Macron mantiene al ministro de Justicia pese a su imputación por supuesto conflicto de intereses

Eric Dupond-Moretti ha sido acusado de abusar del cargo para ajustar cuentas con sus rivales en la carrera jurídica

El ministro francés de Justicia, Eric Dupond-Moretti, se dirige a la prensa antes de comparecer ante el Tribunal de Justicia en París este viernes.
El ministro francés de Justicia, Eric Dupond-Moretti, se dirige a la prensa antes de comparecer ante el Tribunal de Justicia en París este viernes.GUILLAUME BERTRAND (AFP)

Éric Dupond-Moretti se convirtió este viernes en el primer ministro de Justicia en ejercicio imputado en la historia de la V República francesa. Después de un interrogatorio de seis horas, los magistrados de la Corte de Justicia de la República (CJR) concluyeron que hay indicios graves o concordantes que apuntan a Dupond-Moretti –el abogado más famoso de Francia hasta que hace un año el presidente Emmanuel Macron lo nombró en el cargo– en un supuesto conflicto de intereses.

El primer ministro francés, Jean Castex, declaró en un comunicado que mantiene la confianza en el ministro de Justicia. Macron también le ha reiterado su apoyo. Pero el carácter inédito de la imputación coloca en una situación embarazosa a uno de los miembros más discutidos del Gobierno. Y compromete al propio presidente francés, quien, durante la campaña que llevó al poder en 2017, afirmó: “En principio, un ministro debe abandonar el Gobierno si es imputado”. Su victoria electoral se benefició de la imputación, en plena campaña, de quien había sido el favorito para ganar, el derechista François Fillon.

Más información
El abogado penalista contrario al #MeToo que llena teatros en Francia
El abogado-estrella al frente de la justicia francesa

La imputación de Dupond-Moretti por parte del TJC –responsable de juzgar a ministros por infracciones cometidas en el cargo– no significa ni que acabe siendo juzgado ni mucho menos que sea declarado culpable, y las sospechas atañen a una cuestión administrativa compleja y que difícilmente es comparable a otros escándalos en los que se han visto envueltos en años recientes políticos como el expresidente Nicolas Sarkozy. Pero el caso, que parte de una denuncia de la organización anticorrupción Anticor y varios sindicatos de magistrado, no es ninguna sorpresa, teniendo en cuenta las batallas que siendo abogado Dupond-Moretti libró contra las jueces, y la hostilidad con la que estos le recibieron cuando fue nombrado. Ahora es sospechoso de haberse aprovechado del cargo para ajustar cuentas con ellos.

El caso se origina, precisamente, en una de las múltiples investigaciones a Sarkozy cuando ya había abandonado la presidencia que ocupó entre 2007 y 2012. Los investigadores detectaron que el expresidente y su abogado, Thierry Herzog, se había percatado de que estaban bajo escucha, y por eso empezaron a comunicarse con un teléfono móvil con tarjeta desechable.

Para averiguar quién era el topo que había informado de las escuchas a Sarkozy y a Herzog, los jueces revisaron los registros telefónicos de sus abogados y de abogados amigos. Entre ellos, Dupond-Moretti quien, al saberlo, puso una denuncia a tres magistrados de la Fiscalía nacional financiera, encargada de la investigación.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.
Suscríbete

El mismo día que fue nombrado ministro de Justicia, el 6 de julio de 2020, Dupond-Moretti retiró la denuncia. Pero, una vez en el cargo, aprobó una investigación administrativa contra los tres magistrados, que es lo que suscita la sospecha de conflicto de intereses. La imputación se refiere también a otro caso en el que el ministerio de Justicia, bajo el mando del Dupond-Moretti, abrió otra investigación administrativa contra un juez de instrucción que había imputado a un cliente suyo cuando ejercía de abogado. Castex, en el citado comunicado, alega que las investigaciones administrativas de las que se responsabiliza al ministro son resultado de inspecciones que se iniciaron antes de asumir el cargo y que carecen de efectos jurídicos.

Dupond-Moretti es un ministro atípico, abogado penalista en algunos de los juicios más mediáticos de las últimas décadas, actor en películas y obras de teatro y conocido por su oratoria explosiva y una personalidad temperamental. Sus enfrentamientos con el estamento judicial han marcado su mandato, pero también sus diferencias públicas con colegas en el Consejo de Ministros, como el titular del Interior, Gérald Darmanin, figura destacada del ala derecha del Gobierno. El mediocre resultado de Dupond-Moretti en las elecciones regionales de junio, a las que fue candidato, disparó las especulaciones sobre su posible relevo. De momento, aguanta.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Sobre la firma

Marc Bassets

Es corresponsal de EL PAÍS en París y antes lo fue en Washington. Se incorporó a este diario en 2014 después de haber trabajado para 'La Vanguardia' en Bruselas, Berlín, Nueva York y Washington. Es autor del libro 'Otoño americano' (editorial Elba, 2017).

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS