CARTAS AL DIRECTOR
i

Falta de respeto

Los lectores opinan sobre las celebraciones del fin del estado de alarma, el cambio climático, las protestas en Colombia y sobre la enseñanza musical

Jóvenes reunidos y en ambiente festivo, en una calle de Barcelona, durante la primera noche sin el estado de alarma.
Jóvenes reunidos y en ambiente festivo, en una calle de Barcelona, durante la primera noche sin el estado de alarma.Lorena Sopêna i Lòpez / Europa Press

Lo que se vio anoche en las imágenes transmitidas por televisión al darse por terminado el estado de alarma fue una falta de respeto enorme. Falta de respeto a todas las personas que han perdido la vida a consecuencia de la pandemia de covid, falta de respeto a todas las personas que han enfermado, falta de respeto a todos los profesionales de todos los ámbitos que se han dejado la piel literalmente para intentar atajar esta pandemia y dar solución en la medida de sus posibilidades, en especial los sanitarios. Hemos demostrado nuevamente que somos una sociedad profundamente incívica y egoísta. No me olvido de dar las gracias a esos políticos que van proclamando lo que entienden por libertad y que pueden estar contentos al ver cómo ha calado su mensaje en una buena parte de esos jóvenes que anoche demostraron que “esto de la covid” les importa nada o lo siguiente.

Esperanza Jiménez González. Albacete


El futuro que nos espera

Se nos alerta de que alrededor del 25% de las especies de animales y plantas están en peligro de extinción. Estamos convirtiendo nuestro planeta en un desierto en el que vivirán nuestros descendientes a duras penas, con unos recursos mucho más limitados que ahora. Creer que los avances científicos van a producir artificialmente todo lo que necesitemos provoca que no se mire tanto por el futuro de nuestra tierra. Tenemos que dar un cambio radical en las políticas de conservación del medio ambiente antes de que sea demasiado tarde.

Arturo Granel Hernández. Burjassot (Valencia)


Protestas de la comunidad colombiana el pasado sábado en París.
Protestas de la comunidad colombiana el pasado sábado en París.IAN LANGSDON / EFE

Protestas en Colombia

Una vez más, el pueblo colombiano se echó a las calles para mostrar su rechazo a la propuesta de la reforma tributaria del Gobierno que incluía una subida de los impuestos sobre la renta y productos de primera necesidad, además de mostrar su descontento con la reforma de salud y contra la opresión de las fuerzas del orden. Como siempre la clase media y baja son los más perjudicados. Aunque el presidente finalmente pidió al Congreso retirar el polémico proyecto, la indignación continúa.

Bea Ortega. Santa Coloma de Gramenet (Barcelona)


La enseñanza musical en España

Tristemente, la música clásica y su enseñanza es un tema olvidado en este nuestro país. Es vergonzoso ir a un concierto en cualquier auditorio y comprobar que los oyentes desconocen normas tan básicas como no aplaudir entre movimientos, y aún es más vergonzoso saber que en otros países de Europa, esto no sucede. La asignatura de música no es precisamente una materia en la que nadie haga especial hincapié, ni padres ni profesores ni el sistema educativo; es lo que coloquialmente se conoce como “una maría”. Pero la música clásica es cultura, es arte e incluso para los melómanos es un placer, es pasión. No la convirtamos en un tedio para los jóvenes, fomentemos y sobre todo, reconozcamos el valor que tiene. Que el conservatorio no sea algo “extraescolar”.

Javier Alfaro. Valencia


Los textos de esta sección tienen que enviarse exclusivamente a EL PAÍS y no deben tener más de 100 palabras (700 caracteres sin espacios). Deben constar nombre y apellidos, ciudad, teléfono y DNI o pasaporte de sus autores. EL PAÍS se reserva el derecho de publicarlos, resumirlos o extractarlos. No se dará información sobre estas colaboraciones. La dirección para escribir en esta sección es CartasDirector@elpais.es



Archivado En:

Más información

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50