CRISIS EN AFGANISTÁN

Los talibanes esbozan un Gobierno formado solo con miembros del ala dura y sin mujeres

El régimen no ofrece señales de integración en su Ejecutivo, que incluirá en Defensa al hijo del mulá Omar y en Interior al líder de una milicia considerada terrorista por EE UU

El portavoz talibán, Zabihullah Mujahid, durante la conferencia de prensa para anunciar el nuevo Gobierno afgano, este martes en Kabul. En vídeo, las declaraciones del portavoz talibán.(FOTO: AFP | VÍDEO: REUTERS)
Kabul (Enviada Especial) - 07 sep 2021 - 15:27 UTC

Los talibanes han anunciado este martes un Gobierno en funciones monocolor que, en contra de lo prometido, no ofrece ningún signo de ser incluyente. Al frente del mismo, como “ministro jefe”, está Mohammad Hasan Akhund. El portavoz talibán, Zabihullah Mujahid, no ha desvelado si al frente del Estado va estar finalmente su líder supremo, Hibatullah Akhundzada. Pero sus tres adjuntos van a ocupar los cargos clave de viceprimer ministro, Abdulghani Baradar; ministro de Defensa, Mohammad Yaqood, y ministro del Interior, Sirajuddin Haqqani.

Todos los nombres de la lista son pesos pesados del grupo. El nuevo primer ministro afgano era hasta ahora el jefe del consejo de liderazgo (rahbari shura), un poderoso órgano de decisión que aconseja al líder supremo, de quien se considera muy próximo a Akhund. Durante la anterior dictadura talibana fue ministro de Exteriores y viceprimer ministro. Aunque su nombre ya había empezado a rumorearse en las últimas horas, muchos analistas habían apostado para la jefatura del Gobierno por Baradar, cofundador y responsable político del grupo, quien queda de número dos de Akhund.

Más información

Dos puestos clave para intuir los planes de los nuevos gobernantes son las carteras de Defensa e Interior. La primera ha recaído como se esperaba en Mohammad Yaqood, el hasta ahora responsable militar de la guerrilla e hijo de su fundador, el mulá Omar. En cuanto a Interior, la elección de Sirajuddin era previsible dado que su grupo se arrogó la seguridad de Kabul nada más entrar en la ciudad y sus hombres controlan prácticamente todas las provincias al este de la capital hasta la frontera con Pakistán. Sin embargo, de cara al exterior, plantea serios interrogantes dado que Sirajuddin lidera la Red Haqqani, una milicia semiautónoma dentro de los talibanes que Estados Unidos ha designado como organización terrorista. Sobre él pesa una recompensa de cinco millones de dólares desde 2008.

Para Exteriores han elegido a Amir Khan Mottaki, un clérigo que dirigió Educación en la anterior etapa talibana. Como número dos tendrá a Sher Mohammad Abbas Staknizai, que en las últimas semanas ha llevado el peso de las relaciones internacionales desde la Oficina Política de los talibanes en Doha. Durante la conferencia de prensa en la que ha anunciado la composición del Gabinete, el portavoz talibán, Zahibullah Mujahid, no ha aclarado qué papel va a desempeñar el líder del movimiento. No ha habido mensajes suyos ni ha sido visto en público desde el derrumbe del Gobierno de Ashraf Ghani y la entrada de los talibanes en Kabul. En contra de sus promesas de hacer un Gobierno incluyente, no aparece en la lista ningún tecnócrata ni ninguna figura ajena al grupo. La mayoría de los integrantes son figuras religiosas, con tratamiento de mulá, clérigo o hayi. Y por supuesto no hay una sola mujer. La ausencia de un gesto en este sentido da pocas esperanzas a que se escuchen las protestas que las afganas han organizado en diferentes ciudades del país. La de esta mañana en Kabul ha sido duramente reprimida.

Únete ahora a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites

Suscríbete aquí
En vídeo, los talibanes reprimen una manifestación de mujeres en Kabul.(REUTERS)

Los milicianos talibanes han disparado al aire para dispersar a los varios centenares de personas que se habían congregado en el centro de la capital. A diferencia de manifestaciones previas, esta no se ha limitado a reclamar que se reconozcan los derechos de las mujeres, sino que apoyaba a la resistencia y responsabilizaba a Pakistán de la llegada de los talibanes al poder. “Muerte a Pakistán” y “Larga vida a la resistencia”, coreaban los participantes, según se ve en varios vídeos difundidos en las redes sociales. Al menos dos camarógrafos de sendas cadenas de televisión afganas han sido detenidos por grabar la protesta.

Sigue toda la información internacional en Facebook y Twitter, o en nuestra newsletter semanal.

Archivado En:

Más información

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50