España ayudará a Ucrania a sacar 8.000 toneladas de cereal bloqueado por Rusia

La iniciativa, coordinada por la UE y en la que participan también Francia, Polonia y Luxemburgo, busca dar una salida a parte de los 20 millones de toneladas de grano retenido por la ofensiva rusa

El bloqueo ruso de puertos ucranios impide al país exportar los más de 20 millones de toneladas de cereales que se acumulan en sus silos.
El bloqueo ruso de puertos ucranios impide al país exportar los más de 20 millones de toneladas de cereales que se acumulan en sus silos.VADIM GHIRDA (AP)

La ofensiva rusa en Ucrania, uno de los principales graneros de Europa, amenaza con provocar una hambruna en muchas partes del mundo. Más de 20 millones de toneladas de cereales permanecen en los silos y puertos ucranios, ante la imposibilidad de ser exportados a través del mar Negro por el bloqueo de las fuerzas rusas. La situación tiene un potencial desestabilizador geopolítico (180 millones de personas en 41 países están amenazados de la carencia de alimentos por la guerra, según Naciones Unidas) que hace temblar a la Unión Europea, que ha llegado a acusar al Kremlin de utilizar el hambre como un “arma de guerra”. La reunión de los líderes de los Veintisiete en Bruselas este jueves y viernes ha permitido intercambiar ideas y propuestas para romper el bloqueo ruso. Una de ellas la ha presentado España, que se ha ofrecido a liderar una iniciativa para sacar y almacenar temporalmente en sus silos al menos 8.000 toneladas de grano ucranio.

El plan, que se pondrá en marcha el 15 de julio, es una iniciativa “solidaria” con ayuda del sector privado en la que participan también Francia, Polonia y Luxemburgo, países de paso del grano ucranio hasta los silos españoles. Según ha explicado el presidente del Gobierno español, Pedro Sánchez, a sus socios comunitarios este viernes, en la “fase piloto”, que se extenderá hasta septiembre, se buscará aumentar gradualmente la capacidad de transporte ferroviario desde Ucrania para llegar, hasta septiembre, al traslado de hasta 8.000 toneladas de grano a silos ubicados en puertos como los de Barcelona, Tarragona o Cartagena. Si el plan funciona, señalan fuentes de Moncloa, podría continuarse el programa más allá de estos primeros tres meses, aumentando progresivamente las capacidades de transporte.

Si bien el grano seguirá siendo de Ucrania y este país será el que decida a qué Estados decide exportarlo, la idea, ha señalado Sánchez, es que sea llevado a “países del Mediterráneo”, en vista de la proximidad geográfica con España.

El presidente del Gobierno español ha subrayado que esta iniciativa, que se une a otras que ya tiene en marcha la Comisión Europea para sacar el grano de Ucrania, busca desmontar la “falsa narrativa rusa” sobre el bloqueo del cereal en el país agredido por orden del mandatario ruso, Vladímir Putin. Hasta que Rusia agredió a Ucrania, este país representaba el 10% del mercado mundial de trigo, el 13% del de cebada, el 15% del de maíz, además de producir más del 50% del aceite de girasol del mundo, según datos de la Comisión Europea.

“Las sanciones europeas no tienen la culpa de lo que está pasando”, ha recordado Sánchez en referencia a que los diversos paquetes de castigo contra Rusia desde el comienzo de la ofensiva militar no afectan de ninguna manera al comercio de grano, ni siquiera el procedente de territorio ruso, ni a los fertilizantes, los dos productos que amenazan con agravar la hambruna en las partes más vulnerables del planeta, empezando por África.

Además de la vía terrestre, a mediados de junio llegó al puerto de A Coruña un cargamento marítimo con 18.000 toneladas de maíz ucranio que viajó por una nueva ruta a través del mar Báltico para evitar los puertos bloqueados por Rusia.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.
Suscríbete

Sigue toda la información internacional en Facebook y Twitter, o en nuestra newsletter semanal.

Sobre la firma

Silvia Ayuso

Corresponsal en París. Previamente formó parte del equipo de EL PAÍS en Washington. Licenciada en Periodismo por la Universidad Complutense de Madrid, comenzó su carrera en la agencia Efe y posteriormente en la alemana Dpa, para la que también fue corresponsal en Santiago de Chile, La Habana y Washington.

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS