COLUMNA
Artículos estrictamente de opinión que responden al estilo propio del autor. Estos textos de opinión han de basarse en datos verificados y ser respetuosos con las personas aunque se critiquen sus actos. Todas las columnas de opinión de personas ajenas a la Redacción de EL PAÍS llevarán, tras la última línea, un pie de autor —por conocido que éste sea— donde se indique el cargo, título, militancia política (en su caso) u ocupación principal, o la que esté o estuvo relacionada con el tema abordado

Solo pide perdón quien no tiene más remedio

La actitud de Irene Montero y de Podemos es consecuente con el espíritu de los tiempos, que prohíbe desdecirse a los poderosos

La ministra de Igualdad, Irene Montero, con el presidente del CGPJ por sustitución, Rafael Mozo, el día 17 en la inauguración en el Senado de un congreso sobre violencia de género.
La ministra de Igualdad, Irene Montero, con el presidente del CGPJ por sustitución, Rafael Mozo, el día 17 en la inauguración en el Senado de un congreso sobre violencia de género.Álvaro García

Una marca de leche muy popular cambia el diseño de los tapones de sus cartones. Los compradores no entendemos el nuevo mecanismo y arrancamos de cuajo los tapones al desenroscarlos por el método anterior. Siete u ocho cartones he destrozado antes de hacerlo bien. Al parecer, somos muchos los ciudadanos que armamos una buena en la cocina al hacernos el café del desayuno, con las legañas a medio despegar. Como la gente es muy enfadona, corre a las redes sociales para acordarse de las madres de quienes diseñaron el nuevo tapón (qué culpa tendrán, las pobres). Se hincha el globo de la polémica hasta casi reventar, y la empresa lechera reacciona como cualquier Gobierno ante situaciones parecidas: lanza un anuncio en el que explica cómo abrir el tapón, con condescendencia paternalista y mensaje ecológico, pues el nuevo mecanismo se ha pensado para reciclar mejor el envase. Moraleja: si no lo abres bien, no solo eres torpe, sino mala persona, un amoral despreocupado por el medio ambiente. Mereces que se te derrame la leche y quedarte como uno de esos cuadros atacados por activistas.

Cambiemos cartones por leyes, clientes por jueces y empresas por ministerios, y tendremos la equivalencia política de estos días: si la ley que apruebo produce efectos indeseados, la culpa es de los jueces machistas, que abren los tapones a lo bruto. La actitud de Irene Montero y de Podemos es consecuente con el espíritu de los tiempos, que prohíbe desdecirse a los poderosos. Jamás se admite un error y no se asumen culpas porque siempre hay otro a quien echárselas.

Esto sucede en una época que exalta la redención. En un mundo dominado por lo que Edu Galán llama “la máscara moral”, todos estamos obligados a hacer penitencia por los pecados que se nos imputan. Un tuit en falso o una palabra destemplada pueden hundir reputaciones que solo se levantan tras la humillación pública del señalado. Pero eso no cuenta para los poderosos, infalibles como papas (los pontífices, no los tubérculos, que también son infalibles). Retractarse es propio de subordinados que se empapan la camisa de leche por no saber abrir la caja.

Cuando un tema da mucho que hablar, lee todo lo que haya que decir.
Suscríbete aquí

La palabra humildad ha recuperado su sentido original. Ha dejado de ser una virtud moral para devenir una maldición de los humildes. Se disculpa quien no tiene más remedio. Elon Musk, los ministros y las lecheras no se equivocan, pues son la encarnación del bien, se dejan la piel por mejorar el mundo. Y ay de nosotros si no apreciamos su esfuerzo.


Suscríbete para seguir leyendo

Lee sin límites

Sobre la firma

Sergio del Molino

Es autor, entre otros, de los ensayos 'La España vacía' (2016) y 'Contra la España vacía' (2021). Ha ganado los premios Ojo Crítico y Tigre Juan por 'La hora violeta' (2013) y el Espasa por 'Lugares fuera de sitio' (2018). Entre sus novelas destacan 'La piel' (2020) o 'Lo que a nadie le importa' (2014). Su último libro es 'Un tal González' (2022).

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS