De Carlos de Inglaterra a Guillermo y Enrique, la familia de Isabel II se reúne en Balmoral

Después de que el palacio de Buckingham anunciara que los médicos están “preocupados” por la salud de la reina, todos sus hijos y varios de sus nietos han viajado hasta el castillo escocés

Carlos, Andrés (en segundo término), Camila, Isabel II, Meghan Markle, Enrique de Inglaterra, Guillermo y Kate Middleton, en el palacio de Buckingham en abril de 2018.Foto: GETTY | Vídeo: REUTERS

La “preocupación” por el estado de salud de Isabel II, que ha anunciado el palacio de Buckingham a última hora de la mañana de este jueves, ha movilizado a toda la familia de la reina. Poco a poco, sus principales miembros se han ido desplazando al castillo de Balmoral, en Escocia, para estar con ella. Los primeros que han llegado para acompañarla han sido Carlos de Inglaterra, de 73 años y heredero al trono británico, y su esposa, Camila de Cornualles, de 75.

Además de Carlos, la reina tiene tres hijos. Ana, de 72 años, también está allí con su madre. El pequeño, Eduardo, de 58 años, ha llegado rápidamente al castillo junto a su esposa, Sofía, de 57. Y quien también está en las Tierras Altas de Escocia es el tercer hijo de la reina, Andrés, duque de York, de 62 años. Desde 2019 el príncipe está apartado de la vida pública a causa de sus relaciones con el fallecido pedófilo estadounidense Jeffrey Epstein. Ya no representa públicamente a su madre ni a la casa real en actividades públicas. Tras las acusaciones de abuso sexual por parte de Virginia Giuffre, víctima de Epstein, el pasado febrero alcanzó un acuerdo extrajudicial para zanjar la demanda que la mujer había presentado contra él.

Guillermo de Inglaterra llega Balmoral conduciendo un coche en el que también van sus tíos Andrés (en primer término) y Eduardo, y la esposa de este, Sofía de Wessex, el 8 de septiembre de 2022.
Guillermo de Inglaterra llega Balmoral conduciendo un coche en el que también van sus tíos Andrés (en primer término) y Eduardo, y la esposa de este, Sofía de Wessex, el 8 de septiembre de 2022.Jeff Mitchell (Getty Images)

Además de los cuatro hijos de la reina, algunos de sus nietos también han acudido a Balmoral. Guillermo de Inglaterra, de 40 años y segundo en la línea de sucesión al trono británico, ya está en el castillo. Ha llegado sobre las cinco de la tarde (hora peninsular española) en un avión que ha aterrizado en Aberdeen, en el que viajaba junto a sus tíos Andrés y Eduardo y Sofía, la esposa de este; después, se ha desplazado a la finca en un coche que él mismo conducía y junto a ellos. Su esposa, Kate Middleton, también de 40 años, se ha quedado en Windsor, adonde el matrimonio acaba de mudarse y donde a partir de ahora vivirán en una de las casas anejas al castillo, llamada Adelaide Cottage. Un día antes, el miércoles por la tarde, el heredero del heredero y su esposa se dejaban fotografiar a las puertas del nuevo colegio de sus tres hijos, un exclusivo centro privado llamado Lambrook, al que acudieron para la presentación del curso, una primera toma de contacto con los tutores y el director. Los tres príncipes han comenzado este jueves las clases en este centro.

La casualidad ha hecho que también Enrique, el hijo menor de Carlos de Inglaterra y de la difunta Diana de Gales, esté en Europa estos días. El duque de Sussex, de 38 años —que desde hace dos años y medio vive en California con su familia—, aterrizó el pasado fin de semana en Londres junto a su esposa, Meghan Markle, de 41. Los duques pasaron un par de días en su casa del Reino Unido, Frogmore Cottage, que está a apenas 120 metros de Adelaide Cottage, la de Guillermo y Kate. Tras la salida de Enrique y Meghan de la familia real británica y sus acusaciones de racismo contra los Windsor, las dos parejas no mantienen ningún tipo de relación.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.
Suscríbete

El lunes, los duques de Sussex acudieron en tren hasta Mánchester, donde Markle impartió una charla sobre liderazgo ante 2.000 jóvenes, y regresaron poco después a la capital británica. El miércoles se marcharon a Düsseldorf (Alemania), para la presentación de los próximos Juegos Invictus de 2023, una competición deportiva para veteranos y heridos de guerra creada por Enrique de Inglaterra. Este ha volado hasta Escocia, y según la BBC y la agencia Reuters no le acompaña Markle. Precisamente los tabloides británicos, que tienen a Enrique y a su esposa en el punto de mira, especulaban con la posibilidad de que la pareja acudiera este fin de semana al castillo a visitar a la reina, que cada año les espera, aunque ellos no suelen acudir.

Balmoral es el refugio de Isabel II en verano. Desde julio hasta octubre la soberana pasa allí sus días. El castillo —y la finca de 20.000 hectáreas que la rodea, con ciervos rojos, urogallos y ardillas— pertenece a familia real británica desde que la compró el príncipe Alberto, el marido de la reina Victoria, en 1852. Isabel II ha pasado allí sus veranos desde que era niña, primero junto a sus padres y su hermana Margarita y más tarde con Felipe de Edimburgo y sus hijos. Le gusta recibir allí a sus familiares, salir a pasear, a cazar y hacer pícnics. Fue precisamente allí donde la reina conoció la muerte de Diana de Gales hace 25 años, el 31 de agosto de 1997.

Sobre la firma

María Porcel

Licenciada en Periodismo y Comunicación Audiovisual, es Máster de la Escuela de Periodismo UAM-El País, lleva más de una década vinculada a EL PAÍS. Ha pasado por Cadena Ser, SModa y El HuffPost, donde implementó la estrategia de Redes Sociales y trabajó en la sección de Tendencias. También ha escrito para Vanidad, Business Insider o Marie Claire.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS