NEWSLETTER AMERICANAS
Opinión
Texto en el que el autor aboga por ideas y saca conclusiones basadas en su interpretación de hechos y datos

El precio de cuidar

¿Cuántas horas al día dedicamos a las tareas en el hogar? ¿Cuántas horas de trabajo no remunerado suponen en un mes? De contemplarse como una actividad productiva, sería la más representativa de la economía argentina

Una mujer cuidad a sus hijos durante los días de confinamiento, en Madrid.
Una mujer cuidad a sus hijos durante los días de confinamiento, en Madrid.Carlos Rosillo

Esta es la versión web de Americanas, el boletín de EL PAÍS América que aborda noticias e ideas con perspectiva de género. Para recibirlo cada domingo puede suscribirse en este enlace.

¿Cuántas horas al día dedicamos a las tareas en el hogar? ¿Cuántas horas de trabajo no remunerado suponen en un mes? Si quieren hacer el cálculo, pueden recurrir aquí a la calculadora del cuidado que ha diseñado el Gobierno argentino. El resultado personal aparece comparado con las tres horas y media en promedio que dedican a estas tareas los varones argentinos y las más de seis que dedican las mujeres, casi una segunda jornada laboral. En un mes, el trabajo doméstico y de cuidados de las mujeres asciende a 192 horas, ¡ocho días enteros!, el doble que los varones.

“Eso que llaman amor es trabajo no pago”, comenzaron a denunciar años atrás los movimientos feministas argentinos al poner sobre la mesa la desigual distribución por género de estas tareas y reclamar “una revolución doméstica” para modificar esa realidad. Después de que la pandemia de covid-19 agravase aún más las diferencias, el Gobierno argentino se ha hecho eco de los reclamos y comienza a dar algunos pasos para un cambio cultural.

Cuando un tema da mucho que hablar, lee todo lo que haya que decir.
Suscríbete aquí

La primera novedad fue estadística: empezó a medirse el volumen de ese trabajo no pago. De contemplarse como una actividad productiva, sería la más representativa de la economía argentina, según el informe ‘Los cuidados, un sector económico estratégico. Medición del aporte del trabajo doméstico y de cuidados no remunerado al Producto Interno Bruto’, elaborado por el Ministerio de Economía a finales de 2020. En ese momento, ese sector representaba el 16% del PIB de Argentina, por delante de la industria (13,2%) y del comercio (13%). Puesto en números, la cifra total ascendía al equivalente de más de 50.000 millones de dólares.

La estimación puede individualizarse. La calculadora de cuidados permite que cada persona sepa el precio de ese trabajo no remunerado que realiza en su casa. En mi caso, si contratase a alguien para que lo hiciese en mi lugar tendría que pagarle 37.000 pesos mensuales (unos 300 dólares al precio oficial). “Es hora de igualar a las mujeres y a las diversidades con los hombres para que todos tengamos los mismos derechos. El trabajo de la mujer, ese trabajo silencioso y tan importante que nos hace crecer no puede no ser reconocido”, dijo el presidente de Argentina, Alberto Fernández, al anunciar el proyecto “Cuidar en igualdad” la semana pasada en la Casa Rosada. “Es amor y es trabajo”, reforzó, en una réplica a los feminismos.

El proyecto obliga al Ministerio de Obras Públicas a destinar el 8,5% de su presupuesto anual a obras de espacios de cuidados, una de las principales reivindicaciones de las mujeres ante la escasez de jardines de infantes públicos en los que dejar a los más pequeños de la casa para ir a trabajar. La iniciativa legislativa busca también equilibrar el cuidado de los recién nacidos entre ambos progenitores. Hoy, los varones tienen dos días de licencia de paternidad y las mujeres, 90. De aprobarse el proyecto, las “personas no gestantes” —independientemente de su género, lo que permite incluir a las familias homoparentales— pasarán a tener 15 días y el permiso se extenderá progresivamente hasta los 90 días en un plazo de ocho años. En el caso de las “personas gestantes”, la licencia laboral pasará a ser de 126 días. Las familias adoptivas tendrán derecho también a licencias equivalentes.

En paralelo al Gobierno, las voces que reivindican poner precio al trabajo doméstico y de cuidados cada vez son más fuertes. El reciente pleito entre el famoso rapero Paulo Londra y Rocío Montes por la compensación económica y la pensión alimenticia que le exigía su expareja y madre de sus dos hijas es el último ejemplo. Mientras la negociación estaba en curso, se difundió a través de las redes sociales que Londra había propuesto pasarle 200.000 pesos mensuales (1.600 dólares) a Montes.

Ese dato, nunca confirmado, dividió a la opinión pública argentina. Para algunos era una cifra irrisoria si se tienen en cuenta los ingresos millonarios del músico, uno de los más escuchados de Argentina. Para otros, en cambio, era una cantidad más que suficiente teniendo en cuenta que el salario promedio en este país sudamericano no llega a la mitad. Finalmente, se acordó una cifra mucho más alta y Montes estalló en lágrimas después de la firma del acuerdo. “Es una victoria para mis nenas, porque les aseguré un techo y estoy feliz por eso”, dijo ante las cámaras. “Hay muchas Rocíos”, agregó su madre mientras la consolaba.

“La ley argentina es clara y dice que los menores de edad deben tener el mismo nivel de vida que antes del divorcio. 200.000 pesos no es ni lo que cobra por un vídeo en Youtube”, subraya la escritora y asesora legislativa argentina María Florencia Freijo. “El caso de Paulo Londra desnuda dos cosas. La primera es el prejuicio de que las madres son unas vagas y que los niños se crían solos. La sociedad le pide a la madre que salga a trabajar, pero nadie le pide a él que deje su carrera musical para dedicarse al cuidado de sus hijas. La segunda es la poca importancia que le damos al afecto, a la presencialidad y al contacto con los niños en su desarrollo”, señala la autora de (Mal)educadas.

En su cuenta de Instagram, Freijo ha puesto en marcha la campaña #ElPrecioDeCuidar, donde pide a las mujeres que saquen sus calculadoras y midan en horas diarias cuánto dinero les correspondería multiplicado por 30 días ya que el trabajo del hogar “no tiene descansos ni feriados”. “Si no sabemos el costo económico, esta sociedad no lo valora. Cambia las reglas de juego saberlo. Si en los negocios el “tiempo es dinero”, sepan que acá estamos hablando de lo mismo”, alienta a las mujeres.

(Si alguien te ha enviado esta newsletter y quieres suscribirte, puedes hacerlo aquí).

Nuestros recomendados de la semana

📚 Un libro. Por Carmen Morán Breña.

Mexicanas en pie de lucha, se titula este libro que acaba de publicar Grijalbo. Se trata del trabajo de cinco reconocidas periodistas sobre la batalla diaria que libran sus compatriotas por una vida en igualdad y, sobre todo, alejada de la violencia. Siempre es conveniente seguir hablando de este asunto y aquí se hace con datos y con testimonios. Desde una perspectiva política se repasan los años que van de este sexenio, que empezó preñado de esperanza, en lo referente a la lucha de las mujeres contra el México feminicida y machista. Laura Castellanos, Valeria Durán, Ivonne Melgar, Claudia Ramos y Daniela Rea prestan su oficio en esta ocasión para sacar a la luz lo bueno de este combate desde el ámbito público, administrativo y las carencias que presenta todavía el sistema para seguir adelante. Coordinado por la también periodista Nayeli Roldán y prologado por Alma Delia M urillo, el volumen es, de nuevo, una antorcha para no despistarse en un camino tan oscuro.

🎙️ Un trabajo periodístico. Por Almudena Barragán.

Futuro Media, con sede en Nueva York, y la plataforma PRX ganaron este lunes el premio Pulitzer en la categoría de audio por su pódcast Suave, sobre el problema de las condenas contra menores de edad en Estados Unidos. El pódcast narra a través de siete episodios la vida de David Luis Suave González, un hombre que entró en prisión con 17 años y no salió hasta tres décadas después.

Detrás del proyecto se encuentra la periodista María Hinojosa quien critica el sistema penal de Estados Unidos que permite condenar a cadena perpetua sin posibilidad de una reducción de condena para los menores de edad. Desde Futuro Media cuestionan que alrededor de 2.500 jóvenes se encuentran en la misma situación que Suave en cárceles de todo el país, lo que significa prácticamente “una sentencia a morir en prisión”. La Universidad de Columbia, que entrega los máximos galardones del periodismo en inglés, ha calificado el programa como “un perfil brutalmente honesto e inmersivo de un hombre que vuelve a la sociedad tras pasar más de 30 años en la cárcel”.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS