Corinna Larsen y el empresario mexicano Sanginés-Krause compartieron una sociedad en Seychelles

La consultora alemana emitió una factura de 30.000 euros a una de las sociedades del amigo del rey emérito investigado por la Fiscalía del Supremo

Ilustración: Sr. García
Ilustración: Sr. García

Corinna Larsen, la mujer que mantuvo una relación con Juan Carlos I, y el empresario mexicano Allen Sanginés-Krause que está siendo investigado por la Fiscalía del Tribunal Supremo por pagos al rey emérito, compartieron una sociedad en el paraíso fiscal de las islas Seychelles (archipiélago en el océano Índico).

La documentación que lo prueba es parte de los Papeles de Pandora, un trabajo colaborativo en el que participa EL PAÍS, coordinado por el Consorcio Internacional de Periodistas de Investigación (ICIJ) y que consiste en la investigación de más de 11,9 millones de documentos clasificados de 14 despachos legales repartidos en todo el planeta. La filtración abarca cinco décadas de registros, entre los años setenta y 2020, y permite reconstruir las operaciones financieras de políticos, multimillonarios, criminales y deportistas de élite en países y territorios que suelen ser considerados paraísos fiscales por la confidencialidad y los bajos impuestos que ofrecen al capital extranjero.

Fortuna Ventures Ltd, incorporada al registro de Seychelles el 1 de octubre de 2009, es la sociedad de la que son accionistas Larsen, a través de su sociedad Apollonia Holdings, y Sanginés-Krause a través de Montpascal Holdings, empresa ligada al empresario mexicano. Documentos en poder de este diario señalan que estas dos sociedades son sus accionistas y la consultora alemana, su directora. Larsen y Sanginés no han respondido a las preguntas remitidas a ambos por este consorcio.

Seychelles ha sido hasta ayer uno de los paraísos fiscales más frecuentados por defraudadores de todo el planeta. La Unión Europea la acaba de sacar de su lista negra. Las empresas extranjeras están exentas de pagar impuestos y no están obligadas a desembolsar un capital mínimo ni a registrar públicamente el nombre de los directores de las compañías, según la ley de sociedades comerciales internacionales vigente desde 1994.

Larsen trabaja desde hace años como consultora y mediadora en negocios internacionales a través de otra de sus sociedades, Apollonia Associates, con oficina en Mónaco. El fiscal suizo Yves Bertossa investiga a Larsen por un presunto delito de blanqueo agravado de capitales por haber recibido en una cuenta de su sociedad Solare en Nassau (Bahamas) 64,8 millones de una cuenta suiza del rey emérito. En su declaración en 2018 ante este fiscal, desvelada por este diario, ella misma citó el nombre de esa sociedad ya conocida. También, afirmó que inició en 2004 sus trabajos de consultoría de Apollonia Associates con trabajos para Richemond y Volkswagen, “que no tuvieron nada que ver con Juan Carlos I”.

Sociedad desconocida

Sin embargo, la sociedad Apollonia Holdings GMBH descubierta ahora era desconocida. Esta sociedad fue creada en Seychelles, el 21 de agosto de 2009, por el despacho panameño Alcogal, una máquina de crear estructuras opacas y sociedades instrumentales para ocultar fortunas de todo el mundo, según la investigación de este consorcio periodístico.

El 19 de noviembre de 2010, Larsen fue nombrada directora y secretaria de Apollonia Holdings GMBH, una sociedad instrumental, en sustitución de Andrés Maximino Sánchez.

Documento de Apollonia Holdings. EL PAÍS/La Sexta/ICIJ
Documento de Apollonia Holdings. EL PAÍS/La Sexta/ICIJ
Certificado de incorporación de Fortuna Ventures. EL PAÍS/La Sexta/ICIJ
Certificado de incorporación de Fortuna Ventures. EL PAÍS/La Sexta/ICIJ

El 2 de junio de 2010, Apollonia Holdings GMBH emitió una factura de 30.000 euros para Montpascal Advisory Services, la empresa de Sanginés, sin especificar el motivo. La factura se envió a la dirección de Montpascal Advisory Services, en Killua Castle, un imponente castillo del empresario mexicano cerca de Clonmellon (Irlanda). Esta propiedad ha sido frecuentada por el rey emérito.

La Fiscalía del Tribunal Supremo ha abierto tres diligencias de investigación sobre el rey emérito. La segunda se basa precisamente en un informe del Servicio de Prevención de Blanqueo de Capitales (Sepblac), la Unidad de Inteligencia Financiera de España, en la que se alertó de que el empresario mexicano Allen Sanginés-Krause envió entre los años 2017 y 2018 seis transferencias a nombre de Nicolás Murga Mendoza, excoronel del Ejército del Aire y ayudante de Juan Carlos I. Una parte de esos pagos se transfirió a cuentas de titulares de la familia real y a personas cercanas a su entorno que accedieron a esas cantidades mediante tarjetas de crédito.

La Fiscalía ha tomado declaración al empresario mexicano, de 61 años, y al exmilitar. Sanginés asegura que fueron “donaciones” al rey emérito debido a la amistad que les une. Juan Carlos I ha hecho una regularización voluntaria de 678.393 euros ante Hacienda porque el dinero recibido de Sanginés no había sido declarado.

Durante los años de relación sentimental de Larsen con el entonces jefe del Estado, ambos compartieron con el empresario mexicano, afincado en Londres, encuentros en fiestas y celebraciones privadas, pero hasta ahora se desconocía la vinculación societaria de la consultora alemana y Sanginés.

Sanginés-Krause, fundador del grupo de inversión BK Partners y ex alto directivo del banco norteamericano Goldman Sachs, es poco conocido en México, su país natal, a pesar de haber protagonizado compras importantes en el sector inmobiliario como el hotel Four Seasons. Adquirió a OHL el lujoso complejo hotelero Mayakoba, en Cancún, y compró el hotel Villa Magna, en el madrileño paseo de la Castellana, donde se suele alojar cuando visita Madrid.

Los Papeles de Pandora han revelado que Larsen planeó en 2007 que los gestores que administraban desde Nueva Zelanda un fideicomiso denominado Peregrine, entregaran en el supuesto de su muerte a Juan Carlos I “el 30% de los ingresos provenientes del Fondo de Inversiones Hispano Saudi” que el anterior jefe del Estado había patrocinado y para el que ella había trabajado. Los documentos, sin firmar, en los que se reflejan sus deseos, se crearon el 27 de marzo de 2007, 14 días antes de que se registrara en Guernsey, paraíso fiscal de las islas del canal de la Mancha, el fondo hispano-saudí impulsado por ambos países. El abogado de Larsen asegura que esos documentos son falsos.

Sobre la firma

José María Irujo

Es jefe de Investigación. Especialista en terrorismo de ETA y yihadista, trabajó en El Globo, Cambio 16 y Diario 16. Por sus investigaciones, especialmente el caso Roldán, ha recibido numerosos premios, entre ellos el Ortega y Gasset y el Premio Internacional Rey de España. Ha publicado cinco libros, el último "El Agujero", sobre el 11-M.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS