes, ha contado con una numerosa presencia de representantes políticos, encabezados por el lehendakari, Iñigo Urkullu, y el alcalde de Bilbao, Juan Mari Aburto.

Queremos ser el lugar donde los agentes de la sociedad trabajen conjuntamente para resolver los problemas de la humanidad
Eider Inunciaga Serna, directora de BBK Kuna

En los meses en los que el espacio ya ha estado operativo, aunque la pandemia haya retrasado su presentación, la Casa de los ODS ha creado un Consejo Consultivo del Barrio, formado por 21 vecinos elegidos por sorteo de entre los 100 candidatos que se presentaron. “Ellos decidieron qué se haría con el entorno urbano que rodea al edificio”, detalla Inunciaga. Para los más jóvenes, BBK Kuna ha ofertado otro tipo de experiencias para sensibilizar sobre la Agenda 2030 de la ONU. “The Future Game plantea retos como vivir con un litro de agua al día o recorrer la ciudad en silla de ruedas. Con sus respuestas, analizadas por una inteligencia artificial, los participantes ganan años para el planeta”, expone la responsable. El juego, continúa, tiene la finalidad de que las propuestas sean realizables y escalables.

Con ese mismo propósito de trascender el plano teórico, BBK Kuna Lab ha promovido la creación de una alianza de 83 organizaciones ―ONG, cátedras de universidades, organismos públicos, pequeñas empresas y grandes compañías― para que integren los ODS en sus actividades.

“También tenemos un instituto que investiga para identificar los retos a los que podemos dar repuesta”, anota Inunciaga. Una vez priorizados los desafíos por este organismo, dirigido por el filósofo navarro Daniel Innerarity, BBK Kuna abrirá, el próximo diciembre, convocatorias para que distintas entidades presenten sus proyectos para resolverlos. “Las propuestas tienen que ser de diferentes organizaciones que trabajen en consorcio. Nosotros les proporcionaremos el espacio y la financiación”, agrega. “Y tienen que ser proyectos de investigación y acción, para no quedarnos solo en el ‘tenemos que hacer’, en las palabras, sino que se conviertan en algo palpable, que signifique una solución real, y si es replicable y escalable tendrá más puntos”.

Sagredo, que se define como un “creyente” del desarrollo sostenible y “defensor de la cohesión social en todo el planeta”, también subraya el argumento “egoísta” desde el punto de vista comercial de promover los ODS para lograr un mundo más justo, equitativo y sostenible para 2030: “Como empresa, quiero tener más clientes potenciales en el mundo que puedan comprar un producto que yo ofrezca. Prefiero que a todo el mundo le vaya mejor para que todos podamos abrir delegaciones y que no haya zonas en las que nunca vas a pensar ir porque no hay buenas condiciones”.

Íñigo Urkullu, en la inauguración de BBK Kuna en Bilbao.
Íñigo Urkullu, en la inauguración de BBK Kuna en Bilbao.Europa Press (Europa Press)

En este sentido, el presidente de BBK está empeñado en generalizar el concepto de “competitividad sostenible” que, según sus palabras, mantiene el objetivo de buscar un precio más barato, pero que respete ciertos criterios sociales, ambientales y de gobernanza. “Si establecemos pautas en las empresas que a la larga ocasionen una economía más empobrecida, no sé quién va a sostener el estado de bienestar que tenemos”, reflexiona.

“Creemos que si todas las personas nos comportásemos en torno a determinados criterios, nos iría mejor. Nosotros no tenemos las soluciones, pero queremos ser el espacio donde todos puedan colaborar para encontrarlas”, anota Inunciaga. Aunque los estudios y respuestas tengan un carácter local, la directora de BBK Kuna subraya la vocación global del cometido de esta nueva institución. “Asumimos la hoja de ruta de la ONU como propia. Localizamos la Agenda 2030 para la consecución de los ODS a nivel local. Así es cómo aportamos avances para conseguir los indicadores a nivel global”.

Puedes seguir a PLANETA FUTURO en Twitter, Facebook e Instagram, y suscribirte aquí a nuestra ‘newsletter’.

Sobre la firma

Alejandra Agudo

Reportera del diario EL PAÍS especializada en desarrollo sostenible (derechos de las mujeres y pobreza extrema), ha desarrollado la mayor parte de su carrera en EL PAÍS. Antes trabajó en revistas de información local, económica y el Tercer Sector. Tiene experiencia en radio (RNE y SER). Es licenciada en periodismo por la Universidad Complutense.

Normas

Más información

Fauna de Costa Rica.

Derribemos falsos mitos

Carlos Alvarado Quesada / José Vicente Troya Rodríguez

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS