Dos ecologistas arrojan sopa de tomate al cuadro ‘Los girasoles’ de Van Gogh en la National Gallery de Londres

El lienzo, una de las cinco versiones de esta obra del artista, no ha sufrido daños por estar protegido con un cristal. El ataque ha sido perpetrado por dos jóvenes de la organización Just Stop Oil

Momento en el que las dos activistas ecologistas lanzan sopa de tomate contra 'Los girasoles'.

Nuevo atentado contra una obra de arte. Esta vez han sido dos manifestantes ecologistas las que han arrojado sendos botes de sopa de tomate de la conocida marca Heinz contra la obra Los girasoles, de Vincent van Gogh, en la National Gallery de Londres este viernes. Por suerte, parece que la obra no ha sufrido daños gracias a estar protegida por un cristal, y según han confirmado desde el departamento de prensa de la National Gallery, desde las 4.30 de la tarde del viernes el cuadro vuelva a estar en la sala 43. La acción ha sido perpetrada por dos jóvenes de la organización Just Stop Oil, que fueron detenidas poco después.

El momento del ataque se ha podido ver en un vídeo en Twitter en el que se jactan de la fechoría contra una de las cinco versiones de esta obra maestra de 1888 del artista neerlandés. Después, se arrodillaron y, como en actuaciones similares de este grupo, las activistas, que llevaban camisetas de su organización, han pegado sus manos con pegamento a la pared junto al cuadro. En las imágenes difundidas este viernes del ataque en la National Gallery se escucha instantes después un grito de sorpresa de uno de los visitantes de la sala. Una mujer exclama, “¡Oh, dios mío!” y a un hombre dice, “¡Seguridad!”.

Just Stop Oil, asociación conservacionista, es contraria a que el Gobierno británico conceda nuevas licencias de extracción de petróleo y gas, y el grupo ya había protagonizado en las dos últimas semanas en Londres varias protestas. En junio, se pegaron con pegamento a paredes junto a algunas obras de arte en diferentes museos, entre ellos la propia National Gallery, en concreto junto al cuadro de John Constable La carreta de heno. Just Stop Oil está vinculada a organizaciones ecologistas en más de media docena de países (Noruega, Australia, Italia o Alemania, entre otros). En Alemania, dos activistas de un grupo afín también se pegaron a la pared de la que cuelga La masacre de los inocentes, de Rubens en la pinacoteca de Munich. El objetivo de las acciones de estos grupos es llamar la atención mediática, y reforzar así el eco de su causa.

“Los guardias llegaron rápidamente al lugar después de que dos manifestantes de Just Stop Oil arrojaran una sustancia sobre la pintura”, ha informado Scotland Yard en un tuit minutos después del suceso. Ambas jóvenes han sido arrestadas con los cargos de “daños criminales y allanamiento agravado”, se añadía.

La sala donde se expone el lienzo fue inmediatamente cerrada y se desalojó a los visitantes que estaban en su interior en ese momento. Poco después, la National Gallery ha publicado un tuit en el que informaba de que “pasadas las once de la mañana (hora inglesa), dos personas entraron en la sala 43 del museo y arrojaron una sustancia roja, aparentemente sopa de tomate”, contra el óleo. El breve comunicado asegura que la obra ha sufrido “algún daño menor, pero está ilesa”, aunque en el marco dorado de Los girasoles sí han quedado algunas manchas. EL PAÍS ha intentado contactar con el director de la National Gallery, Gabriele Finaldi, sin éxito, pero el departamento de prensa ha confirmado que está en curso la investigación sobre lo sucedido.

No obstante, lo ocurrido plantea algunas cuestiones: cómo pudieron acceder ambas jóvenes con los botes de sopa sin que fueran detectados en los controles de la entrada; por qué tarda tanto en llegar alguien del equipo de seguridad del museo a la sala del ataque —en el vídeo se ve como ejecutan su acción con toda tranquilidad—; y finalmente, si esto replanteará la seguridad en los grandes museos del mundo. Los protocolos de seguridad de los distintos centros de arte no son públicos, pero en casi todos ellos hay controles a la entrada para evitar que los visitantes porten líquido u objetos punzantes a las salas.

Una obra icónica de un artista icónico

Según ha declarado a los medios Mel Carrington, portavoz del grupo ecologista que ha perpetrado el ataque, el cuadro Los girasoles no está relacionado con el cambio climático, ni esconde un mensaje medioambiental, lo eligieron simplemente por ser “una obra icónica de un pintor icónico”. El cuadro en cuestión tiene unas dimensiones de 92 por 73 centímetros y en él Van Gogh representó a 15 girasoles en una maceta amarilla y sobre un fondo del mismo color pero con distinto tono. El artista pintó esta serie de bellos girasoles para decorar su casa en Arlés (Francia) cuando iba a recibir a su amigo y artista Paul Gauguin. Esta flor tenía varios significados especiales para él, señala la National Gallery en la ficha sobre la obra. “No se conoce a otro artista que haya tenido un vínculo tan marcado con una especie de flor concreta. Las diferentes etapas del ciclo de vida del girasol [que pintó Van Gogh] siguen la tradición de las vanitas, que enfatizan la naturaleza transitoria de las acciones humanas”, se indica. Los girasoles quizás también pretendían ser “un símbolo de amistad y una celebración de la belleza y la vitalidad de la naturaleza” por parte del pintor, que vivió entre 1853 y 1890. En 1838 la National Gallery quedó ubicada en su sede actual en Trafalgar Square.

Poco después de los hechos, que se han viralizado en las redes sociales y repetido en las televisiones, la policía inglesa informó de que una de las activistas es una londinense, Phoebe Plummer, de solo 21 años. En el vídeo es ella la que, segundos después de lanzar el contenido del bote, grita: “¿Qué vale más, el arte o la vida? ¿Vale más que la comida? ¿Vale más que la justicia? ¿Qué nos preocupa más, la protección de una pintura o la protección de nuestro planeta y de la gente? La crisis por el coste de la vida es parte del coste de la crisis del petróleo”. Mientras, su compañera, la joven de 20 años, Anna Holland, de Newcastle, permanece callada y arrodillada. Las dos denunciaban con esta acción el creiente coste de la vida que “no permite a mucha gente poder calentarse una sopa”. Just Stop Oil lleva dos semanas organizando manifestaciones y sentadas en calles y plaza céntricas de Londres.

'Los girasoles' (1888), de Vincent van Gogh, en la National Gallery de Londres.
'Los girasoles' (1888), de Vincent van Gogh, en la National Gallery de Londres.THE NATIONAL GALLERY

Este ataque se produce solo una semana después de que un visitante derribara dos bustos de la época romana que se exponían en los Museos Vaticanos. El individuo, que fue detenido por el personal del centro, causó, según la institución, “daños moderados” en las dos obras de arte. Sin embargo, sus motivos eran diferentes. El museo afirmó que el hombre se “había comportado de manera extraña” durante su visita.

En la larga historia de ataques contra obras de arte es destacable el que se cometió contra una de las más famosas de la historia del arte, La Gioconda, que sufrió en el Museo del Louvre, a finales de mayo, la ira de un visitante que le lanzó una tarta. Por fortuna, como ha sucedido hoy, la obra de Leonardo no sufrió daños porque el pastel chocó contra el cristal que la protege.

Toda la cultura que va contigo te espera aquí.
Suscríbete

Babelia

Las novedades literarias analizadas por nuestros mejores críticos en nuestro boletín semanal
RECÍBELO

Sobre la firma

Manuel Morales

Periodista de la sección de Cultura, está especializado en información sobre fotografía, historia y lengua española. Antes trabajó en la cadena SER, Efe y el gabinete de prensa del CSIC. Es licenciado en Periodismo por la Universidad Complutense de Madrid y máster de Periodismo de EL PAÍS, en el que fue profesor entre 2007 y 2014.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS