_
_
_
_
_
ELECCIONES CATALANAS
Columna
Artículos estrictamente de opinión que responden al estilo propio del autor. Estos textos de opinión han de basarse en datos verificados y ser respetuosos con las personas aunque se critiquen sus actos. Todas las columnas de opinión de personas ajenas a la Redacción de EL PAÍS llevarán, tras la última línea, un pie de autor —por conocido que éste sea— donde se indique el cargo, título, militancia política (en su caso) u ocupación principal, o la que esté o estuvo relacionada con el tema abordado

Fin de ciclo y retorno al pasado en Cataluña

Los efectos del 12-M no dicen nada sobre la virtud moral de la amnistía

PSC
Salvador Illa, el lunes en la reunión de la ejecutiva del PSC, en Barcelona.David Zorrakino (Europa Press)
Daniel Gascón

El procés terminó en octubre de 2017, cuando se aplicó el 155. El resultado de las elecciones catalanas de este domingo supone, según Joaquim Coll, el “fin de una etapa de tensiones secesionistas”. Se parecía a un zombi (está muerto, pero todavía da miedo) o a las empresas que cambiaron de sede (el enfrentamiento y la exclusión trasladados a todo el territorio nacional). Por primera vez, el PSC es el partido que obtiene más escaños y votos, y Salvador Illa es el único candidato verosímil a la presidencia. Ha habido una abstención muy alta, el independentismo ha caído al 43,2% (en 2021 alardeaban de haber superado el 50% de los sufragios); las fuerzas antindependentistas han pasado del 47,1% al 52,7%. Es el jardín de los senderos que se bifurcan: existen una extrema derecha española y otra catalana, y siguiendo ese eje hay extrema izquierda, derecha business-friendly y proyectos aproximadamente socialdemócratas. Hay un hartazgo de líderes y partidos que prometieron una secesión imposible, produjeron tensiones y empobrecimiento, y han generado una década perdida. También se ha castigado su gestión deficiente.

Los dos grandes partidos españoles han tenido buenos resultados: la marca catalana del PSOE y el PP, con uno de sus mejores políticos, Alejandro Fernández. Puede haber un Gobierno de izquierdas, pero sube la derecha. Pedro Sánchez y sus amanuenses celebran en los resultados el éxito de la ley de amnistía. Hay matices: la caída del independentismo el 23-J, el crecimiento del PP (que no se explica únicamente por el fin de Ciudadanos y convive con un Vox fuerte). El magnífico resultado del PSC, escribe Coll, esconde un trasvase hacia el PP. Finalmente, los efectos electorales no dicen nada sobre la virtud moral de la amnistía, una transacción corrupta de impunidad a cambio de investidura, criticada por muchos defensores de los indultos.

La mayoría parlamentaria está en contra de la independencia, pero sus visiones son distintas. Illa es un político moderado y dialogante, muy distinto a Sánchez y menos nacionalista que líderes anteriores del PSC, pero se aceptan premisas tan viejas como discutibles: las políticas de exclusión del castellano en la escuela pública, privilegios fiscales, nuevas cesiones competenciales. Algunas de esas políticas, como las lingüísticas, van contra la pluralidad y benefician más a los cuadros del partido que a sus votantes; otras no responden a planteamientos de solidaridad. Esperemos que el fin de una etapa no sea un retorno al pasado.

Cuando un tema da mucho que hablar, lee todo lo que haya que decir.
Suscríbete aquí

Suscríbete para seguir leyendo

Lee sin límites
_

Sobre la firma

Daniel Gascón
Daniel Gascón (Zaragoza, 1981) estudió Filología Inglesa y Filología Hispánica. Es editor responsable de Letras Libres España. Ha publicado el ensayo 'El golpe posmoderno' (Debate) y las novelas 'Un hipster en la España vacía' y 'La muerte del hipster' (Literatura Random House).
Tu comentario se publicará con nombre y apellido
Normas
Rellena tu nombre y apellido para comentarcompletar datos

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_