Columna
Artículos estrictamente de opinión que responden al estilo propio del autor. Estos textos de opinión han de basarse en datos verificados y ser respetuosos con las personas aunque se critiquen sus actos. Todas las columnas de opinión de personas ajenas a la Redacción de EL PAÍS llevarán, tras la última línea, un pie de autor —por conocido que éste sea— donde se indique el cargo, título, militancia política (en su caso) u ocupación principal, o la que esté o estuvo relacionada con el tema abordado

Todo claro

Últimamente la izquierda no solo consiste en crear una comisión gubernamental de la verdad para penar a quien se salga del carril... sino también en facilitar el arrinconamiento de la lengua común de todos

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, junto con la vicepresidenta primera, Carmen Calvo, y el vicepresidente segundo, Pablo Iglesias, durante el pleno del Congreso este miércoles.
El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, junto con la vicepresidenta primera, Carmen Calvo, y el vicepresidente segundo, Pablo Iglesias, durante el pleno del Congreso este miércoles.Ballesteros (EFE)

Las cuestiones que suscita la reforma de la ley educativa son interesantes y merecerían un debate más detenido del que han recibido: la consideración de la concertada, el paso de curso con varios suspensos, la elección entre ética y formación cívica, la educación sexual de los niños... ¿Y la supresión del castellano como lengua oficial del país y vehicular en las aulas? No, ese no es un problema meramente educativo. Se trata a la vez de una agresión de incalculable gravedad a los derechos constitucionales de los ciudadanos y a un símbolo principal de la realidad de nuestra nación. Dicen que aun así los alumnos acabarán el bachillerato sabiendo castellano además de la lengua de su autonomía: ¡naturalmente, ya que en la mayoría de los casos se trata de su lengua materna! No salen sabiéndola, sino que entran así, pues la traen de casa. Pero no tendrán derecho a estudiar en ella, como sería natural, ni a transformarla de lengua familiar en lengua de cultura. Y además se verán discriminados por usarla como si fueran forasteros no en su terruño, sino en su patria. Así el separatismo, el peor enemigo, se cobrará su pieza más codiciada.

Aquí solo se admiten tres modos políticos: izquierda (el Gobierno y sus apoyos), centro (critican, pero se abstienen) y extrema derecha (oposición activa. En caso de duda, preguntar a Pablo Iglesias). De modo que, últimamente, la izquierda no solo consiste en decidir qué memoria es democrática y cuál no, en defender la autodeterminación de género sin zarandajas biológicas, en crear una comisión gubernamental de la verdad para penar a quien se salga del carril..., sino también en facilitar el arrinconamiento de la lengua común de todos. Lástima no haberlo sabido hace años: nos habríamos quitado antes.

Cuando un tema da mucho que hablar, lee todo lo que haya que decir.
Suscríbete aquí

Regístrate gratis para seguir leyendo

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS